¿Có­mo su­pe­rar la pér­di­da de ma­má?

Metro (Puerto Rico) - - PORTADA -

in­con­di­cio­na­les siem­pre. Esa pro­tec­ción que brin­da la ma­dre es muy im­por­tan­te, pues de ahí se van a desa­rro­llar nues­tras re­la­cio­nes emo­cio­na­les fu­tu­ras”, nos ex­pli­ca en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra nue­va­mu­jer. com, Clau­dia Sánchez-Hi­dal­go Tre­vi­ño, psi­có­lo­ga y ta­na­tó­lo­ga ex­per­ta en pro­ce­sos de due­lo.

Pa­ra pre­par­nos pa­ra una pér­di­da tan gran­de, Clau­dia Sán­che­zHi­dal­go Tre­vi­ño nos re­co­mien­da edu­car­nos so­bre la muer­te. “Po­de­mos an­ti­ci­par­nos de­jan­do que las per­so­nas de nues­tra fa­mi­lia ha­blen so­bre sus de­seos des­pués de mo­rir: có­mo quie­ren que sea su ve­lo­rio, en dón­de, si quie­ren que se les in­ci­ne­re o se les en­tie­rre; to­do eso es pri­mor­dial por­que po­de­mos con­ver­tir a la muer­te en un te­ma nor­mal del día a día. Tam­bién po­de­mos pre­gun­tar­le a esa per­so­na — en este ca­so, nues­tra ma­má— qué ha­cer con sus per­te­nen­cias cuan­do ella ya no es­té. De­pen­dien­do de la edad, ella mis­ma pue­de lle­gar a de­ci­dir si em­pie­za a re­par­tir sus per­te­nen­cias. Mu­chas per­so­nas di­cen: ‘Pe­ro si to­da­vía no te mue­res’, pe­ro hay que apren­der a acep­tar ese te­ma de que no va­mos a es­tar en este mun­do pa­ra siem­pre”.

Edu­car­nos pa­ra la muer­te tam­bién sig­ni­fi­ca cam­biar nues­tra ma­ne­ra de per­ci­bir el mun­do y de con­ce­bir la muer­te, y sus­ti­tuir­la por una vi­sión más abier­ta e in­te­gra­da a nues­tra vi­da.

Aun­que po­de­mos pre­pa­rar­nos pa­ra la muer­te, no po­de­mos evi­tar sen­tir el do­lor y la au­sen­cia, es por eso que, cuan­do se vi­ve un pro­ce­so de pér­di­da de la ma­dre, se de­be vi­vir tam­bién el due­lo pa­ra po­der su­pe­rar­lo y se­guir ade­lan­te. Pa­ra Sánchez-Hi­dal­go Tre­vi­ño, el due­lo es un pro­ce­so dual. “Es un pro­ce­so in­terno don­de vi­vo la muer­te sig­ni­fi­ca­ti­va que tu­ve, la acep­to, en­tien­do y lo­gro sa­lir ade­lan­te con to­do este do­lor. La otra par­te es in­ter­per­so­nal, y es un pro­ce­so en el que me adap­to a una in­ter­con­ti­nui­dad de la vi­da de ma­ne­ra di­fe­ren­te, por­que la vi­da te cam­bia con una muer­te tan sig­ni­fi­ca­ti­va”.

Una de las pri­me­ras re­co­men­da­cio­nes de la es­pe­cia­lis­ta es “acep­tar la reali­dad de la pér­di­da —aun­que sea muy do­lo­ro­sa—in­te­grar­la a no­so­tros y en­ten­der que es par­te de la vi­da. Cuan­do ten­ga­mos cla­ro que la muer­te es al­go na­tu­ral, lo que te­ne­mos que ha­cer des­pués es tra­ba­jar con nues­tras emo­cio­nes. A mu­chas per­so­nas no les gus­ta sen­tir tris­te­za o enojo y evi­tan los sen­ti­mien­tos do­lo­ro­sos, pe­ro re­sul­ta que, pa­ra tra­ba­jar el due­lo, es ne­ce­sa­rio to­car fon­do y ma­ni­pu­lar nues­tros sen­ti­mien­tos co­mo si se tra­ta­ran de una plas­ti­li­na”.

En este pro­ce­so dual, tam­bién es cru­cial apren­der a adap­tar­nos a una vi­da en don­de la ma­má es­tá au­sen­te. “Te­ne­mos que es­tar cons­cien­tes de que ma­má ya no va a es­tar, que ya no po­de­mos fí­si­ca­men­te te­ner una co­mu­ni­ca­ción con ella y que es­ta es una nue­va ma­ne­ra de es­tar no­so­tros en la vi­da. Des­pués, vie­ne una par­te cla­ve de adap­ta­ción y un po­co

Pa­ra Sánchez-Hi­dal­go Tre­vi­ño, la úni­ca ma­ne­ra de su­pe­rar es­ta pér­di­da es a tra­vés del due­lo. “Due­lo sig­ni­fi­ca ‘do­lor’. Así que hay que en­trar­le. Si lo pos­ter­ga­mos por­que due­le mu­cho, no va­mos a su­pe­rar­lo real­men­te”. No es fá­cil, ade­más de vi­vir el do­lor, acep­tar la pér­di­da, tra­ba­jar con nues­tras emo­cio­nes, adap­tar­nos a un nue­vo mun­do y re­la­cio­nar­nos con nues­tra ma­dre de ma­ne­ra sim­bó­li­ca. Te­ne­mos que apren­der a re­cons­triur y re­sig­ni­fi­car. “De­be­mos re­cons­truir nues­tra pro­pia iden­ti­dad. Así co­mo cuan­do hay un terremoto y la ciu­dad que­da de­rrui­da, de la mis­ma for­ma nos sen­ti­mos cuan­do te­ne­mos una pér­di­da tan fuer­te. Aquí lo que real­men­te de­be­mos ha­cer es vol­ver cons­truir nues­tra pro­pia iden­ti­dad e ir desa­rro­llan­do un nue­vo pro­yec­to de vi­da en el que ya no es­tá pre­sen­te nues­tra ma­dre. Asi­mis­mo es vi­tal sa­ber qué lu­gar ocu­pa­mos den­tro de la fa­mi­lia, pues tam­bién de eso de­pen­de es­ta re­cons­truc­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.