La re­vo­lu­ción de las sol­te­ras: el mo­vi­mien­to de las mu­je­res in­de­pen­dien­tes

Metro (Puerto Rico) - - PORTADA -

bie­nes­tar fue­ra de una pa­re­ja”.

En la ac­tua­li­dad, mu­chas mu­je­res jó­ve­nes pre­fie­ren con­cen­trar­se en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, via­jar o cui­dar su cuer­po. Otras es­tán en una bús­que­da es­pi­ri­tual pa­ra des­cu­brir quié­nes son o po­ten­ciar su ta­len­to per­so­nal. Es­to no sig­ni­fi­ca que no es­ta­blez­can re­la­cio­nes de pa­re­ja. Lo ha­cen, pe­ro en sus prio­ri­da­des to­da­vía no es­tá un com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial.

Mu­chas se cues­tio­nan la pri­sa y la ne­ce­si­dad de en­con­trar es­ta­bi­li­dad en una pa­re­ja, y es di­fí­cil que crean en la idea del “prín­ci­pe azul” que por mu­chos años nos ven­die­ron los cuen­tos y pe­lí­cu­las de Dis­ney.

“An­ti­gua­men­te se con­si­de­ra­ba que, al ca­sar­se, la mu­jer te­nía ase­gu­ra­do su fu­tu­ro. Por tan­to, la prin­ci­pal mor­ti­fi­ca­ción de es­te sec­tor era en­con­trar al hom­bre que le da­ría der cu­brir esas ne­ce­si­da­des in­di­vi­dual­men­te, se cues­tio­nan si es real­men­te ur­gen­te te­ner una pa­re­ja”, ex­pli­ca Cruz del Cas­ti­llo.

Es­te he­cho ha re­pre­sen­ta­do un cam­bio drás­ti­co en cuan­to a la tra­di­ción so­cio­cul­tu­ral. De acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, “el cre­cien­te nú­me­ro de sol­te­ras pue­de lle­gar a te­ner gran­des im­pli­ca­cio­nes a ni­vel so­cial y po­lí­ti­co, pues in­du­da­ble­men­te se han con­ver­ti­do en una po­de­ro­sa fuer­za so­cial a la que mu­chos no han ter­mi­na­do de acos­tum­brar­se”.

Y mien­tras que la idea del sol­te­ro si­gue atri­bu­yén­do­se a un hom­bre ele­gan­te, se­duc­tor, aman­te de la bue­na vi­da y co­di­cia­do, la mu­jer sol­te­ra si­gue ba­jo la primitiva idea de ser una “sol­te­ro­na” o “que­da­da”. “Por ello, es im­por­tan­te en­ten­der que los tér­mi­nos sol­te­ra y sol­te­ría no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­can que no ten­gas pa­re­ja”. En pa­la­bras de la ex­per­ta, se tra­ta de un tér­mino que evo­ca una ideo­lo­gía y una se­rie de ac­cio­nes que con­lle

van a la in­de­pen­den-

las, otras lo ven co­mo una op­ción de vi­da. “El apla­zar el ma­tri­mo­nio tam­bién va de la mano de los an­ti­con­cep­ti­vos y de la po­si­bi­li­dad que tie­nen de de­ci­dir ser ma­dres o no. La mu­jer ya no tie­ne que que­dar­se en ca­sa cui­dan­do a los hi­jos, pues ya tie­ne la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te y to­mar el con­trol de su vi­da”, sub­ra­ya la es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra mu­chos, es­to po­dría re­pre­sen­tar una for­ma de eva­sión, pe­ro va mu­cho más allá de eso. Se tra­ta de en­con­trar otra ma­ne­ra de vi­vir y el po­der de de­ci­dir so­bre lo que se quie­re ha­cer en la vi­da.

“An­tes, las mu­je­res no se cues­tio­na­ban si de­bían ca­sar­se o te­ner hi­jos. Era lo que les to­ca­ba ha­cer y pun­to. Hoy exis­te la po­si­bi­li­dad de ele­gir. Es­to no pre­ten­de ge­ne­ra­li­zar. Ha­brá quien aún crea en el ma­tri­mo­nio y la vi­da fa­mi­liar tra­di­cio­nal”, pun­tua­li­za Cruz Cas­ti­llo.

Es­to nos lle­va al re­to que te­ne­mos co­mo so­cie­dad de bus­car un equi­li­brio que con­lle­ve a un bie­nes­tar so­cial en el que se res­pe­ten las de­ci­sio­nes de ca­da mu­jer, le­jos de es­pe­rar a que úni­ca­men­te cum­plan con un de­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.