Su­da­mé­ri­ca al ex­tre­mo: Ma­du­ro vs. Bol­so­na­ro

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

Sin em­bar­go, Ma­ría Te­re­sa Be­lan­dria Expósito, in­ter­na­cio­na­lis­ta ve­ne­zo­la­na, es­pe­ra un re­tro­ce­so en to­dos los ór­de­nes de la re­la­ción bi­na­cio­nal que se va a tra­du­cir en un ma­yor ais­la­mien­to pa­ra Ve­ne­zue­la, a cu­yo ré­gi­men so­lo le que­dan tres alia­dos: Bo­li­via y Ni­ca­ra­gua, co­mo miem­bros del AL­BA, y Uru­guay en el Mer­co­sur. El res­to del con­ti­nen­te tie­ne otra orien­ta­ción po­lí­ti­ca. En ese sen­ti­do, ase­gu­ra que “Bra­sil pro­veía de bie­nes, ser­vi­cios y mer­can­cías al mer­ca­do venezolano. Ade­más, la ad­mi­nis­tra­ción Chá­vez-Ma­du­ro tie­ne una deu­da gi­gan­tes­ca con Ode­brecht que no po­drá pa­gar. Bra­sil ha­bía de­ci­di­do for­ta­le­cer sus víncu­los con los Brics en per­jui­cio de sus re­la­cio­nes con Mer­co­sur. Des­in­fla­do co­mo es­tá Bra­sil, es pro­ba­ble que for­ta­lez­ca los víncu­los con so­cios co­mer­cia­les con­fia­bles y liberales, que­dan­do au­to­má­ti­ca­men­te ex­clui­da Ve­ne­zue­la. La au­sen­cia de pro­vee­do­res cer­ca­nos di­fi­cul­ta­rá aún más el cum­pli­mien­to de los pla­nes del ré­gi­men de Ma­du­ro en ma­te­ria ali­men­ti­cia y de me­di­ci­nas, lo que au­men­ta­rá la pre­sión en dos sen­ti­dos: eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, con un Go­bierno abier­ta­men­te con­tra­rio a Ca­ra­cas, y que li­de­ra las ac­cio­nes de la re­gión sin titubeos”. Paz Mi­let, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, sos­tie­ne que “hay que ver có­mo ac­túa fi­nal­men­te con un Mer­co­sur que es­tá ne­go­cian­do un acuer­do con la UE ,que es una al­ter­na­ti­va pa­ra Bra­sil”. Fer­nan­do Cas­ti­llo, aca­dé­mi­co de His­to­ria en la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, se­ña­la que Ma­du­ro co­rre con des­ven­ta­ja, pues­to que con el triun­fo de Bol­so­na­ro han per­di­do un im­por­tan­te alia­do po­lí­ti­co en la re­gión, con­si­de­ran­do el apo­yo re­ci­bi­do por más de una dé­ca­da des­de los Go­bier­nos de iz­quier­da li­de­ra­dos por Lu­la da Sil­va y Dil­ma Rous­seff. Es­ta­dos Uni­dos en­con­tró en la re­gión al me­jor de los alia­dos con­tra el go­bierno de Ma­du­ro. En ese sen­ti­do, es al­ta­men­te pro­ba­ble que el nue­vo Go­bierno de Bra­sil se ali­nee con la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se di­ri­gi­da al ais­la­mien­to di­plo­má­ti­co de Ve­ne­zue­la, y con ello, re­co­brar el espacio de li­de­raz­go a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano que per­dió tras la cri­sis po­lí­ti­ca desata­da en agos­to de 2016, lue­go del im­peach­ment con­tra la ex­pre­si­den­ta Rous­seff”. La re­tó­ri­ca de Bol­so­na­ro re­cuer­da a la de Trump, en el sen­ti­do del le­ma “Bra­sil pri­me­ro”, “Por en­ci­ma de Bra­sil, so­lo Dios”, frases pro­pa­gan­dís­ti­cas y bas­tan­te dé­bi­les. Ha ha­bla­do mal del Mer­co­sur, de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos, pe­ro de de­cir a que va­ya a ha­cer al­go no sa­be­mos y “Ita­ma­raty”, la can­ci­lle­ría bra­si­le­ña, tie­ne lí­neas muy du­ras que un out­si­der, un im­pro­vi­sa­do de la po­lí­ti­ca co­mo es Bol­so­na­ro, no va a po­der que­brar”, ase­gu­ra Da­niel Ál­va­rez.

“Bol­so­na­ro ha he­cho de Ve­ne­zue­la un gran te­ma de su cam­pa­ña elec­to­ral, echan­do mano al ar­gu­men­to del “pe­li­gro co­mu­nis­ta”. Es po­si­ble que man­ten­ga es­ta re­tó­ri­ca be­li­ge­ran­te con ba­se en ar­gu­men­tos ideo­ló­gi­cos, reales o ima­gi­na­rios. En tér­mi­nos prác­ti­cos, más allá de la es­pu­ma del dis­cur­so po­lí­ti­co, preo­cu­pa que los Go­bier­nos pue­dan te­ner en co­mún cier­to des­pres­ti­gio por la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos. Bol­so­na­ro tie­ne 28 años de de­cla­ra­cio­nes en es­te sen­ti­do. Ma­du­ro ya he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar­lo en la prác­ti­ca. Ve­re­mos”, di­ce Joao Pau­lo Char­leaux, pe­rio­dis­ta bra­si­le­ño de Ne­xo Jour­nal.

“Es un Go­bierno que no tie­ne una es­truc­tu­ra re­gio­nal que lo acom­pa­ñe ni el apa­ra­ta­je pa­ra dic­tar nor­mas que sean lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes. Ade­más, el equi­po de go­bierno es un equi­po ar­ma­do con fi­nes elec­to­ra­les, y ya pa­sa­ron las elec­cio­nes, lle­gó el mo­men­to de go­ber­nar, ¿qué va a ha­cer?, ¿la bue­na vo­lun­tad de le­van­tar­se to­dos los días a orar en la ca­lle, a dar­le loas a las di­vi­ni­da­des, a Dios, a la fa­mi­lia? ¿Va­le la pe­na?¿Es su­fi­cien­te? Pa­re­cie­ra que no”, sen­ten­cia Ál­va­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.