LA NE­CE­SI­DAD DE AGRA­DAR

Los ries­gos de que­rer com­pla­cer a to­dos

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Ca­mi­le Rol­dán So­to ● ca­mi­le.rol­dan@gfrme­dia.com

Si en al­gún mo­men­to de tu ni­ñez fuis­te re­cha­za­do por al­gu­na fi­gu­ra de ape­go sig­ni­fi­ca­ti­va es po­si­ble que en la adul­tez sien­tas una ne­ce­si­dad -ca­si, ca­si la obli­ga­ción- de com­pla­cer a to­do el mun­do por te­mor a su­frir esa ex­pe­rien­cia una vez más.

La doc­to­ra Lis Mi­lland iden­ti­fi­ca co­mo se­ña­les de es­ta con­duc­ta la ne­ce­si­dad cons­tan­te de afir­ma­ción, en­fren­tar sen­ti­mien­tos de de­pre­sión cuan­do no per­ci­bes que eres acep­ta­do y la vo­lun­tad de ne­go­ciar tus pro­pios va­lo­res con tal de sen­tir­te ama­do. Es de­cir, pue­des lle­gar a ha­cer co­sas que sa­bes no es­tán bien o no te sa­tis­fa­cen úni­ca­men­te pa­ra agra­dar a ter­ce­ros.

Tam­bién se ob­ser­va que es­tas per­so­nas pue­den te­ner “un cui­da­do ex­ce­si­vo en ve­lar su com­por­ta­mien­to e in­ter­ac­cio­nes con otras per­so­nas. Se cui­dan pa­ra no fa­llar y agra­dar. Los sen­ti­mien­tos de re­cha­zo son un es­ta­do men­tal que les ha­ce in­ca­pa­ces de ha­cer o de­cir cual­quier co­sa por mie­do a no ser apro­ba­do por otras per­so­nas”, ex­pli­ca la doc­to­ra en con­se­je­ría.

Asi­mis­mo, quie­nes su­fren de es­ta ne­ce­si­dad se preo­cu­pan de­ma­sia­do por las reac­cio­nes de otros y ne­ce­si­tan mu­cho re­co­no­ci­mien­to. Ca­si nun­ca se atre­ven a de­cir que no, aun­que su pro­pio bie­nes­tar es­té en jue­go.

To­das es­tas ac­ti­tu­des pue­den ser una gran fuen­te de ten­sión y an­sie­dad pues na­die pue­de vi­vir en paz sa­tis­fa­cien­do cons­tan­te­men­te los de­seos aje­nos. Ade­más, es de­ma­sia­do lo que se pier­de en el pro­ce­so de ha­cer fe­liz o com­pla­cer a los de­más mien­tras se re­le­gan las as­pi­ra­cio­nes o prin­ci­pios in­di­vi­dua­les.

De acuer­do a la doc­to­ra, el te­mor al re­cha­zo se ma­ni­fies­ta en mie­dos irra­cio­na­les de que otros no te acep­ta­rán co­mo eres, có­mo pien­sas o ac­túas.

“Se sien­ten pa­ra­li­za­das, que no evo­lu­cio­nan o víc­ti­mas de mal­tra­to y ma­ni­pu­la­ción”, afir­ma la tam­bién au­to­ra de Vi­ve li­bre, vi­ve fe­liz.

Pa­ra em­pe­zar a cam­biar es­te pa­trón el pri­mer pa­so es la acep­ta­ción y de in­me­dia­to adop­tar una con­duc­ta de vo­lun­tad al cam­bio.

Una téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca es cam­biar tu for­ma de pen­sar. Ca­da vez que lle­gue el pen­sa­mien­to de que de­bes ser apro­ba­do por to­do el mun­do to­do el tiem­po, re­cons­tru­ye esa idea y re­pí­te­te que no ne­ce­sa­ria­men­te to­do el mun­do te acep­ta­rá y te ama­rá. De­bes en­ten­der que esa ex­pec­ta­ti­va es irreal, acon­se­ja la doc­to­ra.

La afir­ma­ción apro­pia­da es que lo más im­por­tan­te de­be ser “amar­te y acep­tar­te ti mis­mo. Que te ames y te sien­tas fe­liz in­de­pen­dien­te­men­te de las opi­nio­nes de otros”

Otra téc­ni­ca que ayu­da, se­gún Mi­lland, es es­cri­bir un lis­ta­do de tus cua­li­da­des po­si­ti­vas. No me­nos im­por­tan­te es pro­cu­rar ro­dear­te de per­so­nas que te apo­yen y te quie­ran ge­nui­na­men­te. Bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal es una al­ter­na­ti­va que no de­bes pa­sar por al­to pa­ra cam­biar con­duc­tas.

EVEN­TO PA­RA LA MU­JER. Pa­ra com­par­tir con mu­je­res es­tra­te­gias efec­ti­vas que ayu­den su­pe­rar és­te y otros con­flic­tos emo­cio­na­les que obs­ta­cu­li­zan el de­sa­rro­llo per­so­nal, la doc­to­ra lle­va­rá a ca­bo por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo la ac­ti­vi­dad gra- tui­ta Vi­ve li­bre, vi­ve Fe­liz: La ex­pe­rien­cia. El even­to, a ce­le­brar­se el sá­ba­do, 5 de di­ciem­bre, en el Co­li­seo de Tru­ji­llo Al­to, con­tó con la asis­ten­cia de 3,250 mu­je­res en su pri­me­ra edi­ción. “Ofre­ce­re­mos a la mu­jer he­rra­mien­tas pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de su au­to­es­ti­ma, ma­ne­jo efec­ti­vo de pér­di­das y el con­trol sa­lu­da­ble de las emo­cio­nes”, ex­pli­ca Mi­lland.

“Lo ha­go por agra­de­ci­mien­to, por gra­ti­tud, por­que yo mis­ma he te­ni­do que tra­ba­jar con­mi­go pa­ra so­bre­po­ner­me a pro­ce­sos de la vi­da y quie­ro po­der ayu­dar a otras. Es un ac­to de gra­ti­tud”, afir­ma la doc­to­ra que cuen­ta con 10,000 se­gui­do­res en las re­des so­cia­les.

Los que su­fren de es­ta ne­ce­si­dad se preo­cu­pan de­ma­sia­do por las reac­cio­nes de otros y ne­ce­si­tan mu­cho re­co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.