ERRO­RES LA­BO­RA­LES

Cuan­do lle­vas tus pro­ble­mas al tra­ba­jo

Por Dentro - - PORTADA -

Los pro­ble­mas per­so­na­les pue­den lle­gar a atur­dir­nos a tiem­po com­ple­to, in­clu­so afec­tar nues­tro tra­ba­jo. Los con­flic­tos emo­cio­na­les nos lle­va a co­me­ter erro­res, a te­ner una ma­la reac­ción con los com­pa­ñe­ros y eso des­en­ca­de­na más in­con­ve­nien­tes. Aquí te da­mos al­gu­nos con­se­jos pa­ra no de­jar que el asun­to se te va­ya de las ma­nos: 1 La co­mu­ni­ca­ción es im­por­tan­te. Si es­te pro­ble­ma per­so­nal es­tá afec­tan­do tu queha­cer dia­rio en el tra­ba­jo, cuén­ta­se­lo a tu je­fe. Es­to te da­rá una sen­sa­ción de ali­vio ya que po­drás ex­pli­car las ra­zo­nes de tu com­por­ta­mien­to. Eso sí, de­ja a un la­do los de­ta­lles. 2 Busca ayu­da. Cuan­do la car­ga emo­cio­nal es muy pe­sa­da, es ideal re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal. Re­cuer­da que es me­jor to­mar al to­ro por las as­tas. 3 Con­cén­tra­te en otra co­sa. Esas ocho ho­ras dia­rias de tra­ba­jo pue­den man­te­ner tu ca­be­za ale­ja­da de los pro­ble­mas per­so­na­les que te atur­den. Con­cén­tra­te en tus ta­reas por ese pe­río­do de tiem­po. 4 Da­te un res­pi­ro. Con­si­de­ra la po­si­bi­li­dad de to­mar­te unos días li­bres o dis­fru­tar de esas va­ca­cio­nes que tan­to pos­ter­gas­te. Unos días ale­ja­do del tra­ba­jo po­drían ayu­dar­te a re­co­nec­tar­te de la me­jor ma­ne­ra al vol­ver.

5 Em­pie­za a cu­rar­te. Una de las ra­zo­nes más co­mu­nes que sue­len car­gar­te emo­cio­nal­men­te es una rup­tu­ra. Si es­to su­ce­de, pro­cu­ra to­mar­te un mo­men­to en el día pa­ra pen­sar, ha­blar y qui­zá es­cri­bir so­bre ello, es­to te ayu­da­rá a ali­ge­rar un po­co tu men­te y po­der rea­li­zar tus la­bo­res de una ma­ne­ra en­fo­ca­da.

Si lle­vas tus pro­ble­mas per­so­na­les al tra­ba­jo pue­den afec­tar tu desem­pe­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.