Ana Ma­ría Martínez y su con­quis­ta del MET

La es­te­lar so­prano ha­bla de su triun­fo de en­sue­ño más re­cien­te acom­pa­ña­da por va­rios co­le­gas bo­ri­cuas

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Fo­tos Ma­rio Ale­gre Ba­rrios

Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se

Ha­ce mu­chos años el abue­lo de tu­vo una pre­mo­ni­ción lue­go de ver y es­cu­char al le­gen­da­rio En­ri­co Ca­ru­so en el Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se. Al con­cluir la fun­ción, se pu­so de pie y, mien­tras ova­cio­na­ba al cé­le­bre te­nor ita­liano, el hom­bre -aun sol­te­ro y sin des­cen­dien­tes- de­cla­ró a vi­va voz que al­guno de sus hi­jos na­ce­ría pa­ra can­tar en ese mis­mo es­ce­na­rio.

Aquel jo­ven al que Ana Ma­ría nun­ca co­no­ció acer­tó con una ge­ne­ra­ción de atra­so. Fue ella -su nie­ta- quien de­bu­ta­ría en el MET ya en­tra­do el si­glo XXI, en el 2005, cuan­do la sen­sa­cio­nal so­prano puer­to­rri­que­ña hi­zo los pa­pe­les de Mi­cae­la y Mu­set­ta en sen­das pro­duc­cio­nes de Car­men y La Bohé­me. Lue­go de un pa­rén­te­sis de on­ce años, Ana Ma­ría re­gre­só re­cien­te­men­te a esa sa­la pa­ra can­tar su pri­mer pa­pel pro­ta­gó­ni­co: la Cio-Cio San de Ma­da­ma But­terfly, per­so­na­je que ha con­ver­ti­do en su “sig­na­tu­re ro­le” y cu­ya es­ta­tu­ra ci­me­ra ha si­do re­va­li­da­da una vez más por el exi­gen­te pú­bli­co neo­yor­quino y la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da de esa ciu­dad.

Es­te es­pec­ta­cu­lar y re­cien­te triun­fo de Ana Ma­ría a fi­nes del pa­sa­do mes de fe­bre­ro es­tu­vo mar­ca­do tam­bién por la con­ver­gen­cia en esa pro­duc­ción con otros gran­des ta­len­tos puer­to­rri­que­ños, tan­to en el es­ce­na­rio co­mo en el fo­so y tras bas­ti­do­res.

“Can­tar, ha­cer mú­si­ca y en­tre­gar­me a la ópe­ra es mi vo­ca­ción”, nos di­jo Ana Ma­ría re­cien­te­men­te des­de Los Án­ge­les, don­de tam­bién aca­ba de con­quis­tar co­ra­zo­nes en la piel de Cio-Cio San. “To­do teatro, to­do es­pa­cio en el que can­to, pa­ra mí es sa­gra­do. Cuan­do re­ci­bí la lla­ma­da de mi agen­te pa­ra de­cir­me que el MET me in­vi­ta­ba a can­tar el pa­pel pro­ta­go­nis­ta de Ma­da­ma But­terfly, ¡fue un ho­nor, una ale­gría y un sue­ño he­cho reali­dad!”. Es­ta opor­tu­ni­dad de oro sur­gió pre­ci­sa­men­te cuan­do Ana Ma­ría te­nía en agen­da can­tar las Cua­tro úl­ti­mas can­cio­nes de Strauss en Puer­to Ri­co, en el pro­gra­ma inau­gu­ral del Fes­ti­val Ca­sals, el 20 de fe­bre­ro.

“Al prin­ci­pio no es­tu­ve se­gu­ra de po­der acep­tar la in­vi­ta­ción del MET, por­que im­pli­ca­ba can­ce­lar mi par­ti­ci­pa­ción en el Fes­ti­val Ca­sals”, co­men­ta. “Pe­ro el maes­tro Ma­xi­miano Val­dés me apo­yó mu­chí­si­mo, y aun­que nun­ca es fá­cil cuan­do un ar­tis­ta can­ce­la su par­ti­ci­pa­ción, él fue su­ma­men­te ama­ble al en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí po­der in­ter­pre­tar uno de los per­so­na­jes más des­ta­ca­dos e im­por- tan­tes en el re­per­to­rio, y al­go que él y yo hi­ci­mos jun­tos ha­ce po­co en la Is­la con Ópe­ra de Puer­to Ri­co. El maes­tro Val­dés me con­ce­dió el per­mi­so y, co­mo di­cen en in­glés, ¡’the rest is his­tory’!”.

Lue­go de la pri­me­ra fun­ción de Ana Ma­ría en Nue­va York, The New York Ti­mes di­jo, en­tre otras co­sas, que “se­ría ma­ra­vi­llo­so” te­ner a la so­prano puer­to­rri­que­ña “con más fre­cuen­cia en el elen­co de la com­pa­ñía”.

Ana Ma­ría agre­ga que es­te ca­pí­tu­lo en su vi­da es­tá lleno de re­so­nan­cias emo­ti­vas muy per­so­na­les, por­que su abue­lo ma­terno -el pa­dre de su ma­dre, la so­prano Evan­ge­li­na Co­lón- era un gran aman­te de la ópe­ra y -de al­gu­na for­ma- pre­di­jo la lle­ga­da de ella a esa Me­ca ope­rís­ti­ca.

“Nun­ca lo co­no­cí por­que fa­lle­ció an­tes de que yo na­cie­ra”, ex­pli­ca. “Cuan­do él com-

ple­tó sus es­tu­dios en Loui­sia­na Sta­te Uni­ver­sity, te­nía su bo­le­to de re­gre­so a Puer­to Ri­co en bar­co. Pe­ro se en­te­ró que En­ri­co Ca­ru­so can­ta­ba en el MET du­ran­te esos días. Sin de­cir­le na­da a su fa­mi­lia, cam­bió su bo­le­to pa­ra ir a Nue­va York y no a la Is­la, pa­ra es­cu­char a Ca­ru­so. Era sol­te­ro aún. Al con­cluir la fun­ción, se pa­ró y ex­cla­mó que uno de sus fu­tu­ros hi­jos can­ta­ría en el MET, pe­ro fue su nie­ta: yo. De ni­ña lle­gué a ver mu­chas fun­cio­nes en el MET y siem­pre fue un sue­ño can­tar ahí”. EN GRAN COM­PA­ÑÍA. Por si to­do es­to no fue­se ya de por sí gran­dio­so y su­ma­men­te emo­ti­vo, pa­ra Ana Ma­ría ha si­do “in­men­sa­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo” com­par­tir los cré­di­tos de la pro­duc­ción “con va­rios gran­des ar­tis­tas puer­to­rri­que­ños”.

“Ellos fue­ron Ri­car­do Lu­go co­mo Bonzo (el tío de Cio-Cio San) y Eduar­do Val­dés co­mo “co­ver” de Go­ro; en la or­ques­ta, los ilus­tres Ra­fael Fi­gue­roa, Nar­ci­so Fi­gue­roa, Pe­dro Díaz y Javier Gán­da­ra”, de­ta­lla. “El de­par­ta­men­to de ves­tua­rios tie­ne una di­vi­sión pa­ra los que vis­ten a los can­tan­tes y su di­rec­to­ra es Su­san Gó­mez. En to­da ca­rre­ra es­pe­cia­li­za­da, exis­te la dis­ci­pli­na, el sa­cri­fi­cio y la en­tre­ga to­tal. Uno sue­ña con lle­gar a la cum­bre má­xi­ma, pe­ro la ver­dad es que la fe­li­ci­dad que plan­tea la rea­li­za­ción co­mo ser hu­mano es­tá en lle­gar a vi­vir de­di­cán­do­se a lo que más se ama. En el ca­so de los bo­ri­cuas que nos en­con­tra­mos aho­ra en el MET, la emo­ción era esa: ver­nos ahí y pen­sar y de­cir­nos ‘¡lle­ga­mos!’, ‘¡lo lo­gra­mos!’, ‘¡fe­li­ci­da­des por es­tar vi­vien­do jun­tos es­te gran sue­ño!’”.

“Can­tar, ha­cer mú­si­ca y en­tre­gar­me a la ópe­ra es mi vo­ca­ción”.

Ana Ma­ría Martínez so­prano puer­to­rri­que­ña

Ana Ma­ría Martínez

Con­jun­ción de ta­len­to puer­to­rri­que­ño en el Met du­ran­te la ópe­ra Ma­da­ma But­terfly. A la iz­quier­da: Ra­fael Fi­gue­roa, Eduar­do Val­dés, Su­san Gó­mez, Ana Ma­ría Martínez, Ri­car­do Lu­go y Nar­ci­so Fi­gue­roa. So­bre es­tas lí­neas: la so­prano jun­to a Javier Gán­da­ra y Pe­dro Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.