Pe­rros ob­se­si­vos com­pul­si­vos

El com­por­ta­mien­to pue­de ocu­rrir por es­trés, frus­tra­ción o una crian­za trau­má­ti­ca

Por Dentro - - MASCOTAS - Tex­to Ma­riel Cal­de­rón Ál­va­rez ● Es­pe­cial pa­ra Por Den­tro

Creo que to­dos co­no­ce­mos a al­gu­na per­so­na ob­se­si­va com­pul­si­va. No soy psi­có­lo­ga pe­ro usual­men­te es- tas per­so­nas son muy ac­ti­vas, per­fec­cio­nis­tas y ne­ce­si­tan es­tar ha­cien­do al­go, aun­que no ten­ga sen­ti­do, pa­ra cal­mar la an­sie­dad.

Es­tos com­por­ta­mien­tos tam­bién se pue­den ver en al­gu­nos pe­rros. Si tie­nes uno de esos pe­rri­tos que se ras­ca aun­que un ve­te­ri­na­rio ha­ya des­car­ta­do que ten­ga al­gu­na con­di­ción mé­di­ca, se pa­sa el día dan­do vuel­tas tra­tan­do de aga­rrar­se la co­la, ras­pa el pi­so sin pa­rar o la­dra en ex­ce­so, en­tre otros com­por­ta­mien­tos po­dría te­ner un des­or­den com­pul­si­vo.

Es­te pro­ble­ma mu­chas ve­ces se pue­de con­fun­dir con an­sie­dad por se­pa­ra­ción. La gran di­fe­ren­cia en­tre am­bos es que es­ta ocu­rre cuan­do el pe­rro se que­da so­lo, mien­tras que el des­or­den com­pul­si­vo ocu­rre cons­tan­te­men­te y el com­por­ta­mien­to es­tá en­fo­ca­do en una ac­ción. Es­to pue­de ocu­rrir por es­trés o frus­tra­ción y, en al­gu­nos ca­sos, pue­de ser he­re­di­ta­rio y se­gún van pa­san­do los años se pue­de po­ner peor.

En los años que lle­vo en­tre­nan­do pe­rros, he no­ta­do que el des­or­den com­pul­si­vo en pe­rros ocu­rre más en aque­llas ra­zas que son crea­das pa­ra tra­ba­jar y no re­ci­ben el ejer­ci­cio o en­tre­na­mien­to su­fi­cien­te, co­mo son el Pastor Ale­mán, Pastor Bel­ga, Bor­der Co­llie, Aus­tra­lian Shep­perd y Das­chund, en­tre otros.

Tam­bién pa­sa en pe­rros que han te­ni­do una crian­za trau­má­ti­ca, co­mo aque­llos que se crían en la ca­lle. Ade­más, he no­ta­do que hay ra­zas, co­mo los Bi­chon Fri­se, que tien­den a ser ner­vio­sos.

Sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir que to­das es­tas ra­zas o pe­rros de la ca­lle van a te­ner es­te des­or­den. TRA­TA­MIEN­TO. Si en­tien­des que tu pe­rro po­dría te­ner un com­por­ta­mien­to com­pul­si­vo, lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es lle­var­lo al ve­te­ri­na­rio y des­car­tar que ten­ga al­gún des­or­den neu­ro­ló­gi­co que se pue­da tra­tar con me­di­ca­men­tos.

Una vez des­car­tes cual­quier con­di­ción mé­di­ca, de­bes sa­car­lo a ca­mi­nar to­dos los días y ejer­ci­tar­lo.

Pe­ro no es un pa­seo sua­ve, de­be ser una bue­na caminata y que lle­gue can­sa­do a tu ca­sa. Ade­más, ha­bla con tu ve­te­ri­na­rio o ve a tu tien­da de mas­co­tas fa­vo­ri­ta y con­sí­gue­le al­gún tra­ta­mien­to na­tu­ral pa­ra cal­mar la an­sie­dad.

Ten pa­cien­cia. Es­tos pe­rros pue­den ser muy frus­tran­tes pa­ra sus due­ños y mien­tras más pa­sa el tiem­po, el des­or­den pue­de em­peo­rar si no se to­ma ac­ción. La au­to­ra es en­tre­na­do­ra de pe­rros en Lucky Pet. Pa­ra más in­for­ma­ción, vi­si­ta www.lucky­petpr.com

Pa­sar­se el día tra­tan­do de aga­rrar­se la co­la pue­de ser signo de es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.