TRA­BA­JO DE DOS

La im­por­tan­cia de eva­luar la re­la­ción de pa­re­ja re­gu­lar­men­te

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Ileana Del­ga­do Cas­tro ● ileana.del­ga­do@gfrme­dia.com

Es una reali­dad que po­si­ble­men­te mu­chas pa­re­jas no quie­ren en­fren­tar o ni si­quie­ra creen que de­ben ha­cer­lo. Y, de­sa­for­tu­na­da­men­te, tar­de o tem­prano van a su­frir las con­se­cuen­cias, ya sea a tra­vés de pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción, fal­ta de in­te­rés en la con­vi­ven­cia co­mo pa­re­ja o, peor aún, el rom­pi­mien­to.

Por eso es tan ne­ce­sa­rio eva­luar con­sis­ten­te­men­te esa re­la­ción par­tien­do de pun­tos claves, re­co­mien­da la doc­to­ra en con­se­je­ría pro­fe­sio­nal Mon­si­ta Na­za­rio Lu­go.

“Eva­luar es, se­gún el Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la, ‘se­ña­lar, es­ti­mar, apre­ciar el va­lor de una co­sa’. En es­te ca­so ha­bla­mos de eva­luar la re­la­ción de pa­re­ja pa­ra de­ter­mi­nar cuán im­por­tan­te es. Es un pro­ce­so di­ná­mi­co, don­de to­do lo que se des­cu­bra de­be ser usa­do a fa­vor del cre­ci­mien­to de la re­la­ción y nun­ca to­ma­do per­so­nal”, acon­se­ja la ex­per­ta, tras re­sal­tar que se tra­ta de un aná­li­sis pre­ven­ti­vo pa­ra va­li­dar lo po­si­ti­vo y tra­ba­jar con lo que pue­da es­tar sien­do o lle­gar a ser ca­ta­lí­ti­co de una cri­sis.

De acuer­do a Na­za­rio, des­de el mo­men­to en que se ha­ce el com­pro­mi­so con la pa­re­ja el día de la bo­da se de­be co­men­zar un pro­ce­so de eva­lua­ción “no pa­ra com­pe­tir ni me­dir fuer­zas sino bus­can­do acuer­dos y unión”.

De he­cho, es una me­di­da que pue­de ase­gu­rar la sa­lud y el fu­tu­ro éxi­to de esa unión. Y aun­que se de­be te­ner en cuen­ta que ca­da eta­pa de una re­la­ción ro­mán­ti­ca cam­bia a tra­vés del tiem­po y van a ha­ber pun­tos de di­ver­gen­cia e in­com­pa­ti­bi­li­dad, siem­pre es ne­ce­sa­rio ser cons­cien­te de la di­rec­ción que es­tá to­man­do, ya sea pa­ra co­rro­bo­rar que va por buen ca­mino, si hay que ha­cer ajus­tes o, sim­ple­men­te, no tie­ne mu­cho fu­tu­ro, agre­ga Na­za­rio. ANÁ­LI­SIS PE­RIÓ­DI­CO. Se­gún la con­se­je­ra, es ne­ce­sa­rio eva­luar pe­rió­di­ca­men­te “el equi­po que for­ma­mos jun­tos”. Es­pe­cial­men­te, pa­ra crear con­cien­cia y man­te­ner a “am­bas par­tes alerta en el día a día y con­ver­tir la vi­da de pa­re­ja en una prio­ri­dad”.

“Cuan­do so­mos es­tu­dian­tes, crea­mos há­bi­tos de es­tu­dio por­que es­ta­mos cons­cien­tes de que si no lo ha­ce­mos, el día del exa­men nos va a ir mal. Lue­go al ver las bue­nas no­tas nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos, lo se­gui­mos re­for­zan­do y desa­rro­lla­mos la des­tre­za de mo­di­fi­car­los de acuer­do a la com­ple­ji­dad de las cla­ses y /o el ni­vel de es­tu­dio en el que nos en­con­tra­mos”, ex­pli­ca la con­se­je­ra, mien­tras po­ne otro ejem­plo.

“Cuan­do con­se­gui­mos un em­pleo y en la entrevista ini­cial nos di­cen que una vez al mes nos van a eva­luar, du­ran­te to­do el mes es­ta­mos aten­tos a lo que ha­ce­mos por­que que­re­mos con­ser­var el tra­ba­jo, dar una im­pre­sión de ser res­pon­sa­bles, or­ga­ni­za­dos, pro­fe­sio­na­les o cua­li­fi­car pa­ra un aumento de suel­do en­tre otras co­sas”, ar­gu­men­ta.

En ese sen­ti­do, di­ce que si no nos di­cen que va­mos a ser eva­lua­dos, co­men­za­mos “pom­peaos”, pe­ro con el afán dia­rio “nos des­mo- ti­va­mos, nos can­sa­mos, nos va­mos des­cui­dan­do po­co a po­co y ha­cien­do lo mí­ni­mo ne­ce­sa­rio”. Es cuan­do per­de­mos la cons­cien­cia y no es­ta­mos aler­tas.

“Si un día por sor­pre­sa vie­nen a eva­luar­nos, con mu­cha pro­ba­bi­li­dad en­con­tra­rán mu­chas co­sas que, aun­que pa­rez­can es­tar nor­mal, no es­tán bien. El no dar se­gui­mien­to a los pro­ce­sos, los da­ña y los po­ne en ries­go de fra­ca­sar”, ad­vier­te Na­za­rio, al tiem­po que sub­ra­ya que eso mis­mo su­ce­de en la vi­da de pa­re­ja.

Por eso, se­ña­la que eva­luar­la con­sis­ten­te­men­te de­be ser uno de los acuer­dos fun­da­men­ta­les cuan­do se co­mien­za la re­la­ción. “De lo con­tra­rio la ru­ti­na, la pre­sión so­cial y las ex­pec­ta­ti­vas en­tre otras mu­chas si­tua­cio­nes que re­caen so­bre ca­da uno, los en­fren­ta­ría a un dis­tan­cia­mien­to emo­cio­nal que po­co a po­co lle­ve la re­la­ción al fra­ca­so”. LA CLA­VE. Se­gún ex­pli­ca la con­se­je­ra, lle­var mu­chos años de ma­tri­mo­nio no te con­vier­te en ex­per­to. De he­cho, en­fa­ti­za que co­no­cer a tu pa­re­ja es un pro­ce­so que du­ra to­da la vi­da.

“Nun­ca se lle­ga a un pun­to don­de to­do es­tá per­ma­nen­te­men­te bien. Siem­pre es ne­ce­sa­rio y sa­lu­da­ble cre­cer y rein­ven­tar­se de acuer­do a la eta­pa en la que se en­cuen­tre la pa­re­ja. Es­ta es la cla­ve de las pa­re­jas fe­li­ces. No son fe­li­ces por au­sen­cia de con­flic­tos, son fe­li­ces por­que se rein­ven­tan y se rein­ven­tan por­que se eva­lúan”.

En ese sen­ti­do, di­ce que el amor se trans- for­ma. Pe­ro se de­ben co­no­cer ca­da una de esas trans­for­ma­cio­nes y lo que las ca­rac­te­ri­za. Por ejem­plo, al co­mien­zo es el enamo­ra­mien­to y la pa­sión, lue­go la amistad de pa­re­ja y fi­nal­men­te la au­sen­cia de egoís­mo (preo­cu­pa­ción por el bie­nes­tar del otro).

“Es­ta trans­for­ma­ción so­lo pue­de dar­se con cons­cien­cia con­sis­ten­te por par­te de los dos miem­bros de la pa­re­ja. Si se da se lo­gra un amor ba­lan­cea­do, de lo con­tra­rio las re­la­cio­nes pue­den du­rar muy po­co o per­ma­ne­cer dis­fun­cio­na­les”, ad­vier­te Na­za­rio, mien­tras se­ña­la que hoy día esa es una de las prin­ci­pa­les cau­sas por las que tan­tos ma­tri­mo­nios se ter­mi­nan usan­do la tri­lla­da fra­se “se aca­bó el amor”.

Sin em­bar­go, lo que real­men­te pa­só fue que no se tra­ba­jó el pro­ce­so de trans­for­ma­ción “tal vez ni tan si­quie­ra es­tán cons­cien­tes de que exis­te tal trans­for­ma­ción y se can­san”. MA­PAS DEL AMOR. Por eso es tan im­por­tan­te man­te­ner los “ma­pas del amor” al día. “Di­ce (el psi­có­lo­go John) Gott­man que es in­dis­pen­sa­ble que la pa­re­ja se co­noz­ca pro­fun­da­men­te pa­ra que cuan­do el rum­bo de la vi­da cam­bie pue­dan ma­ne­jar­lo”.

Eso quie­re de­cir que de­ben co­no­cer có­mo pien­san am­bos miem­bros de la pa­re­ja, lo que sien­ten, có­mo fue su in­fan­cia, sus gus­tos, pen­sa­mien­tos, preo­cu­pa­cio­nes, ma­nías etc. Quie­re de­cir, en­fa­ti­za Na­za­rio, co­no­cer las co­sas sen­ci­llas y las más com­ple­jas.

“Hoy día las pa­re­jas no se co­no­cen. Ven es­te ti­po de ejer­ci­cio co­mo una ‘cur­si­le­ría’ y no lo con­si­de­ran prio­ri­dad. Es pre­ci­so ver có­mo ig­no­ran des­de el in­gre­dien­te que les pue­de dar ale­gría al otro has­ta sus ne­ce­si­da­des más bá­si­cas”, abun­da la con­se­je­ra, quien cree que mu­chas ve­ces se co­no­cen más to­dos los detalles de las amis­ta­des y aún los des­co­no­ci­dos con los que se co­mu­ni­can en un ili­mi­ta­do uso de las re­des so­cia­les. Por eso se pre­gun­ta có­mo se pue­de ha­blar de amar a al­guien a quién no se co­no­ce.

De ahí que pa­ra eva­luar la re­la­ción de pa­re­ja sea ne­ce­sa­rio que ca­da uno se con­tes­te ho­nes­ta­men­te una pre­gun­ta fun­da­men­tal: ¿Có­mo se­ría es­tar ca­sa­do con al­guien co­mo yo?

Pa­ra ello tam­bién es im­por­tan­te co­no­cer los “ji­ne­tes del apo­ca­lip­sis”. Con ello, Na­za­rio se re­fie­re a la crí­ti­ca (he­rir) en lu­gar de que­jar­se, des­pre­cio (sar­cas­mo, vi­rar los ojos cuan­do te ha­blan, por ejem­plo), la ac­ti­tud de­fen­si­va o la ac­ti­tud eva­si­va.

“En to­das las re­la­cio­nes es­tos ele­men­tos se pre­sen­tan. Lo im­por­tan­te es que am­bos los co­noz­can y pue­dan iden­ti­fi­car­los pa­ra po­der de­te­ner­los y con­tra­rres­tar­los”, re­co­mien­da.

Lue­go, te­nien­do en cuen­ta es­tos y otros pun­tos se pre­pa­ra una ho­ja que la pa­re­ja uti­li­za­rá una vez al mes con el pro­pó­si­to de “con mu­cha trans­pa­ren­cia y bue­na vo­lun­tad, eva­luar su pro­yec­to de vi­da jun­tos pa­ra man­te­ner­se emo­cio­nal­men­te co­nec­ta­dos has­ta que la muer­te los se­pa­re”.

Quie­re de­cir que es­te pro­ce­so no ter­mi­na nun­ca, en­fa­ti­za Na­za­rio, “du­ra mien­tras du­re la re­la­ción y si se can­san, la re­la­ción pier­de por­que no es po­si­ble rein­ven­tar­se si no hay una bue­na eva­lua­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.