Pa­ra una re­la­ción sa­lu­da­ble de pa­re­ja

Por Dentro - - RELACIONES -

Diez re­co­men­da­cio­nes que la or­ga­ni­za­ción Re­no­va­ción Con­yu­gal en­tien­de sir­ven a las pa­re­jas pa­ra ma­ne­jar las si­tua­cio­nes que sur­gen en la co­ti­dia­ni­dad.

En­tien­de a tu pa­re­ja si quie­res ser en­ten­di­do. A me­nu­do, las pa­re­jas se ago­tan ha­blan­do sin lle­gar a nin­gún si­tio de­bi­do a que es­tán com­pi­tien­do por ser en­ten­di­dos. Es­to, sin es­for­zar­se en en­ten­der los pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos del otro.

Sé hu­mil­de. Cuan­do ten­gas una di­fe­ren­cia con tu pa­re­ja, no com­pi­tas por la vic­to­ria de tu ar­gu­men­to. Esa vic­to­ria fre­cuen­te­men­te es la de­rro­ta de la re­la­ción. Aún cuan­do ten­gas ra­zón, asu­me una ac­ti­tud hu­mil­de y pro­cu­ra va­li­dar el pun­to de vis­ta de tu pa­re­ja y co­mu­ni­car con cla­ri­dad los mé­ri­tos del tu­yo.

Cui­da­do en ha­blar con co­ra­je. A ve­ces una si­tua­ción no es tan ma­la has­ta que reac­cio­na­mos con co­ra­je y em­peo­ra­mos las co­sas. Pa­ra evi­tar es­to, di­le a tu pa­re­ja que es­tás mo­les­to y que pre­fie­res pos­po­ner la conversación. Si es al­go que tie­nes que re­sol­ver en el mo­men­to, pien­sa en bus­car una so­lu­ción prác­ti­ca y evi­ta dis­cu­tir en ese mo­men­to lo que te mo­les­ta.

Res­pe­ta. El tra­to irres­pe­tuo­so es po­si­ble­men­te el peor ve­neno en una re­la­ción. To­das las pa­re­jas tie­nen desacuer­dos, no per­mi­tas que es­tos lle­guen a con­ver­tir­se en ata­ques que las­ti­men con pa­la­bras, ac­cio­nes o ges­tos, la dig­ni­dad de am­bos.

De­rro­ta el egoís­mo que los se­pa­ra – Cuan­do el “yo” se an­te­po­ne al “no­so­tros”, hay pro­ble­mas.

Ama in­te­li­gen­te­men­te. Co­no­ce las co­sas que le gus­tan a tu pa­re­ja; y haz­las. No asu­mas que le agra­da lo mis­mo que a ti. Ca­da per­so­na per­ci­be el amor de for­ma di­fe­ren­te. Te recomendamos el li­bro “Los 5 len­gua­jes del amor”.

No quie­ras cam­biar a tu pa­re­ja – Hay mu­cho egoís­mo en es­ta ac­ti­tud e im­pli­ca re­cha­zo. Una pa­re­ja que ha cre­ci­do, no só­lo apren­de a acep­tar­se, sino que sa­be có­mo apo­yar­se e in­clu­so tie­ne una ac­ti­tud amo­ro­sa ha­cia las de­fi­cien­cias que les ca­rac­te­ri­zan. Dis­fru­ta la di­ver­si­dad.

Apoya el desa­rro­llo de tu pa­re­ja. Dis­tin­to a lo an­te­rior, apó­ya­la en su pro­ce­so de ser per­so­na, des­cu­brir­se y cre­cer. Es­to se lo­gra cuan­do nues­tro in­te­rés ge­nuino es el bie­nes­tar del otro y, al mis­mo tiem­po, no pre­ten­de­mos im­po­ner­le el com­por­ta­mien­to que a nues­tro jui­cio es el co­rrec­to.

Sa­ca tiem­po pa­ra com­par­tir so­los. No per­mi­tas que la ru­ti­na los de­je sin tiem­po pa­ra com­par­tir sin los hi­jos o las amis­ta­des. Siem­pre hay tiem­po, es ne­ce­sa­rio se­pa­rar ese ra­ti­to. Co­mo mí­ni­mo, al fi­nal del día, ha­blen de có­mo le fue a ca­da uno en sus res­pec­ti­vos asun­tos de la vi­da. Com­par­tan me­tas en co­mún, a corto, me­diano o lar­go pla­zo. Des­pués de to­do es­tán com­par­tien­do una vi­da jun­tos, ¡que se les no­te!, ¿Se­rá que hay que apa­gar un po­co el Fa­ce­book?

La su­ma de am­bos. Una de las co­sas que más ayu­da es el lo­grar va­lo­rar las di­fe­ren­cias y vi­sua­li­zar­se am­bos co­mo una per­so­na nue­va, úni­ca y mejor. La su­ma de las for­ta­le­zas au­men­ta la ca­pa­ci­dad de li­diar con los re­tos de la vi­da y pro­du­ce ben­di­cio­nes inima­gi­na­bles. Los dos son uno, sin de­jar de ser se­res in­di­vi­dua­les. Es co­mo las par­tes del cuer­po, ca­da una tie­ne su fun­ción e in­de­pen­den­cia, pe­ro es en la su­ma de to­das que se ma­xi­mi­za la ca­pa­ci­dad hu­ma­na. Así, es­ta sin­to­nía exis­ten­cial pro­du­ce el go­zo de bai­lar una dan­za per­fec­ta que no se quie­re ter­mi­nar. Fuen­te: Eu­ge­nio Co­lón, au­xi­liar con­yu­gal en Re­no­va­ción Con­yu­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.