Ha­llo­ween sin las

APREN­DE A DIS­FRU­TAR AL MÁ­XI­MO, SIN ENGORDAR NI SU­FRIR INDIGESTIONES

Por Dentro - - SABOR - Tex­to Ri­car­do Se­gu­ra

Ni­ños y ado­les­cen­tes, pe­ro tam­bién ca­da vez más jó­ve­nes y adul­tos, dis­fru­tan en las ca­sas, ca­lles, dis­co­te­cas y sa­las de fies­ta, de los jue­gos, dis­fra­ces, bai­les, es­pec­tácu­los, fil­mes y ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­llan en torno a la vís­pe­ra de To­dos los Santos. Otro de los gran­des mo­ti­vos de dis­fru­te en es­ta par­ti­cu­lar jor­na­da en la que la muer­te, el mie­do y el más allá se dan la mano con la di­ver­sión, las ri­sas y los fes­te­jos, son las co­mi­das, be­bi­das y go­lo­si­nas muy ca­ló­ri­cas, que se con­su­men a me­nu­do sin con­trol, lle­va­dos por el arre­ba­to fes­ti­vo.

Si no pres­ta­mos aten­ción a lo que in­ge­ri­mos, la “No­che de Bru­jas” pue­de apor­tar a nues­tro or­ga­nis­mo una enor­me can­ti­dad de “mons­truo­sas ca­lo­rías”, pro­ve­nien­tes de co­mi­das muy ener­gé­ti­cas y po­co nu­tri­ti­vas que, “por ar­te de ma­gia”, nos ha­rán au­men­tar de pe­so y nos pro­vo­ca­rán ma­les­tar di­ges­ti­vo, de acuer­do al Ins­ti­tu­to Mé­di­co Eu­ro­peo de la Obe­si­dad (IMEO).

“Du­ran­te Ha­llo­ween los ni­ños, jó­ve­nes e in­clu­so los adul­tos pue­den con­su­mir una gran can­ti­dad de ali­men­tos con abun­dan­tes gra­sas, azú­ca­res, ha­ri­nas re­fi­na­das, así co­mo al­cohol”, con­fir­ma Ru­bén Bra­vo, ex­per­to uni­ver­si­ta­rio en nu­tri­ción y gas­tro­no­mía del IMEO. (www.imeoo­be­si­dad.com).

Se­gún es­te ex­per­to, ese con­su­mo ex­ce­si­vo de co­mi­das y be­bi­das ca­ló­ri­cas y po­co nu­tri­ti­vas pue­de aca­bar en pro­ble­mas di­ges­ti­vos, co­mo nau­seas, vó­mi­tos, in­fla­ma­ción ab­do­mi­nal, ga­ses, es­tre­ñi­mien­to o dia­rrea, aci­dez y pe­sa­dez es­to­ma­cal.

“Es­tos sín­to­mas se­rán más acen­tua­dos en los me­no­res de edad y en aque­llos que mez­clen las co­mi­das con al­cohol y man­ten­gan el con­su­mo du­ran­te va­rios días en vez de li­mi­tar­lo a uno so­lo, ya que en Ha­llo­ween se sue­len re­co­lec­tar nu­me­ro­sos dul­ces que ha­bi­tual­men­te se in­gie­ren en los días pos­te­rio­res, en can­ti­da­des muy por en­ci­ma de las re­co­men­da­das”, aña­de.

“Los me­no­res sue­len con­su­mir una me­dia de 7,000 ca­lo­rías el día de Ha­llo­ween, ba­sa­das prin­ci­pal­men­te en ali­men­tos po­co nu­tri­ti­vos pe­ro muy ca­ló­ri­cos, que fo­men­ta­rán un au­men­to de pe­so en­tre dos y cua­tro li­bras, so­bre to­do en for­ma de gra­sa cor­po­ral que el cuer­po al­ma­ce­na­rá”, ex­pli­ca Bra­vo.

“Si pos­te­rior­men­te se vuel­ve a los há­bi­tos sa­lu­da­bles, tan­to en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca co­mo ali­men­ta­ria, so­bre to­do las per­so­nas que ha­bi­tual­men­te es­tán en un pe­so nor­mal, no se­rá un in­con­ve­nien­te de­ma­sia­do gra­ve, pues po­co a po­co en una o dos se­ma­nas el cuer­po vol­ve­rá a re­gu­la­ri­zar­se”, tran­qui­li­za es­te nu­tri­cio­nis­ta.

“En cam­bio el ex­ce­so de ca­lo­rías po­dría agra­var la si­tua­ción, en al­gu­nos ca­sos con ries­gos pa­ra la sa­lud, de aque­llas per­so­nas con una o va­rias de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: ten­den­cia a la obe­si­dad, se­den­ta­ris­mo, que no si­gan una die­ta equi­li­bra­das, con so­bre­pe­so u obe­si­dad, con dia­be­tes ti­po II, hi­per­co­les­te­ro­le­mia y/o hi­per­ten­sión, o con ries­go car­dio­vas­cu­lar me­dio o al­to”, ad­vier­te. MEZ­CLA EX­PLO­SI­VA. Se­gún Bra­vo, el prin­ci­pal pro­ble­ma no ra­di­ca tan­to en la co­mi­da en sí, sino más bien en el enor­me con­su­mo de dul­ces, y en el ca­so de los adul­tos jó­ve­nes, su combinación con el al­cohol.

“Por ejem­plo, el es­ta­dou­ni­den­se me­dio co­me en Ha­llo­ween apro­xi­ma­da­men­te 2.,7 li­bras de dul­ces su­per­azu­ca­ra­dos, y al­re­de­dor de 15.4 li­bras dia­rias, lo que co­rres­pon­de­ría a unos 65 gui­neos”, en­fa­ti­za.

“Ni mu­cho me­nos po­de­mos eli­mi­nar una tra­di­ción tan di­ver­ti­da, ex­ten­di­da y con tan­to en­can­to co­mo Ha­llo­ween, pe­ro sí po­de­mos adap­tar los ali­men­tos que ofre­ce­re­mos, sin que pier­dan su as­pec­to fan­tas­mal y atrac­ti­vo, y pa­ra que pue­dan com­pe­tir con los dul­ces sú­per azu­ca­ra­dos en apa­rien­cia y sa­bor”, in­di­ca.

Bra­vo pro­por­cio­na a unos sen­ci­llos con­se­jos, di­ri­gi­dos a los pa­dres, pa­ra que los apli­quen en su casa y se los trans­mi­tan a sus hi­jos pe­que­ños y ado­les­cen­tes que acu­den a las ca­sas de otras fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.