Los sa­bo­res de Ge­la­to D'Flo­ren­cia

La nue­va he­la­de­ría en Arecibo apues­ta por un pro­duc­to fres­co, de al­ta ca­li­dad y lo­cal

Por Dentro - - SABOR - Tex­to fo­tos Jo­se­fi­na Bar­ce­ló Ji­mé­nez Jor­ge Ra­mí­rez Por­te­la

Ha­ce ape­nas unos me­ses abrió Ge­la­to D’Flo­ren­cia, una he­la­de­ría ita­lia­na ubi­ca­da en la Vi­lla del Ca­pi­tán Co­rrea, con­cep­to crea­do por el ma­tri­mo­nio are­ci­be­ño de Wil­fre­do Cu­be­ro Ji­mé­nez y Jo­mer­less Ol­mo Va­lle. “Crea­mos es­te con­cep­to des­de ce­ro. Ge­la­to D’Flo­ren­cia es nues­tra pro­pia mar­ca. Que­re­mos que el que ven­ga aquí se sien­ta en un am­bien­te fa­mi­liar y en­cuen­tre al­go es­pe­cial por lo que siem­pre quie­ra re­gre­sar”, re­cal­ca Cu­be­ro, tras re­sal­tar que la prio­ri­dad es ofre­cer al clien­te un pro­duc­to fres­co, de al­ta ca­li­dad y lo­cal.

“Crea­mos un es­pa­cio fa­mi­liar en don­de la gen­te pue­de ve­nir a com­par­tir y pa­sar un ra­to agra­da­ble”, in­di­ca Cu­be­ro, mien­tras men­cio­na que el le­ma es “¡lle­nan­do tu vi­da de sa­bor!” “Que­re­mos que las per­so­nas ven­gan y sean fe­li­ces. De ver­dad que mi es­po­sa y yo dis­fru­ta­mos tras el mos­tra­dor al ver có­mo las fa­mi­lias se sien­tan en la sa­la a com­par­tir. Y más go­za­mos cuan­do ve­mos que re­gre­san”, pun­tua­li­za. Pa­ra ini­ciar el ne­go­cio bus­ca­ron a una per­so­na en Puer­to Ri­co que les fa­bri­ca­ra el ge­la­to. “En­con­tra­mos a un se­ñor que tie­ne una pe­que­ña fá­bri­ca de ge­la­to. Nos reuni­mos con él y nos di­jo que pue­de pro­du­cir has­ta 70 sa­bo­res. De ahí, se­lec­cio­na­mos 36, los que en­ten­día­mos eran los que más le iban a gus­tar al pú­bli­co. De ver­dad que es un pro­duc­to ex­ce­len­te”, afir­ma Cu­be­ro. Se­gún el co­due­ño de es­te nue­vo ne­go­cio, el ge­la­to es un man­te­ca­do fino, de ori­gen ita­liano, en don­de se ras­pa el pro­duc­to y se mez­cla con cre­ma. “A di­fe­ren­cia del man­te­ca­do re­gu­lar, que se ha­ce con un 100% de ai­re; el ge­la­to se ha­ce con me­nos de un 50% de ai­re, lo que sig­ni­fi­ca que la sen­sa­ción de lle­nu­ra que vas a sen­tir, es me­nor. Ade­más, el ge­la­to es más fres­co, lo que te co­mes es­tá prác­ti­ca­men­te aca­ba­do de ha­cer”, apun­ta. En­tre es­tos hay sa­bo­res de Oreo Co­okies, straw­berry chees­ca­ke, crè­me brû­lée, black­be­rries, ti­ra­mi­sú, cho­coa­ve­lla­nas y mu­chos más. Ade­más, tie­nen ge­la­to de vai­ni­lla o de vai­ni­lla y cho­co­la­te, li­bre de azú­car. “Lo ten­go en ho­nor a mi pa­pá que era dia­bé­ti­co”, cuen­ta. De los 36 sa­bo­res tam­bién ha­cen ba­ti­das y “blac­kout”. En otra ne­ve­ra tie­nen los sor­be­tes de fru­tas tro­pi­ca­les. Por eso los anun­cia co­mo ¡Los sa­bo­res de mi tie­rra!. Se­gún ex­pli­ca, es­tán he­chos de la pul­pa de fru­tas co­mo li­món, gua­ná­ba­na, ta­ma­rin­do, gui­neo, man­gó, co­co, par­cha y me­lón, en­tre otros. El sa­bor de pie de ca­la­ba­za se su­mó es­ta tem­po­ra­da. “Ofre­ce­mos mues­tras de ge­la­to y de sor­be­tes pa­ra que la gen­te los prue­be an­tes. El sor­bet de par­cha tie­ne un sa­bor sal­va­je, ri­quí­si­mo”, ase­gu­ra Cu­be­ro. POS­TRES QUE ENAMORAN. Ya te­nían el ge­la­to, “un pro­duc­to ex­ce­len­te”. Aho­ra, ne­ce­si­ta­ban te­ner al­go es­pe­cial, di­fe­ren­te, pa­ra atraer a la gen­te. “Que­ría­mos crear unos pos­tres al­re­de­dor del ge­la­to, que la gen­te se enamo­ra­ra de es­tos y qui­sie­ra re­gre­sar, una y otra vez, a bus­car­los”, co­men­ta Cu­be­ro.

De ahí sur­ge la idea de ha­cer waf­fles en el mo­men­to, ca­lien­ti­tos, en for­ma de bowl, pa­ra que la gen­te los com­bi­na­ra y los re­lle­na­ra con el ge­la­to de su pre­fe­ren­cia.

“Es­tos se han con­ver­ti­do en uno de los pos­tres fa­vo­ri­tos de los clien­tes”, des­ta­ca Cu­be­ro. Tam­bién tie­nen los brow­nies de “Nu­te­lla” y de cho­co­la­te. “Es­tos, jun­to a los waf­fles, son los pro­duc­tos prin­ci­pa­les que te­ne­mos pa­ra com­bi­nar­los con el ge­la­to”, sub­ra­ya el em­pre­sa­rio.

Ade­más, tie­nen biz­co­cho de no­via, flan de que­so, de vai­ni­lla, pol­vo­ro­nes de gua­ya­ba y ga­lle­tas de ma­ca­da­mia, cho­co chips y ave­na; pre­pa­ra­do ex­clu­si­va­men­te. To­do es­to, in­clu­so se pue­de sa­bo­rear jun­to al ge­la­to.

“Y lo me­jor es que to­do lo que se ven­de de ali­men­to en es­ta tien­da, son pro­duc­tos na­tu­ra­les, he­chos en Puer­to Ri­co”, ma­ni­fies­ta el co­due­ño de Ge­la­to D’ Flo­ren­cia. AL GUS­TO DEL CLIEN­TE. La gen­te pue­de se­lec­cio­nar la combinación que desee. Des­de una o dos bo­li­tas de ge­la­to o de sor­be­tes, en una va­so de 4, 6 o 9 on­zas o en bar­qui­llas, ya sean de azú­car o de waf­fle. Am­bas son he­chas en Puer­to Ri­co.

“Lo que que­re­mos es com­pla­cer a to­dos los clien­tes, que sea a su gus­to”, di­ce Cu­be­ro. Cuen­ta que fue un clien­te y les pi­dió un waf­fle con un brow­nie aden­tro y tres bo­li­tas Arri­ba, Wil­fre­do Cu­be­ro Ji­mé­nez y a la iz­quier­da, su es­po­sa, Jo­mer­less Ol­mo Va­lle, pro­pie­ta­rios de la he­la­de­ría, ubi­ca­da en Arecibo. Aba­jo, ge­la­to de crè­me brû­lée y pis­ta­cho en wa­fle. de sa­bo­res di­fe­ren­tes de ge­la­to. Pi­dió que le pu­sie­ran cre­ma ba­ti­da, al­men­dras y si­rop de cho­co­la­te.

“Se tar­dó 20 mi­nu­tos en co­mér­se­lo, era un pos­tre bien gran­de. Él lo pi­dió y no­so­tros se lo hi­ci­mos. Se veía tan fe­liz co­mién­do­se­lo”, re­cuer­da Cu­be­ro.

A to­das las com­bi­na­cio­nes se les pue­de dar un to­que fi­nal de al­men­dras, sprin­kels, M&M. whip­ped cream, si­ro­pe de cho­co­la­te o miel del país, en­tre otros.

“Di­se­ña­mos un me­nú con pre­cios ac­ce­si­bles pa­ra que cual­quier fa­mi­lia puer­to­rri­que­ña nos pue­da vi­si­tar”, ex­pre­sa. Y quie­nes pre­fie­ran las be­bi­das ca­lien­tes, po­drán es­co­ger en­tre ca­fé es­pres­so, ca­fé mo­cha y cho­co­la­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.