MAS­CO­TAS SE­GU­RAS EN HA­LLO­WEEN

Lo que de­bes ha­cer pa­ra evi­tar el es­trés y el te­mor du­ran­te es­ta ce­le­bra­ción

Por Dentro - - MASCOTAS - Tex­to Mó­ni­ca Fe­rrer

El día de Ha­llo­ween pue­de ser bas­tan­te es­tre­san­te pa­ra nues­tros ani­ma­les. Por eso es im­por­tan­te es­tar vi­gi­lan­tes de­bi­do a que mu­chas mas­co­tas reac­cio­nan con mie­do y se es­ca­pan de sus ho­ga­res. Lo pri­me­ro es ase­gu­rar­te que siem­pre ten­ga su co­llar con una iden­ti­fi­ca­ción al día. El “mi­cro­chip” es otra bue­na ma­ne­ra de iden­ti­fi­car a la mas­co­ta. En ca­so de que se es­ca­pe, te­ner am­bas iden­ti­fi­ca­cio­nes in­cre­men­ta la po­si­bi­li­dad de re­unir a la mas­co­ta con sus due­ños. A con­ti­nua­ción al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes que de­be te­ner en cuen­ta ese día de ce­le­bra­cio­nes:

NO de­je las mas­co­tas en el ex­te­rior esa no­che de­bi­do a que los rui­dos y so­ni­dos ex­tra­ños los pue­den asus­tar. Es im­por­tan­te pro­veer­les un lu­gar se­gu­ro y si­len­cio­so den­tro del ho­gar don­de se sien­tan tran­qui­los. Abrir y ce­rrar la puer­ta de en­tra­da pa­ra aten­der a los ni­ños en su re­co­rri­do, pre­sen­ta un pe­li­gro y la po­si­bi­li­dad de es­ca­pe pa­ra un pe­rro o que in­ten­te mor­der a un des co­no­ci­do pen­san­do que es un in­tru­so.

NO de­be de­jar la mas­co­ta so­la si de­mues­tra es­tar es­tre­sa­do. Ha­ble con su ve­te­ri­na­rio si su mas­co­ta se asus­ta mu­cho pa­ra que le re­ce­te al­gún me­di­ca­men­to que le ayu­de. De­be ha­cer­lo con an­ti­ci­pa­ción, ya que al­gu­nos me­di­ca­men­tos tar­dan en ha­cer efec­to. Ade­más per­mi­te ver con an­ti­ci­pa­ción, có­mo reac­cio­na la mas­co­ta con el me­di­ca­men­to. Hay una ca­mi­sa en el mer­ca­do (thun­ders­hirt) que atien­de es­te pro­ble­ma y es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra que se sien­ta me­nos an­sio­so y se­gu­ro.

NO de­je a sus mas­co­tas en cuar­tos con ve­las en­cen­di­das. Los pe­rros con sus co­las de la­do a la­do pue­den cau­sar un fue­go al tum­bar una ve­la. Ade­más del pe­li­gro que la mis­ma mas­co­ta su­fra una que­ma­du­ra. Por eso es im­por­tan­te man­te­ner­las ale­ja­das de las de­co­ra­cio­nes y de los dul­ces, co­mo del cho­co­la­te, el cual es tó­xi­co pa­ra ellas. Lle­vé­lo al ve­te­ri­na­rio de in­me­dia­to si sos­pe­cha que ha in­ge­ri­do al­go pe­li­gro­so.

NO dis­fra­ce a su mas­co­ta. Los humanos in­sis­ti­mos en dis­fra­zar a nues­tras mas­co­tas y nos con­ven­ce­mos de que lo dis­fru­tan, pe­ro la reali­dad es otra. Pa­ra la ma­yo­ría de las mas­co­tas es in­có­mo­do y les cau­sa es­trés.

NO lle­ve a sus mas­co­tas a pe­dir dul­ces con su fa­mi­lia. Es­te re­co­rri­do los pue­de an­gus­tiar y con­fun­dir de­bi­do al rui­do, ac­ti­vi­dad, olo­res ex­tra­ños y dis­fra­ces, ade­más de per­so­nas des­co­no­ci­das.

NO ig­no­re a los ani­ma­les ne­ce­si­ta­dos. To­dos, co­mo ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles, de­be­mos te­ner bien pre­sen­te que te­ne­mos una obli­ga­ción mo­ral de re­por­tar a la po­li­cía cual­quier abu­so, aban­dono o ne­gli­gen­cia que pue­da es­tar su­frien­do un ani­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.