ME­DI­DAS DE SE­GU­RI­DAD

Por Dentro - - ESPECIAL -

La fies­ta de las bru­jas, o de Ha­llo­ween, es un even­to anual de mu­cha ale­gría pa­ra los ni­ños y sus fa­mi­lias. Pe­ro tam­bién se de­ben to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra que es­ta ce­le­bra­ción sea se­gu­ra.

“En Ha­llo­ween ocu­rren mu­chos even­tos la­men­ta­bles. De he­cho, en la No­che de Bru­jas fa­lle­cen más del do­ble de ni­ños pea­to­nes en com­pa­ra­ción con cual­quier otro día del año, se­gún re­por­ta el Chil­dren’s Sa­fety Net­work. Por eso es im­por­tan­te que to­das las fa­mi­lias to­men las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias an­tes de sa­lir a trick or treat”, ad­vier­te en una co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca la doc­to­ra Mi­la­gros Mar­tín, di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Emer­gen­cias Mé­di­cas Pe­diá­tri­cas del Re­cin­to de Cien­cias Mé­di­cas (RCM) de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co (UPR).

Pre­ci­sa­men­te, con la fi­na­li­dad de re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de que ocu­rran tra­ge­dias, Mar­tín se­ña­la que du­ran­te la fes­ti­vi­dad se re­co­mien­da a los pa­dres ha­blar con sus hi­jos so­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad que de­ben se­guir co­mo fa­mi­lia. Ade­más, en­fa­ti­za en que “tam­bién es im­por­tan­te ex­pli­car­les a los ni­ños y ado­les­cen­tes que nun­ca de­ben en­trar a ca­sa o a au­tos de ex­tra­ños, por nin­gu­na ra­zón”.

A la ho­ra de es­co­ger un dis­fraz, se re­co­mien­da que sea có­mo­do, sua­ve, no muy lar­go, con co­lo­res lla­ma­ti­vos, ma­te­ria­les bri­llan­tes y za­pa­tos có­mo­dos. Tam­bién se de­ben evi­tar dis­fra­ces in­fla­ma­bles, más­ca­ras que li­mi­ten la vi­sión, ma­qui­lla­je irri­tan­te y ob­je­tos pun­tia­gu­dos o pun­zan­tes.

La ex­per­ta tam­bién ex­po­ne la im­por­tan­cia de ins­pec­cio­nar los dul­ces tan pron­to se lle­gue al ho­gar y an­tes de con­su­mir­los. Asi­mis­mo, re­co­mien­da bo­tar to­dos los dul­ces abier­tos o con eti­que­tas ma­ni­pu­la­das y no co­mer dul­ces he­chos en ca­sas de ex­tra­ños. “De ocu­rrir al­gún even­to ines­pe­ra­do o ver a una per­so­na sos­pe­cho­sa, de­be­mos no­ti­fi­car a la Po­li­cía in­me­dia­ta­men­te. En ca­so de en­ve­ne­na­mien­to, es vi­tal co­mu­ni­car­se de in­me­dia­to al 1 800 222-1222. Y pa­ra cual­quier emer­gen­cia, de­be­mos con­tac­tar rá­pi­do al 911. Es im­por­tan­te te­ner es­ta in­for­ma­ción a la mano an­te cual­quier even­tua­li­dad”, re­co­mien­da la doc­to­ra Mar­tín, mien­tras ofre­ce las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes:

Ase­gú­ra­te que el dis­fraz de tu ni­ño no sea in­fla­ma­ble, que sea de su ta­lla, no le arras­tre por el sue­lo pa­ra evi­tar caí­das, y sea de co­lo­res lla­ma­ti­vos.

Si va a usar una más­ca­ra, de­be te­ner ori­fi­cios gran­des en los ojos y boca pa­ra que no im­pi­da la vi­si­bi­li­dad ni la res­pi­ra­ción, res­pec­ti­va­men­te.

Los ac­ce­so­rios del dis­fraz co­mo es­pa­das, cu­chi­llos u otro ob­je­to pun­zan­te de­ben ser de un ma­te­rial sua­ve.

Un adul­to de­be acom­pa­ñar a me­no­res de 12 años en to­do mo­men­to. Ni­ños ma­yo­res de 13 años pue­den ir en gru­po por áreas fa­mi­lia­res y con ho­ra de re­gre­so es­ta­ble­ci­da.

Re­cuer­da ex­pli­car­les a los ni­ños que no de­ben en­trar a ca­sas o mon­tar­se en ca­rros de per­so­nas ex­tra­ñas.

Apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad pa­ra prac­ti­car las me­di­das de se­gu­ri­dad pea­to­nal jun­to con tu ni­ño. En­tre ellas, man­te­ner­se en la ace­ra, uti­li­zar el cru­ce pea­to­nal, mi­rar a am­bos la­dos an­tes de cru­zar y evi­tar co­rrer.

Re­cuer­da re­vi­sar los dul­ces re­co­gi­dos por tus ni­ños an­tes de que es­tos los in­gie­ran y eli­mi­na to­do dul­ce desen­vuel­to o sos­pe­cho­so.

Apli­ca cin­ta ad­he­si­va re­flec­to­ra en bra­zos y pier­nas pa­ra que el ni­ño sea vi­si­ble a los con­duc­to­res. Lle­va una lin­ter­na pa­ra ilu­mi­nar el ca­mino du­ran­te la no­che. Lla­ma al 9-1-1 si ocu­rre al­gún even­to ines­pe­ra­do o emer­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.