EL RIES­GO DE MI­CRO­CE­FA­LIA

Ya se con­fir­mó en la Is­la el pri­mer na­ci­mien­to de un be­bé con es­ta ano­ma­lía de­bi­do al vi­rus del zi­ka

Por Dentro - - BIENESTAR -

An­te la con­fir­ma­ción por par­te del De­par­ta­men­to de Sa­lud (DS) del na­ci­mien­to del pri­mer be­bé con mi­cro­ce­fa­lia re­la­cio­na­do al vi­rus del zi­ka en la Is­la, es nor­mal que sur­jan in­quie­tu­des so­bre la gra­ve­dad de es­te de­fec­to con­gé­ni­to y quié­nes es­tán en ries­go de pa­de­cer­lo.

Al mo­men­to, el DS re­por­ta un to­tal de 2,313 em­ba­ra­za­das que con­tra­je­ron el vi­rus, por lo que la se­cre­ta­ria de sa­lud, Ana Ríus, ex­hor­tó a to­da mu­jer con la po­si­bi­li­dad de em­ba­ra­zo a pro­te­ger­se pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de in­fec­tar­se con el zi­ka y por lo tan­to de la po­si­bi­li­dad que el be­bé desa­rro­lle ano­ma­lías con­gé­ni­tas co­mo la mi­cro­ce­fa­lia. “Es imprescindible que to­da la co­mu­ni­dad nos de­mos a la ta­rea de pro­te­ger­nos con­tra el zi­ka”, ex­pre­só Ríus.

La mi­cro­ce­fa­lia es un de­fec­to con­gé­ni­to en que la ca­be­za del be­bé no se desa­rro­lla con nor­ma­li­dad, lo que pro­vo­ca que su ta­ma­ño sea me­nor en com­pa­ra­ción con otros be­bés de la mis­ma edad y se­xo sin la con­di­ción.

Se­gún el Cen­tro pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC), al no desa­rro­llar­se la ca­be­za, el ce­re­bro del be­bé tam­po­co se desa­rro­lla ade­cua­da­men­te.

La afec­ción pue­de ocu­rrir de dos for­mas: el ce­re­bro del be­bé de­ja de desa­rro­llar­se du­ran­te el em­ba­ra­zo o por­que de­jó de cre­cer des­pués del na­ci­mien­to.

La mi­cro­ce­fa­lia no es una en­fer­me­dad co­mún. Pe­ro, de­bi­do a la pro­li­fe­ra­ción del vi­rus del zi­ka, se ha ele­va­do la can­ti­dad de be­bés diag­nos­ti­ca­dos con la ano­ma­lía en Amé­ri­ca La­ti­na y Amé­ri­ca del Sur, par­ti­cu­lar­men­te Bra­sil, don­de las au­to­ri­da­des ya han con­fir­ma­do más de 3,000 ca­sos.

El diag­nós­ti­co de­pen­de­rá de có­mo sur­gió la ano­ma­lía. Si la mi­cro­ce­fa­lia ocu­rre du­ran­te el em­ba­ra­zo, es­ta se pue­de diag­nos­ti­car con una eco­gra­fía a fi­na­les del se­gun­do tri­mes­tre.

Si la afec­ción sur­ge des­pués que na­ce el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.