Car­ta del edi­tor Co­mo el cohi­tre

Por Dentro - - CONVIVENCIA -

La se­ma­na re­cién con­clui­da fue una de mu­chas emo­cio­nes y lec­cio­nes pa­ra el pue­blo puer­to­rri­que­ño. No ca­be du­da que el de­por­te fun­cio­na co­mo una ex­ce­len­te me­tá­fo­ra del ca­mino que ca­da ser hu­mano pue­de re­co­rrer a lo lar­go de la vi­da. Cuan­do ob­ser­va­mos un par­ti­do o a un atle­ta en es­pe­cí­fi­co du­ran­te su desem­pe­ño ve­mos el re­sul­ta­do de ho­ras de sa­cri­fi­cio, de en­fo­que, en­tre­ga, dis­ci­pli­na, prác­ti­ca. Pa­ra que un atle­ta sea exi­to­so no pue­de de­pen­der so­la­men­te de su for­ta­le­za fí­si­ca, tie­ne que po­seer la ca­pa­ci­dad de aten­der y com­pren­der las ins­truc­cio­nes de su en­tre­na­dor, y de­be ser lo su­fi­cien­te­men­te hu­mil­de y li­bre de ego co­mo pa­ra apre­ciar la tra­yec­to­ria y los con­se­jos de quie­nes le han pre­ce­di­do.

Re­sul­ta re­dun­dan­te afir­mar que Puer­to Ri­co po­see una can­ti­dad de ta­len­to en ma­te­ria de de­por­tis­tas, co­mo de ar­tis­tas, que su­pera por mu­cho a otros paí­ses que nos so­bre­pa­san en po­bla­ción y re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Lo que me trae a la idea cen­tral de es­ta car­ta y a su tí­tu­lo.

Sí, es cier­to, co­mo con­ver­sá­ba­mos en la re­dac­ción es­te jue­ves cuan­do dis­fru­tá­ba­mos de la co­ber­tu­ra de El Nue­vo Día y Pri­me­ra Hora, del re­ci­bi­mien­to al equi­po de Puer­to Ri­co, sub­cam­peo­nes del Clá­si­co Mun­dial de Béis­bol, Puer­to Ri­co pro­du­ce es­tre­llas del de­por­te y de la mú­si­ca co­mo se da el cohi­tre en nues­tros cam­pos, de ma­ne­ra sil­ves­tre, “sal­va­jes”, en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra.

Lo la­men­ta­ble es que co­mo país he­mos de­pen­di­do mu­cho de ese ta­len­to na­tu­ral y no se le ha da­do el cui­da­do y la aten­ción ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar una co­se­cha aún más ro­bus­ta y fér­til de to­do ese ta­len­to.

Si al­gún día lle­ga­mos a te­ner un plan de país, a prue­ba de vai­ve­nes po­li­ti­que­ros, se­ría un sue­ño que den­tro de es­te se con­si­de­re aten­der las con­di­cio­nes en las que nues­tros ni­ños y ni­ñas se desa­rro­llan en los cam­pos del de­por­te y las ar­tes. Ver a es­tre­llas jó­ve­nes del de­por­te co­mo Ya­dier Mo­li­na, Car­los Co­rrea, y Ja­vier Báez, en­tre tan­tos otros, es ima­gi­nar en los parques de pe­lo­ta en los que die­ron sus pri­me­ros pa­sos sien­do ni­ños. De se­gu­ro el te­rreno no era el me­jor, las gra­das no eran có­mo­das, es pro­ba­ble que el par­que no te­nía alum­bra­do, y que pa­ra con­se­guir di­ne­ro pa­ra sus equi­pos, ellos y sus pa­dres tu­vie­ron que ha­cer mu­chas ri­fas, ven­tas y pa­rar­se en se­má­fo­ros con un po­te de plás­ti­co en mano pa­ra pe­se­ta a pe­se­ta re­unir la su­ma ne­ce­sa­ria.

Cla­ro, aho­ra son hé­roes, aho­ra to­dos quie­ren to­mar­se una fo­to con ellos...

No po­de­mos se­guir de­pen­dien­do de la ca­sua­li­dad, del azar pa­ra ga­ran­ti­zar nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Pa­ra col­mo de ma­les es­ta­mos ata­dos a una po­ten­cia cu­yo lí­der de turno no cree en na­da de es­to. No cree el las ar­tes, no cree en la edu­ca­ción ni en na­da que pue­da ser­vir de vehícu­lo pa­ra que los que no na­cen en cu­na de oro pue­dan as­pi­rar a un me­jor fu­tu­ro.

Sin de­por­te, sin ar­te, sin edu­ca­ción, ¿pa­ra don­de va­mos co­mo país, co­mo ra­za, co­mo es­pe­cie?

Va­mos ca­mino a ser “sal­va­jes”, pe­ro en el peor sen­ti­do de la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.