Y SUS EFEC­TOS

Por Dentro - - RELACIONES -

pa­sio­nal y, en eso, Es­pa­ña ofre­ce el mis­mo per­fil que los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y se di­fe­ren­cia de otros más cer­ca­nos geo­grá­fi­ca­men­te en Eu­ro­pa, pe­ro con una cul­tu­ra más di­fe­ren­te, se­ña­la al por­tal SINC Vic­to­ria Fe­rrer, di­rec­to­ra de la in­ves­ti­ga­ción y pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía So­cial de la UIB.

Es­ta in­ves­ti­ga­do­ra de la UIB ( http:// www. uib. es) pien­sa que la cul­tu­ra más ex­pre­si­va de las per­so­nas la­ti­nas es uno de los fac­to­res que in­flu­yen en es­te fe­nó­meno. MA­PA TÉR­MI­CO. Los in­ves­ti­ga­do­res Emi­lio Gó­mez Mi­lán y Fran­cis­co Tor­nay Me­jías, de la es­pa­ño­la Universidad de Gra­na­da (UGR), han desa­rro­lla­do un mé­to­do ba­sa­do en la ter­mo­gra­fía, que per­mi­te de­ter­mi­nar si una per­so­na es­tá enamorada a tra­vés de los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra que ex­pe­ri­men­ta su cuer­po al con­tem­plar la ima­gen de la per­so­na ama­da.

Se­gún el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Men­te, Ce­re­bro y Com­por­ta­mien­to (CIMCYC) de la UGR (www.ugr.es) es­te es el pri­mer “ma­pa tér­mi­co del amor” que se rea­li­za en el mun­do.

Aun­que los au­to­res ad­vier­ten de que “el pa­trón tér­mi­co del amor es muy com­ple­jo”, ase­gu­ran que sus re­sul­ta­dos de­mues­tran que el amor sube la tem­pe­ra­tu­ra en las me­ji­llas, las ma­nos, la zo­na de la bo­ca, el pe­cho y los ge­ni­ta­les, en­tre uno y dos gra­dos cen­tí­gra­dos.

“La ter­mo­gra­fía, téc­ni­ca que per­mi­te ob­te­ner imá­ge­nes de las tem­pe­ra­tu­ra en dis­tin­tas zo­nas, nos in­di­ca que la pa­sión es co­mo un ace­le­ra­dor que en­cen­die­ra nues­tro cuer­po”, se­gún el pro­fe­sor de la UGR Emi­lio Gó­mez Mi­lán, in­ves­ti­ga­dor del La­bo­ra­to­rio de Ter­mo­gra­fía del CIMCYC.

Gó­mez Mi­lán ex­pli­ca a Efe el con­te­ni­do de la com­bi­na­ción de dos imá­ge­nes ob­te­ni­das en ese la­bo­ra­to­rio du­ran­te es­te es­tu­dio, que acom­pa­ñan es­te re­por­ta­je.

“La ima­gen de arri­ba co­rres­pon­de a la lí­nea de ba­se del ma­pa tér­mi­co cor­po­ral de un su­je­to an­tes de ver las imá­ge­nes de su ama­da, mien­tras que la de aba­jo fue ob­te­ni­da des­pués de cin­co mi­nu­tos ob­ser­van­do es­tas imá­ge­nes, y en ella pue­de con­tem­plar­se có­mo se in­cre­men­tó la tem­pe­ra­tu­ra en de­ter­mi­na­das par­tes del cuer­po”, se­ña­la.

“La ima­gen es de un chi­co que pun­túa al­to en pa­sión y ba­jo en in­ti­mi­dad y com­pro­mi­so en su re­la­ción, que es muy re­cien­te (me­nos de seis me­ses) y se ob­ser­va un efec­to “arou­sal” (subida ge­ne­ral de la tem­pe­ra­tu­ra en ca­ra, ma­nos y pe­cho)”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Gó­mez Mi­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.