PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO

Ge­ne­ral­men­te se de­be a abu­rri­mien­to, fal­ta de ejer­ci­cio, lla­mar la aten­ción o an­sie­dad

Por Dentro - - MASCOTAS - Tex­to Mó­ni­ca Fe­rrer

Siem­pre he te­ni­do pe­rros y creo fir­me­men­te que de­ben te­ner buen comportamiento, so­bre to­do si son gran­des. El en­tre­na­mien­to que le he da­do a mis mascotas lo he apren­di­do por mi cuen­ta, le­yen­do, con una en­tre­na­do­ra y por ex­pe­rien­cia. No soy una ex­per­ta y con hu­mil­dad pue­do ad­mi­tir que la ma­yo­ría del tiempo, mis mascotas ha­cen lo que les da la ga­na...

Re­cien­te­men­te es­tán de­mos­tran­do un comportamiento que no me gus­ta y has­ta me preo­cu­pa un po­co por no es­tar se­gu­ra lo que pue­de in­di­car. Por es­ta ra­zón, me he da­do a la ta­rea de in­ves­ti­gar qué pue­de sig­ni­fi­car y si es ne­ce­sa­rio co­rre­gir­lo.

La ma­yo­ría de los problemas vie­nen por abu­rri­mien­to, fal­ta de ejer­ci­cio, que­rer lla­mar la aten­ción, an­sie­dad o men­sa­je equi­vo­ca­do por sus due­ños. Ade­más, es im­por­tan­te siem­pre tra­tar de de­ter­mi­nar la ra­zón pa­ra en­ton­ces tra­ba­jar pa­ra eli­mi­nar­la. Aquí al­gu­nas ra­zo­nes de comportamiento que de­be te­ner en cuen­ta:

La­dri­dos: Pa­ra po­der co­rre­gir­lo, hay que de­ter­mi­nar por qué lo es­ta vo­ca­li­zan­do. La reali­dad es que el la­dri­do en mu­chos ca­sos tie­ne su ra­zón, aler­ta, jue­go, bus­can­do aten­ción, an­sie­dad, abu­rri­mien­to o res­pon­dien­do a otros pe­rros. Pa­ra con­tro­lar la­dri­do ex­ce­si­vo hay que te­ner pa­cien­cia y ser con­sis­ten­te ade­más de en­se­ñar­le al pe­rro co­man­dos pa­ra la­drar y pa­ra si­len­cio.

Mor­der o mor­dis­quear: Es una ac­ción na­tu­ral pa­ra los pe­rros, pe­ro pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma si se ter­mi­na en des­truc­ción. Pue­de ser por­que le es­tán sa­lien­do los dien­tes, abu­rri­mien­to, ex­ce­so de ener­gía, an­sie­dad y cu­rio­si­dad. Pa­ra aten­der­lo, es­ti­mu­le al pe­rro a mor­der lo que es apro­pia­do pro­ve­yén­do­le una va­rie­dad de ju­gue­tes y li­mi­te el ac­ce­so a sus co­sas per­so­na­les co­mo los za­pa­tos.

Ex­ca­var: La ma­yo­ría de los pe­rros ha­cen es­to por ins­tin­to, aun­que al­gu­nas ra­zas son más pro­pen­sas por su his­to­rial de ca­ce­ría. Las ra­zo­nes pa­ra ex­ca­var usual­men­te son abu­rri­mien­to y ex­ce­so de ener­gía, an­sie­dad, ins­tin­to, bus­can­do con­fort (co­mo una cue­va o frío), es­con­der co­sas, pa­ra es­ca­par o ga­nar ac­ce­so. Si ex­ca­var es inevi­ta­ble, se­pa­re un área en el pa­tio don­de sea per­mi­ti­do, co­mo una ca­ja de are­na.

Agre­sión: Es im­por­tan­te sa­ber que cual­quier pe­rro tie­ne el po­ten­cial de vol­ver­se agre­si­vo. Es re­co­men­da­ble con­sul­tar al ve­te­ri­na­rio, pa­ra sa­ber si el ori­gen del pro­ble­ma es de sa­lud. Lue­go bus­que la ayu­da de un en­tre­na­dor con ex­pe­rien­cia o un es­pe­cia­lis­ta en comportamiento ca­nino. Usual­men­te se re­quie­re to­mar me­di­das se­rias pa­ra pro­te­ger a otros de pe­rros agre­si­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.