Re­co­men­da­cio­nes

Por Dentro - - RELACIONES -

Las psi­có­lo­gas de Cal­ma re­co­mien­dan que, en la me­di­da de lo po­si­ble y siem­pre que ella quie­ra, sea la ma­dre la que se ocu­pe de los cui­da­dos de su hi­jo. “Es­to fa­vo­re­ce­rá la crea­ción de un víncu­lo po­si­ti­vo pa­ra am­bos, ma­dre y be­bé”, afir­man. “El apo­yo y te­ner una red so­cial de con­ten­ción es otra cla­ve pa­ra la su­pera­ción del cua­dro. La ma­dre de­be dis­po­ner de per­so­nas en su en­torno con las que con­tar sin sen­tir­se juz­ga­da sino com­pren­di­da y va­lo­ra­da en su nue­vo pa­pel de ma­dre”, in­di­can. Tam­bién apun­tan que si no po­see esas per­so­nas pa­ra ayu­dar­le, “pue­de apun­tar­se a al­gu­na ac­ti­vi­dad don­de ha­ya ma­dres co­mo ella, por ejem­plo, pi­la­tes o yo­ga pa­ra ma­más, gru­pos de lac­tan­cia o de crian­za, etc. Es­to es un fac­tor pro­tec­tor y te­ra­péu­ti­co muy po­ten­te”, pre­ci­san. De igual ma­ne­ra, la OMS re­co­mien­da man­te­ner el con­tac­to y pa­sar tiem­po con fa­mi­lia­res y ami­gos, así co­mo ha­blar con otras ma­dres con las que com­par­tir ex­pe­rien­cias y sa­lir al ai­re li­bre cuan­do sea po­si­ble. “En en­tor­nos se­gu­ros, dar un pa­seo con su hi­jo es bueno pa­ra am­bos”, ex­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.