Las so­bras de la co­mi­da

Por Dentro - - MASCOTAS -

Es di­fí­cil re­sis­tir la mi­ra­da no­ble del pe­rro cuan­do su­pli­ca en la me­sa por co­mi­da. Pe­ro cuan­do re­com­pen­sas su la­dri­do o llo­ri­queo con un po­co de tu co­mi­da, lo mo­ti­vas a pe­dir más en el fu­tu­ro y se aca­ba­ron las ce­nas fa­mi­lia­res sin el pe­rro pi­dien­do. Si le quie­res dar so­bras, que no es lo re­co­men­da­ble, haz­lo le­jos de la me­sa y usa esa co­mi­da co­mo re­com­pen­sa por buen com­por­ta­mien­to, pe­ro ase­gú­ra­te que lo que le vas a dar no sea to­xi­co pa­ra mas­co­tas. (Por Mó­ni­ca Fe­rrer)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.