El trau­ma se pue­de su­pe­rar

Por Dentro - - SANA MENTE - POR Lu­cía A. Lo­za­da La­ra­cuen­te lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

Es in­du­da­ble que el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría de­jó a su pa­so un sin­nú­me­ro de re­tos que han so­ca­va­do a los ciu­da­da­nos en más de una fa­ce­ta, sien­do la sa­lud men­tal uno de los as­pec­tos más preo­cu­pan­tes.

De he­cho, por me­ses, ha si­do co­mún es­cu­char el tér­mino ‘tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co’ (PTSD, en in­glés) aso­cia­do a las vi­ven­cias de bá­si­ca­men­te to­da la po­bla­ción de la is­la lue­go del gol­pe de Ma­ría, la cual en me­nor o en ma­yor gra­do, ha ex­pe­ri­men­ta­do an­gus­tia, pe­si­mis­mo y des­con­sue­lo.

Co­mo men­cio­na el doc­tor Char­les Fi­gley, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Trau­ma­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Tu­la­ne, aun­que en­fren­tar el do­lor es in­có­mo­do y di­fí­cil, es im­por­tan­te re­co­no­cer que el trau­ma, en ge­ne­ral, no cons­ti­tu­ye PTSD y que no todas las per­so­nas que en­fren­tan un even­to trau­má­ti­co van a desa­rro­llar es­ta con­di­ción.

A in­vi­ta­ción de Foun­da­tion for Puer­to Ri­co, el in­ves­ti­ga­dor y aca­dé­mi­co es­tu­vo de vi­si­ta en la is­la re­cien­te­men­te, con el fin de com­pren­der la his­to­ria y el sen­tir de los puer­to­rri­que­ños a raíz del pa­so del hu­ra­cán Ma­ría y sus con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas a ni­vel in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo.

El in­ves­ti­ga­dor y aca­dé­mi­co es en­fá­ti­co al se­ña­lar que un com­po­nen­te im­por­tan­te del pro­ce­so de re­co­no­cer la di­fe­ren­cia en­tre PTSD y la an­sie­dad ge­ne­ra­da por un even­to trau­má­ti­co es com- pren­der el pro­ce­so na­tu­ral o nor­mal que im­pli­ca en­fren­tar un trau­ma de cual­quier ti­po.

Pa­ra el pro­pul­sor del fa­mo­so tér­mino “es­ta­mos ha­blan­do de la res­pues­ta na­tu­ral a un trau­ma, ya que la ma­yo­ría de las per­so­nas que son afec­ta­das por un trau­ma no van a desa­rro­llar PTSD”, acla­ra.

Un pa­trón que se re­pi­te: las 5 pre­gun­tas

El doc­tor Fi­gley, quien por 40 años se ha de­di­ca­do al aná­li­sis de even­tos trau­má­ti­cos y ha es­tu­dia­do al­re­de­dor de 35 de ellos a tra­vés de su ca­rre­ra, ex­pli­ca que exis­te un pa­trón que se re­pi­te en el trans­cur­so de una ca­tás­tro­fe tan­to a ni­vel in­di­vi­dual co­mo so­cial.

El doc­tor Fi­gley re­afir­ma que, “ca­da vez que se en­fren­ta un even­to trau­má­ti­co, in­de­pen­dien­te­men­te de si es un desas­tre na­tu­ral u otro in­ci­den­te, exis­ten cin­co pre­gun­tas cla­ve que te­ne­mos que abor­dar pa­ra sen­tir­nos se­gu­ros nue­va­men­te: qué pa­só, por qué pa­só, por qué ac­tué co­mo lo hi­ce en el mo­men­to que pa­só, por qué he ac­tua­do de la ma­ne­ra

El doc­tor Char­les Fi­gley, pro­pul­sor del tér­mino ‘tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co’, vi­si­tó la is­la pa­ra co­no­cer lo que sen­ti­mos a un año del hu­ra­cán Ma­ría

en que lo he he­cho des­de en­ton­ces y qué ocu­rri­rá si pa­sa nue­va­men­te”.

“Us­te­des to­da­vía no es­tán con­ven­ci­dos de que es­tán se­gu­ros”, sos­tie­ne el in­ves­ti­ga­dor, quien, sin ahon­dar en asun­tos po­lí­ti­cos, re­co­no­ce que en el pro­ce­so de li­diar con el trau­ma un ele­men­to im­por­tan­te es re­co­no­cer y res­pe­tar no so­lo a los fa­lle­ci­dos, sino tam­bién a los so­bre­vi­vien­tes.

El trau­ma se pue­de so­bre­lle­var

“El trau­ma y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, el PTSD, son un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, pe­ro, si hay su­fi­cien­te edu­ca­ción, las per­so­nas pue­den re­ci­bir tra­ta­mien­to no so­lo por par­te de psi­quia­tras y los psi­có­lo­gos, sino tam­bién a tra­vés de la fe, los clu­bes, los ami­gos y las ac­ti­vi­da­des co­mu­ni­ta­rias, se­ña­la en­fá­ti­ca­men­te el doc­tor Fi­gley.

“La idea es crear una red de re­si­lien­cia que emu­le lo que lo­gra­mos lue­go de Ka­tri­na, por­que los desas­tres son opor­tu­ni­da­des pa­ra in­no­var”, sos­tie­ne por su par­te, el doc­tor Reg­gie Fe­rrei­ra, di­rec­tor de la Di­sas­ter Re­si­lien­ce Lea­ders­hip Academy y ca­te­drá­ti­co aso­cia­do de la Es­cue­la de Tra­ba­jo So­cial de la Uni­ver­si­dad de Tu­la­ne.

Por su par­te, el doc­tor Fi­gley, quien ex­pli­ca que en su poco tiem­po en la is­la ha po­di­do re­co­no­cer el sen­ti­do de co­mu­ni­dad que tie­nen los puer­to­rri­que­ños, des­ta­ca que, du­ran­te su vi­si­ta, es­pe­ra en­con­trar ele­men­tos afi­nes con New Or­leans y que fue­ron crí­ti­cos pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la ciu­dad, co­mo fue, por ejem­plo, el uso de la mú­si­ca en ma­ni­fes­ta­cio­nes de due­lo, co­no­ci­da co­mo se­cond li­ne y que mues­tra un de­li­ca­do ba­lan­ce en­tre la ale­gría y la tris­te­za en una ce­le­bra­ción de vi­da y de hon­ra pa­ra los fa­lle­ci­dos y que cons­ti­tu­ye una es­pe­cie de cie­rre de ci­clo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.