CI­RU­GÍA LA­PA­ROS­CÓ­PI­CA RE­ME­DIO PA­RA EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO

La fun­do­pli­ca­tu­ra la­pa­ros­có­pi­ca de Nis­sen no es nue­va pe­ro mu­chos la des­co­no­cen

Por Dentro - - CONCIENCIA MÉDICA - POR Lu­cía A. Lo­za­da La­ra­cuen­te lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

Aun­que no exis­ten estadísticas so­bre el reflujo en la is­la, se es­ti­ma que de un 20 a un 30 % de la po­bla­ción pue­de pa­de­cer­lo, ex­pli­ca el doc­tor Ramon K. So­to­ma­yor, ci­ru­jano ge­ne­ral del Hos­pi­tal HIMA San Pa­blo Caguas, quien rea­li­za un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co —la fun­do­pli­ca­tu­ra— de NIS­SEN el cual me­jo­ra los sín­to­mas del reflujo, a la vez que co­rri­ge las her­nias hia­ta­les, las cua­les es­tán pre­sen­tes en la ma­yo­ría de los pa­cien­tes con reflujo.

“La ma­yo­ría de las per­so­nas su­fren reflujo en al­gún mo­men­to de sus vi­das: des­pués de una fies­ta, des­pués de co­mer­se unos pas­te­les o des­pués de un chin­cho­rreo. Y mu­chas per­so­nas que tie­nen reflujo tam­bién tie­nen eso­fa­gi­tis y se pue­den ma­ne­jar efec­ti­va­men­te con me­di­ca­men­to, sin ha­cer na­da más”, des­ta­ca el tam­bién ci­ru­jano on­có­lo­go, quien aña­de que el reflujo es un pro­ble­ma que ocu­rre cuan­do el áci­do del es­tó­ma­go sube anor­mal- men­te al esó­fa­go.

“Nor­mal­men­te, el esó­fa­go tie­ne una for­ma de con­traer­se y man­te­ner el ba­lan­ce con el es­tó­ma­go, pe­ro, en las per­so­nas con reflujo, los múscu­los don­de el esó­fa­go se une con el es­tó­ma­go no se cie­rran co­rrec­ta­men­te, oca­sio­nan­do que el áci­do del es­tó­ma­go suba al esó­fa­go y cau­se mu­chos sín­to­mas”, ex­pli­ca el doc­tor So­to­ma­yor, al men­cio­nar que en­tre los sín­to­mas más co­mu­nes se en­cuen­tran la “her­be­de­ra”, o la sen­sa­ción de que­ma­zón de­trás del es­ter­nón, y la re­gur­gi­ta­ción (de­vol­ver los ali­men­tos).

Usual­men­te, los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da y los me­di­ca­men­tos son las pri­me­ras lí­neas de tra­ta­mien­to, y aun­que el diag­nós­ti­co, en ge­ne­ral, no re­quie­re prue­bas, en ca­sos sen­ci­llos, si los sín­to­mas no me­jo­ran, se pue­de con­fir­mar la con­di­ción con una en­dos­co­pia.

“Los can­di­da­tos a ci­ru­gía son aque­llos que tie­nen la re­gur­gi­ta­ción co­mo su sín­to­ma prin­ci­pal. Si una per­so­na es­tá te­nien­do cons­tan­te­men­te la sen­sa­ción de que se le van a sa­lir los lí­qui­dos del es­tó­ma­go o que por la no­che tie­ne que dor­mir sen­ta­da por­que sien­te que se le van a sa­lir los lí­qui­dos del es­tó­ma­go, pues eso es re­gur­gi­ta­ción. Esos pa- cien­tes tien­den a te­ner una her­nia gran­de y se be­ne­fi­cian sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de ci­ru­gía”, ex­pli­ca el doc­tor So­to­ma­yor, quien aña­de que la otra gran in­di­ca­ción pa­ra la ci­ru­gía son aque­llos que ne­ce­si­tan me­di­ca­men­tos de por vi­da. “Te­ne­mos que em­pe­zar a ver es­to co­mo un pro­ble­ma me­cá­ni­co que se pue­de me­jo­rar con ci­ru­gía y que pue­de, a lar­go pla­zo, me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te y pre­ve­nir com­pli­ca­cio­nes se­rias, co­mo eso­fa­gi­tis. Es­ta es una in­fla­ma­ción del esó­fa­go, la cual, a lar­go pla­zo, pue­de oca­sio­nar san­gra­do, úl­ce­ras y es­tre­chez del esó­fa­go”, di­ce el ci­ru­jano, quien aña­de que los pa­cien­tes po­drían desa­rro­llar una con­di­ción de­no­mi­na­da esó­fa­go de Ba­rretts. Es­te es un tras­torno en el cual el re­ves­ti­mien­to del esó­fa­go pre­sen­ta da­ño a cau­sa del áci­do gás­tri­co y es con­si­de­ra­do co­mo el pre­cur­sor al cán­cer de esó­fa­go.

“Una vez te­ne­mos cam­bios se­ve­ros o una dis­pla­sia en la mu­co­sa del esó­fa­go, eso es al­go que se sa­le de lo que po­de­mos ma­ne­jar ade­cua­da­men­te”, ad­vier­te el doc­tor So­to­ma­yor, quien ex­pli­ca que, aun­que la ma­yo­ría de las per­so­nas que tie­nen el esó­fa­go de Ba­rretts pue­den vi­vir muy bien y no tie­nen nin­gún pro­ble­ma, hay un pe­que­ño gru­po que pue­de desa­rro­llar cán­cer en el esó­fa­go, que es una de la muy di­fí­cil de tra­tar. co­pio, que per­mi­te ob­ser­var las es­truc­tu­ras in­ter­nas del cuer­po. Es­ta es una téc­ni­ca de ci­ru­gía mi­ni­ma­men­te in­va­si­va, que cau­sa poco do­lor, al con­tra­rio de la ci­ru­gía tra­di­cio­nal abier­ta. Du­ran­te la ci­ru­gía se co­rri­gen las her­nias hia­ta­les y en ca­sos de her­nias gran­des se uti­li­za re­fuer­zo con una ma­lla bio­ló­gi­ca. El ci­ru­jano sub­ra­ya que la es­ta­día pro­me­dio en el hos­pi­tal es de 36 a 48 ho­ras y que la ci­ru­gía tie­ne muy po­cas con­tra­in­di­ca­cio­nes. “De­fi­ni­ti­va­men­te es­tá con­tra­in­di­ca­do en al­guien con en­fer­me­dad se­ve­ra del co­ra­zón o pul­mo­nar. Al­guien que ten­ga in­ha­bi­li­dad pa­ra to­le­rar anes­te­sia” no pue­de ser can­di­da­to a es­ta ci­ru­gía, de­ta­lla el ci­ru­jano, quien aña­de que “cier­tas per­so­nas que han te­ni­do ci­ru­gías de es­tó­ma­go, co­mo, por ejem­plo, los pa­cien­tes que se han so­me­ti­do a la gas­trec­to­mía de man­ga al no te­ner el fun­dus (par­te su­pe­rior) del es­tó­ma­go, por lo que no se les pue­de ha­cer la fun­do­pli­ca­ción.

El ci­ru­jano de­ta­lla que, “con cier­ta frecuencia ve­mos a pa­cien­tes con obe­si­dad mór­bi­da que tie­nen reflujo y son di­fí­ci­les de ma­ne­jar por­que la ci­ru­gía de reflujo no los va a ayu­dar tan­to co­mo los po­dría ayu­dar otro ti­po de ci­ru­gía y tie­nen un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral al­to”. A es­tos “los man­da­mos a re­ba­jar y se dan cuen­ta de que, per­dien­do mu­chas li­bras se les cu­ra el reflujo y no tie­nen que ope­rar­se”, de­ta­lla. “Afor­tu­na­da­men­te, es­ta es una de esas con­di­cio­nes en las que en la ma­ña­na si­guien­te o en la mis­ma no­che de la ci­ru­gía los sín­to­mas van a me­jo­rar tan pron­to se eli­mi­ne el áci­do”, en­fa­ti­za el doc­tor So­to­ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.