¿Cuán­to tiem­po pue­den pa­sar los ni­ños an­te una pan­ta­lla?

Por Dentro - - FAMILIA Y CRIANZA - POR Jo­se­fi­na Bar­ce­ló Jiménez jo­se­fi­na.bar­ce­lo@gfrme­dia.com

De­cir que los ni­ños na­cen con el chip de la tec­no­lo­gía, no es una idea tan des­ca­be­lla­da co­mo pa­re­ce. Y es que des­de muy pe­que­ños, ya es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con lo que es un ce­lu­lar, men­sa­jes de tex­to, re­pro­duc­to­res mp3, re­des so­cia­les e in­ter­net, en­tre otros. Da­tos de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría in­di­can que, ca­si el 75 % de los ni­ños y ado­les­cen­tes en Es­ta­dos Uni­dos, po­seen un ce­lu­lar. Los ado­les­cen­tes tie­nen ac­ce­so al in­ter­net, ven te­le­vi­sión y ví­deos y des­car­gan apli­ca­cio­nes in­ter­ac­ti­vas. Las apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les per­mi­ten com­par­tir fo­tos, ju­gar y ha­blar por vi­deo chats. El 25 % de los ado­les­cen­tes di­cen es­tar “cons­tan­te­men­te co­nec­ta­dos” al in­ter­net. Más del 70 % vi­si­ta va­rias re­des so­cia­les, co­mo Fa­ce­book, Snap­chat e Ins­ta­gram y en 4 de ca­da 5 ho­ga­res, tie­nen un dis­po­si­ti­vo pa­ra ju­gar vi­deo­jue­gos.

La doc­to­ra en psi­co­lo­gía Nay­chaly Ri­ve­ra Nie­ves, fun­da­do­ra del Cen­tro PIEN­SA, Psi­co­lo­gía In­no­va­do­ra, en Ha­to Rey, ase­gu­ra que la in­ter­net y otras tec­no­lo­gías no son per­ju­di­cia­les pa­ra los ni­ños y ado­les­cen­tes, siem­pre y cuan­do los padres es­tén aten­tos, le li­mi­ten el tiem­po de su uso y dia­lo­guen con sus hi­jos so­bre los pe­li­gros que pue­den en­con­trar na­ve­gan­do. “El de­ber de los padres es ase­gu­rar­se de que to­do lo que sus hi­jos vi­si­tan en in­ter­net, sea se­gu­ro y edu­ca­ti­vo. Sin em­bar­go, un con­su­mo ex­ce­si­vo e inade­cua­do, pue­de afec­tar la sa­lud fí­si­ca del me­nor, así co­mo su de­sa­rro­llo per­so­nal y es­co­lar”, se­ña­la.

¿Cuántas ho­ras al día?

Se­gún Ri­ve­ra Nie­ves, los padres son los pri­me­ros que tie­nen que dar el ejem­plo. “Si los hi­jos ven a sus padres usan­do to­do el tiem­po la compu­tado­ra o el ce-

lu­lar, fue­ra de ho­ras de tra­ba­jo, se­rá di­fí­cil de­cir­les a sus hi­jos que no ha­gan lo mis­mo. Y es que los ni­ños y los ado­les­cen­tes imi­tan las ac­ti­tu­des y los há­bi­tos de sus padres”, ad­vier­te.

Aho­ra bien, di­ce Ri­ve­ra que si los hi­jos tie­nen que rea­li­zar ac­ti­vi­da­des es­co­la­res o bus­car in­for­ma­ción pa­ra la es­cue­la en los me­dios di­gi­ta­les, el tiem­po de­be­rá ser el que ne­ce­si­ten. “Pe­ro el tiem­po que de­di­quen a las re­des so­cia­les, vi­deo­jue­gos, jue­gos on-li­ne, chats, y otros, de­be ser con­tro­la­do. Lo ideal es lle­gar a un acuer­do con los hi­jos, del tiem­po que pue­den uti­li­zar los me­dios di­gi­ta­les y pantallas, te­nien­do en cuen­ta la edad, sa­lud, per­so­na­li­dad y su ni­vel de de­sa­rro­llo. Ade­más, de­ben ex­pli­car­les el mo­ti­vo por el cual pa­sar de­ma­sia­das ho­ras fren­te a una pan­ta­lla pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra ellos”, sub­ra­ya.

La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría orien­ta so­bre el tiem­po de ex­po­si­ción a los me­dios di­gi­ta­les y pantallas que de­ben es­tar ex­pues­tos los ni­ños, se­gún su edad.

Los me­no­res de 2 años, no de­ben ser ex­pues­tos nun­ca a pantallas, in­clu­si­ve la te­le­vi­sión. Du­ran­te esa eta­pa, el ce­re­bro del ni­ño es­tá en cre­ci­mien­to y ne­ce­si­ta de la ma­ni­pu­la­ción de ob­je­tos y el con­tac­to di­rec­to con per­so­nas. Aun­que el ni­ño me­nor de 2 años pue­da ju­gar en un dis­po­si­ti­vo di­gi­tal, su ce­re­bro no es ca­paz de tras­la­dar esa ex­pe­rien­cia a su mun­do real.

De igual ma­ne­ra, sos­tie­ne la Aca­de­mia, el tiem­po má­xi­mo de ex­po­si­ción a pantallas pa­ra los ni­ños en­tre 2 a 5 años, de­be ser de una ho­ra dia­ria, aun­que lo ideal es 30 mi­nu­tos. Los padres de­ben ele­gir los con­te­ni­dos, pre­fe­ri­ble­men­te edu­ca­ti­vos, tan­to de la te­le­vi­sión co­mo del res­to de los dis­po­si­ti­vos.

A los ni­ños en­tre 5 y 12 años se les pue­de ir au­men­tan­do el tiem­po de ex­po­si­ción a las pantallas, en­tre 60 mi­nu­tos a 90 mi­nu­tos dia­rios. A es­ta edad, los padres de­ben su­per­vi­sar los con­te­ni­dos que vean sus hi­jos y ha­bi­li­tar los con­tro­les pa­ren­ta­les pa­ra que no pue­dan ac­ce­der a pá­gi­nas inade­cua­das.

De los 12 a los 17 años, no de­be­rían so­bre­pa­sar las dos ho­ras dia­rias. En es­ta eta­pa, los me­no­res ha­cen uso ma­yor­men­te de las re­des so­cia­les, por lo que los padres de­ben co­no­cer có­mo fun­cio­nan y ha­blar con sus hi­jos so­bre los pe­li­gros que pue­den en­con­trar. De he­cho, por ley, los me­no­res de 14 años no pue­den abrir cuen­tas en la ma­yo­ría de las re­des so­cia­les.

“Los hi­jos me­no­res de­be­rían usar los me­dios di­gi­ta­les en un lu­gar co­mún de la ca­sa, nun­ca en­ce­rra­dos en sus cuar­tos, de ma­ne­ra que los padres pue­dan su­per­vi­sar­los. Los padres de­ben re­vi­sar los con­te­ni­dos de los jue­gos y apli­ca­cio­nes, es­tos de­ben es­tar re­co­men­da­dos pa­ra la edad de su hi­jo y que no ten­gan con­te­ni­do de vio­len­cia ni se­xo”, ma­ni­fies­ta la ex­per­ta.

Se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos, si un ni­ño pa­sa dos ho­ras dia­rias fren­te al or­de­na­dor, es­tá ad­qui­rien­do un há­bi­to que a ma­yor edad irá en au­men­to.

Efec­tos per­ju­di­cia­les

El uso ex­ce­si­vo de los me­dios di­gi­ta­les y pantallas pue­de ex­po­ner a un ni­ño y a un ado­les­cen­te a di­fe­ren­tes ries­gos. “Pue­de te­ner pro­ble­mas de sa­lud, co­mo su­frir do­lo­res de ca­be­za, se le afec­ta la vis­ta, al­te­ra­cio­nes de sue­ño, agre­si­vi­dad, mos­trar­se más ner­vio­so, más ries­go de dé­fi­cit de aten­ción, tras­tor­nos de ali­men­ta­ción y obe­si­dad, en­tre otros. Ade­más, cuan­do los con­te­ni­dos son inade­cua­dos a su edad, pue­den desa­rro­llar com­por­ta­mien­tos vio­len­tos o aca­bar te­nien­do una ima­gen dis­tor­sio­na­da de la se­xua­li­dad”, pro­fun­di­za la psi­có­lo­ga.

La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría ex­pli­ca so­bre el ries­go pa­ra la sa­lud, el desem­pe­ño es­co­lar y los ries­gos en la red cuan­do los hi­jos uti­li­zan sin con­trol los me­dios di­gi­ta­les y pantallas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.