SE­GU­RI­DAD EN LA RED

Por Dentro - - FAMILIA Y CRIANZA -

Com­por­ta­mien­tos ries­go­sos. La ex­po­si­ción a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del con­su­mo del al­cohol, ta­ba­co o com­por­ta­mien­tos se­xua­les es­tán aso­cia­dos a la ini­cia­ción tem­pra­na de es­tos com­por­ta­mien­tos.

El “sex­teo”, la pri­va­ci­dad y los pre­da­do­res. El “sex­teo” es la prác­ti­ca de en­viar imá­ge­nes des­nu­das o se­mi­des­nu­das, así co­mo men­sa­jes de tex­to ex­plí­ci­tos por el ce­lu­lar. Cer­ca de 12 % de la ju­ven­tud, en­tre los 10 y 19 años de edad, han en­via­do una foto se­xual a otra per­so­na. “Es im­por­tan­te que los padres ha­blen con sus hi­jos y les acla­ren que, una vez que el con­te­ni­do se en­vía y se com­par­te con otros, no se pue­de bo­rrar ni eli­mi­nar com­ple­ta­men­te. Hay per­so­nas que pue­den uti­li­zar la foto pa­ra chan­ta­jear­los más ade­lan­te o pa­ra otros fi­nes no desea­dos”, re­co­no­ce la ex­per­ta.

De­lin­cuen­tes se­xua­les. Otro ries­go es que los de­lin­cuen­tes se­xua­les pue­den es­tar usan­do las re­des, los sa­lo­nes de chats, los co­rreos elec­tró­ni­cos y los vi­deo­jue­gos en lí­nea, pa­ra con­tac­tar y ex­plo­tar a los ni­ños. “Di­le a tu hi­jo que ten­ga cui­da­do a la ho­ra de re­la­cio­nar­se vir­tual­men­te con per­so­nas des­co­no­ci­das, ya que mu­chas fin­gen otro per­fil. No de­ben ha­blar por chat o e-mails con des­co­no­ci­dos, igual que ha­rían en la ca­lle”, sos­tie­ne la psi­có­lo­ga.

Aco­so ci­ber­né­ti­co. Los ni­ños y los ado­les­cen­tes en lí­nea pue­den ser víc­ti­mas del aco­so ci­ber­né­ti­co. Es­te pue­de te­ner un efec­to ne­ga­ti­vo a cor­to y lar­go pla­zo, en la vi­da so­cial, el desem­pe­ño aca­dé­mi­co y la sa­lud de la víc­ti­ma. “Ha­bla con tu hi­jo so­bre es­te te­ma y di­le que si es víc­ti­ma de aco­so o un ami­go su­yo lo es, no se de­be que­dar ca­lla­do, que te lo di­ga o a un maes­tro de su con­fian­za”, de­ta­lla Ri­ve­ra Nie­ves.

“Si com­par­ti­mos con nues­tros hi­jos la in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con las nue­vas tec­no­lo­gías, si les ha­bla­mos cla­ro, si les en­se­ña­mos con nues­tro ejem­plo y les bus­ca­mos al­ter­na­ti­vas en otras ac­ti­vi­da­des co­mo el de­por­te, la mú­si­ca, la lec­tu­ra, en­tre otras, nues­tros hi­jos po­drán go­zar de una vi­da más fe­liz y se­gu­ra”, con­clu­ye Ri­ve­ra Nie­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.