LA OBE­SI­DAD EN NI­ÑOS ES EVITABLE

Por Dentro - - ALERTA PREVENTIVA - POR Lu­cía A. Lo­za­da La­ra­cuen­te lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), a ni­vel mun­dial, la pre­va­len­cia de obe­si­dad se ha tri­pli­ca­do.

En las ci­fras más re­cien­tes, la en­ti­dad se­ña­la que más de 1,900 mi­llo­nes de adul­tos de 18 años o más te­nían so­bre­pe­so, de los cua­les, más de 650 mi­llo­nes eran obe­sos. La po­bla­ción in­fan­til tam­bién se ha vis­to afec­ta­da y, pa­ra la mis­ma fe­cha, 41 mi­llo­nes de ni­ños me­no­res de cin­co años te­nían so­bre­pe­so o eran obe­sos, y, más de 340 mi­llo­nes de ni­ños y ado­les­cen­tes en­tre 5 y 19 años su­frían de so­bre­pe­so u obe­si­dad.

La si­tua­ción se ha ca­ta­lo­ga­do co­mo epi­dé­mi­ca y, se­gún la doc­to­ra Wihel­ma Eche­va­rría Cor­tés, gas­troen­te­ró­lo­ga pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal HIMA San Pa­blo Caguas, en Puer­to Ri­co, las ci­fras es­ti­ma­das se­ña­lan que el 14 % de los ado­les­cen­tes es­tán en so­bre­pe­so y que el 11 % es­tán obe­sos.

Se pue­de pre­ve­nir

Aun­que el com­po­nen­te ge­né­ti­co de la en­fer­me­dad es in­ne­ga­ble, pa­ra la doc­to­ra Eche­va­rría Cor­tés es ne­ce­sa­rio que los padres y cui­da­do­res to­men en con­si­de­ra­ción el im­pac­to del com­por­ta­mien­to apren­di­do y del com­po­nen­te am­bien­tal.

“Los ni­ños apren­den los mis­mos há­bi­tos que sus padres y por am­bien­te nos re­fe­ri­mos al con­tex­to don­de vi­ve el pa­cien­te y a los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que ten­ga la fa­mi­lia”, pa­ra brin­dar una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da en el ho­gar, sos­tie­ne, al re­cal­car que, en la ac­tua­li­dad y, so­bre to­do, lue­go del pa­so del hu­ra­cán Ma­ría, el con­cep­to “in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, que no es lo mis­mo que po­bre­za ni ham­bru­na, ha co­bra­do au­ge.

La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra de­fi­ne in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria co­mo la in­ges­tión in­su­fi­cien­te de ali­men­tos, que pue­de ser tran­si­to­ria (cuan­do ocu­rre en épo­cas de cri­sis), es­ta­cio­nal o crónica (cuan­do su­ce­de de con­ti­nuo) y es­ta­ble­ce su víncu­lo cer­cano con el so­bre­pe­so. Sus mo­ti­vos pue­den ser va­rios, en­tre los que se in­clu­yen, la fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos y de po­der ad­qui­si­ti­vo, la ma­la dis­tri­bu­ción de los ali­men­tos y su uso inade­cua­do, en­tre otros.

“Los nú­me­ros de fa­mi­lias, a ni­vel mun­dial y en Puer­to Ri­co, que ex­pe­ri­men­tan in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria son al­tí­si­mos”, adu­ce la doc­to­ra Eche­va­rría Cor­tés, a lo cual se aña­de un con­cep­to erró­neo de que es más cos­to efec­ti­vo com­prar ali­men­tos pre­pa­ra­dos fue­ra del ho­gar en lu­gar de ir al su­per­mer­ca­do y ha­cer una com­pra que pue­de lle­var te­ner una die­ta ba­lan­cea­da. A es­te ele­men­to se aña­de la inac­ti­vi­dad fí­si­ca o se­den­ta­ris­mo. Del mis­mo mo­do, la es­pe­cia­lis­ta men­cio­na que es­tu­dios han com­pro­ba­do la im­por­tan­cia del desa­yuno en el con­trol del pe­so, así co­mo de la lac­tan­cia ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da.

La doc­to­ra Eche­va­rría Cor­tés ex­pli­ca que la obe­si­dad in­fan­til es­tá aso­cia­da a un ma­yor ries­go de desa­rro­llar en­fer­me­da­des pre­ma­tu­ra­men­te, en­tre ellas, dis­li­pi­de­mias, dia­be­tes ti­po 2, cardiopatías e hí­ga­do gra­so, el cual, even­tual­men­te po­dría lle­var a ci­rro­sis de hí­ga­do que pu­die­ra re­que­rir un tras­plan­te.

“Los pa­cien­tes in­fan­ti­les que es­tán en so­bre­pe­so tam­bién pue­den desa­rro­llar ap­nea obs­truc­ti­va del sue­ño, lo que im­pli­ca que si no des­can­san bien du­ran­te las ho­ras de sue­ño, por el día van a es­tar can­sa­dos y no van a es­tar aten­tos en la es­cue­la. Es­to con­lle­va a pro­ble­mas es­co­la­res”, di­ce, al men­cio­nar que se de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción a los pro­ble­mas emo­cio­na­les que pue­den aca­rrear prác­ti­cas co­mo el fat sha­ming , me­dian­te la cual se aver­güen­za a otros por su pe­so y que con el ad­ve­ni­mien­to de las re­des so­cia­les se ha agu­di­za­do, aña­de, al enu­me­rar la cas­ca­da de pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal que pu­die­ra so­bre­ve­nir de­bi­do a la obe­si­dad tie­ne efec­tos alar­man­tes.

La es­pe­cia­lis­ta re­cal­ca que aun­que mu­chas de es­tas co­mor­bi­li­da­des no se ob­ser­van a tem­pra­na edad, el pro­ble­ma de la obe­si­dad a tem­pra­na edad es que los adul­tos jó­ve­nes pu­die­ran desa­rro­llar es­tas en­fer­me­da­des an­tes.

En­fo­ques de tra­ta­mien­to

Del mis­mo mo­do que la obe­si­dad in­fan­til es un pro­ble­ma mul­ti­fac­to­rial, el tra­ta­mien­to tie­ne que ser mul­ti­dis­ci­pli­na­rio. Y, aun­que en cier­tas ins­tan­cias se po­dría con­si­de­rar la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca en pa­cien­tes pe­diá­tri­cos con obe­si­dad se­ve­ra a los que otras vías de tra­ta­mien­to les han fa­lla­do, la reali­dad es que es­te acer­ca­mien­to en par­ti­cu­lar es to­da­vía al­ta­men­te con­tro­ver­sial.

La es­pe­cia­lis­ta men­cio­na que, en tér­mi­nos de me­di­ca­men­tos hay uno so­lo apro­ba­do pa­ra pa­cien­tes pe­diá­tri­cos, aun­que no siem­pre es una bue­na op­ción y de­be ser el mé­di­co quien de­ci­da si es una bue­na op­ción pa­ra su pa­cien­te. Es­te es un me­di­ca­men­to que in­hi­be la li­pa­sa pan­creá­ti­ca (una en­zi­ma pro­du­ci­da por el pán­creas y que se se­cre­ta en el in­tes­tino del­ga­do don­de ayu­da a des­com­po­ner las gra­sas que in­ge­ri­mos).

“Es­ta ha­ce que el pa­cien­te ma­lab­sor­ba las gra­sas, pe­ro el pro­ble­ma es que tie­ne unos efec­tos se­cun­da­rios a ve­ces un poco des­agra­da­bles, in­clu­yen­do dia­rreas con gra­sas y pro­ble­mas de in­con­ti­nen­cia, ade­más que evi­ta que al­gu­nas vi­ta­mi­nas se ab­sor­ban bien”, di­ce la doc­to­ra Eche­va­rría Cor­tés, pa­ra aña­dir que aun­que en es­tu­dios rea­li­za­dos, al­gu­nos pa­cien­tes que to­ma­ron el me­di­ca­men­to ba­ja­ron de pe­so, la pér­di­da no fue tan­ta y tan pron­to de­ja­ron el me­di­ca­men­to vol­vie­ron a ga­nar­lo.

La doc­to­ra re­cal­ca el va­lor in­cal­cu­la­ble que tie­ne la eva­lua­ción del pe­dia­tra, pa­ra ayu­dar en el diag­nós­ti­co y ma­ne­jo de los fac­to­res me­ta­bó­li­cos que cau­san so­bre­pe­so, al igual que con el tra­ta­mien­to de las co­mor­bi­li­da­des aso­cia­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.