DA­TOS SO­BRE LA DERMATITIS ATÓPICA

Es una con­di­ción ge­né­ti­ca y un tras­torno au­to­in­mu­ne de unas cé­lu­las co­no­ci­das co­mo lin­fo­ci­tos TH2

Por Dentro - - CHECK LIST - POR Redacción de Por Den­tro

La dermatitis atópica es una en­fer­me­dad que pue­de lle­gar a ser in­ca­pa­ci­tan­te y con­lle­var un ma­ne­jo pro­lon­ga­do y cos­to­so. Re­quie­re del apo­yo de fa­mi­lia­res y ami­gos pa­ra so­bre­lle­var­la. En una en­tre­vis­ta con Jo­sé Gon­zá­lez Chá­vez, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía y ex­ca­te­drá­ti­co del De­par­ta­men­to de Der­ma­to­lo­gía del Re­cin­to de Cien­cias Mé­di­cas ex­pli­ca da­tos im­por­tan­tes so­bre es­te mal que pue­de du­rar to­da la vi­da.

¿QUÉ ES ES­TA EN­FER­ME­DAD?

Es una con­di­ción ge­né­ti­ca y un tras­torno au­to­in­mu­ne de unas cé­lu­las co­no­ci­das co­mo lin­fo­ci­tos TH2. Cuan­do esos lin­fo­ci­tos es­tán des­re­gu­la­dos, li­be­ran unas pro­teí­nas que ata­can la piel, pro­du­cien­do el cua­dro in­fla­ma­to­rio co­no­ci­do co­mo dermatitis atópica. Esas pro­teí­nas li­be­ran una sus­tan­cia que cau­sa in­ten­sa in­fla­ma­ción y ede­mas, hin­cha­zón en la piel, que pro­du­ce lo que lla­ma­mos ec­ce­ma atópica.

¿POR QUÉ DI­CEN QUE ES­TA CON­DI­CIÓN ES UN TRAS­TORNO MULTISISTÉMICO?

Por­que ade­más de pa­de­cer de la piel, la per­so­na pue­de te­ner aso­cia­do a es­ta: as­ma bron­quial, si­nu­si­tis, ri­ni­tis alér­gi­ca, con­di­cio­nes of­tál­mi­cas (de los ojos) y has­ta te­ner tras­tor­nos de con­duc­ta co­mo hi­pe­rac­ti­vi­dad. El pa­cien­te pue­de he­re­dar una o va­rias de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes en di­fe­ren­tes gra­dos de se­ve­ri­dad, des­de le­ve, mo­de­ra­da o se­ve­ra.

FAC­TO­RES QUE PUE­DEN DESENCADENARLA

Hay fac­to­res me­dioam­bien­ta­les que pue­den des­en­ca­de­nar epi­so­dios o re­caí­das de la en­fer­me­dad, en­tre es­tos: es­trés, con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, ex­po­si­cio­nes a alér­ge­nos en el ai­re o la co­mi­da e in­fec­cio­nes.

Las per­so­nas que pa­de­cen es­ta con­di­ción de­ben evi­tar am­bien­tes don­de ha­ya cor­ti­nas y al­fom­bras, cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, po­len, moho, áca­ros del pol­vo, otros.

¿QUIÉ­NES LA PA­DE­CEN?

Tí­pi­ca­men­te es una en­fer­me­dad que co­mien­za des­de la in­fan­cia. Pue­de ver­se en ni­ños des­de los dos me­ses has­ta al fi­nal de la vi­da, pe­ro es más co­mún en la ni­ñez y sue­le me­jo­rar en la ado­les­cen­cia. Si per­sis­te y se desa­rro­lla des­pués de la ado­les­cen­cia, sue­le ser más se­ve­ra y más crónica.

La in­ci­den­cia en Puer­to Ri­co es bien al­ta por los fac­to­res am­bien­ta­les, co­mo los hon­gos, el po­len y el pol­vo del Saha­ra.

RECOMENDACIONES

En­tre los pro­ble­mas que tie­nen los pa­cien­tes es que, por la con­di­ción de su piel, se pier­de su ba­rre­ra pro­tec­to­ra y la ex­po­ne a que se re­se­que y se irri­te con fa­ci­li­dad. Es­tos pa­cien­tes son pro­pen­sos a pa­de­cer in­fec­cio­nes de la piel ta­les co­mo el im­pé­ti­go con­ta­gio­so, las ve­rru­gas vul­ga­res y el her­pes sim­ple y Mo­llus­cum con­ta­gio­sum , en­tre otras.

To­mar ba­ños o du­chas fre­cuen­tes o na­dar con mu­cha frecuencia, re­se­can más la piel. Por lo que se re­co­mien­da ba­ños cor­tos y, en al­gu­nos ca­sos, con bleach bath (clo­ro di­lui­do) pa­ra pro­te­ger la piel de la co­lo­ni­za­ción de las bac­te­rias pe­li­gro­sas que em­peo­ran la dermatitis. Tam­po­co se de­ben usar ja­bo­nes an­ti­bac­te­ria­les, ni ja­bo­nes fuer­tes, por­que des­gas­tan más la piel.

SÍN­TO­MAS

La pi­ca­zón in­ten­sa es co­mún y pue­de co­men­zar an­tes de que la erup­ción apa­rez­ca. Tam­bién da do­lor, res­tric­ción de mo­vi­mien­to en las ex­tre­mi­da­des por la in­fla­ma­ción, re­se­que­dad en la piel y ar­dor, en­tre otras. Se ve la piel se­ca en va­rias zo­nas, co­mo en la par­te de atrás de los bra­zos y al fren­te de los mus­los. Pue­den ver­se zo­nas de piel en car­ne vi­va por el ras­ca­do; cam­bios en el co­lor de la piel. En el ca­so de la dermatitis agu­da, los cam­bios en la piel pue­den in­cluir am­po­llas que su­pu­ran y for­man cos­tras.

DIAG­NÓS­TI­CO

El diag­nós­ti­co es ma­yor­men­te clí­ni­co, y se co­rro­bo­ra con al­gu­nos la­bo­ra­to­rios. El mé­di­co ob­ser­va­rá la piel y rea­li­za­rá un exa­men fí­si­co pa­ra con­fir­mar el diag­nós­ti­co o des­car­tar otras cau­sas de la piel se­ca y con pi­ca­zón. El diag­nós­ti­co se ba­sa en la for­ma có­mo lu­ce la piel y en los his­to­ria­les per­so­na­les y fa­mi­lia­res.

EQUI­PO MUL­TI­DIS­CI­PLI­NA­RIO

El ma­ne­jo de los pa­cien­tes con dermatitis atópica pue­de re­que­rir un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rios de mé­di­cos que in­clu­ye el der­ma­tó­lo­go, pe­dia­tra, aler­gis­ta, neu­mó­lo­go y psi­có­lo­go, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.