La mo­da del va­por con ni­co­ti­na

Una ten­den­cia al­ta­men­te adic­ti­va que po­ne en pe­li­gro a los jó­ve­nes

Por Dentro - - ACTUALIDAD - POR Lu­cía A. Lo­za­da La­ra­cuen­te lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

El 12 de sep­tiem­bre de 2018, la Ad­mi­nis­tra­ción de Me­di­ca­men­tos y Ali­men­tos (FDA, en in­glés) pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do de pren­sa en el que es­bo­za las úl­ti­mas ges­tio­nes rea­li­za­das por el en­te fe­de­ral pa­ra fis­ca­li­zar el mer­ca­deo y la ven­ta de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos a me­no­res de edad.

En los úl­ti­mos me­ses, el te­ma ha ve­ni­do cau­san­do un fuer­te de­ba­te, y el co­mu­ni­ca­do des­cri­be las ac­cio­nes to­ma­das co­mo el ma­yor es­fuer­zo coor­di­na­do de im­po­si­ción de re­gu­la­cio­nes que ha­ya te­ni­do la FDA en su his­to­ria. Las ac­cio­nes po­drían in­cluir una po­si­ble prohi­bi­ción de los lí­qui­dos con sa­bo­res que se uti­li­zan en los va­po­ri­za­do­res, co­no­ci­dos co­mo e-li­quids.

La ra­zón, de acuer­do con el co­mi­sio­na­do de la agen­cia fe­de­ral, el doc­tor Scott Gottlieb, es que el uso de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos y la prác­ti­ca del va­peo (va­ping) en­tre me­no­res de edad han lle­ga­do a ni­ve­les epi­dé­mi­cos en la na­ción ame­ri­ca­na. Más re­cien­te­men­te, la aten­ción se ha vol­ca­do ha­cia un dis­po­si­ti­vo que lle­va en el mer­ca­do poco me­nos de tres años y cu­yo uso se ha acu­ña­do co­mo juu­ling (va­peo al­to en ni­co­ti­na con el dis­po­si­ti­vo de la mar­ca JUUL). La prác­ti­ca ha le­van­ta­do se­rias preo­cu­pa­cio­nes so­bre su se­gu­ri­dad y el po­ten­cial de lle­var a los me­no­res a usar ci­ga­rri­llos re­gu­la­res u otras dro­gas ilí­ci­tas más ade­lan­te.

Estadísticas alar­man­tes

Las estadísticas en Es­ta­dos Uni­dos han ido en au­men­to. Por ejem­plo, un re­por­te de 2016 del Ci­ru­jano Ge­ne­ral ci­ta un in­cre­men­to de 900 % en el uso de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos por es­tu­dian­tes de es­cue­la su­pe­rior en­tre los años 2011 y 2015. El uso del va­po­ri­za­dor fue, tam­bién, el más co­mún en­tre los es­tu­dian­tes de es­cue­la in­ter­me­dia y su­pe­rior.

Aun­que en Puer­to Ri­co no exis­ten estadísticas que mues­tren la in­ci­den­cia del uso de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos en­tre los ado­les­cen­tes, Su­zan­ne Roig Fuer­tes, ad­mi­nis­tra­do­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios de Sa­lud y Con­tra la Adic­ción (ASSMCA), ad­mi­te que es­ta prác­ti­ca ha in­cre­men­ta­do gran­de­men­te en la is­la, aun­que, al mo­men­to, se des­co­no­cen por­cen­ta­jes. Por ello, la pró­xi­ma En­cues­ta Ju­ve­nil que rea­li­za­rá la agen­cia en­tre los jó­ve­nes de es­cue­la in­ter­me­dia y su­pe­rior de es­cue­las pú­bli­cas y pri­va­das, ya ha si­do mo­di­fi­ca­da pa­ra en­con­trar res­pues­tas so­bre es­te par­ti­cu­lar.

Roig Fuer­tes, es en­fá­ti­ca al men­cio­nar que los re­sul­ta­dos de en­cues­tas an­te­rio­res ya re­fle­jan un al­to y preo­cu­pan­te con­su­mo de ni­co­ti­na y de ta­ba­co en­tre los me­no­res puer­to­rri­que­ños.

¿Qué ocu­rre en Puer­to Ri­co?

Un son­deo in­for­mal en­tre lo­ca­les don­de ven­den es­te ti­po de pro­duc­tos, jó­ve­nes es­tu­dian­tes y padres re­ve­la que el te­ma to­da­vía no ha co­bra­do no­ta­bi­li­dad en la is­la, aun­que ca­da día son más los jó­ve­nes que se su­man a la prác­ti­ca.

“Sa­be­mos que lo usan adul­tos, pe­ro, si preo­cu­pan­te es que lo use un adul­to, más alar­man­te es que lo es­tén usan­do me- no­res”, adu­ce Roig Fuer­tes, quien ad­mi­te que el uso pro­li­fe­ra­do de es­te ti­po de apa­ra­to unido al des­co­no­ci­mien­to de qué es real­men­te, tie­ne im­pli­ca­cio­nes des­co­no­ci­das pa­ra los jó­ve­nes.

Gi­na —nom­bre fic­ti­cio pa­ra pro­te­ger su iden­ti­dad— es una jo­ven es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria que en días re­cien­tes cum­plió 18 años de edad. Al pre­gun­tar­le so­bre la mo­da­li­dad del juu­ling, la jo­ven, que es­tu­dió en una es­cue­la pri­va­da del área me­tro­po­li­ta­na y que aho­ra asis­te a su pri­mer año de uni­ver­si­dad, di­ce que mu­chos de sus ami­gos uti­li­zan el apa­ra­to, el cual pu­die­ra pa­sar inad­ver­ti­do pa­ra quie­nes no co­no­cen de la prác­ti­ca.

“Quie­nes lo usan tie­nen en­tre 15 y 20 años y es­tán en­tre no­veno gra­do y uni­ver­si­dad”, ex­pli­ca Gi­na, quien no usa el dis­po­si­ti­vo. En­tre sus pa­res, lo uti­li­zan por igual chi­cas y chi­cos, y sus padres no lo sa­ben por­que es fá­cil de es­con­der.

El he­cho de que uti­li­zan sa­bo­res fru­ta­les los ha­ce atrac­ti­vos pa­ra los más jó­ve­nes, ex­pli­ca por su par­te, Roig Fuer­tes, al men­cio­nar que la va­rie­dad de aro­mas ha te­ni­do un gran enganche, so­bre to­do en las mu­je­res.

Tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Puer­to Ri­co, el ac­ce­so a es­tos apa­ra­tos y otros sis­te­mas elec­tró­ni­cos de li­be­ra­ción de ni­co­ti­na (ENDS, en in­glés) es­tán ba­jo la mirilla de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, por su ac­ce­si­bi­li­dad y dis­po­ni­bi­li­dad a pe­sar de exis­tir le­yes que re­gu­lan la ven­ta a me­no­res de edad.

En la is­la, por ejem­plo, el ex­pen­dio de es­te ti­po de pro­duc­to —y de cual­quier otro pro­duc­to de ta­ba­co y su pa­ra­fer­na­lia— es­tá prohi­bi­do a me­no­res de 18 años y, por ley, los co­mer­cios que los ven­den de­ben pe­dir iden­ti­fi­ca­ción a to­da per­so­na me­nor de 27 años. Las fal­tas con­lle­van mul­tas que van de $5,000 a $10,000.

Pe­ro, la reali­dad, co­mo ob­ser­va Gi­na, es un tan­to más com­pli­ca­da, pues, mu­chas ve­ces, con sim­ple­men­te man­dar a com­prar el pro­duc­to con un ami­go ma­yor de edad, es su­fi­cien­te. Ade­más, co­mo in­di­ca la ad­mi­nis­tra­do­ra de ASSMCA, si los padres prac­ti­can el va­peo, tam­bién ex­po­nen a sus hi­jos al ac­ce­so fá­cil de es­tos pro­duc­tos.

Por su par­te, un jo­ven co­mer­cian­te de uno de los lla­ma­dos va­pe shops del área me­tro­po­li­ta­na y que ac­ce­dió a la en­tre­vis­ta ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to, ex­pli­ca que, al me­nos en su lo­cal, no ha con­fron­ta­do pro­ble­mas con me­no­res tra­tan­do de ad­qui­rir el fa­mo­so pen dri­ve u otro ti­po de va­po­ri­za­dor, no so­lo por­que se re­ser­va el de­re­cho de ad­mi­sión y se prohí­be la en­tra­da de me­no­res de edad, sino tam­bién por­que siem­pre pi­de iden­ti­fi­ca­ción y la puer­ta de en­tra­da es­tá cla­ra­men­te ro­tu­la­da pa­ra esos fi­nes.

Es­tá con­ven­ci­do de que es­tas es­tra­te­gias evi­tan que los me­no­res si­quie­ra in­ten­ten en­trar a la tien­da y des­ta­ca que, aun­que su clien­te­la es más adul­ta, más que me­no­res, tam­bién re­ci­be a mu­chos jó­ve­nes que re­cién cumplen los 18 años de edad.

Pe­li­gro in­sos­pe­cha­do

Va­rios padres no fu­ma­do­res con­sul­ta­dos por Por Den­tro di­je­ron co­no­cer so­bre la prác­ti­ca del va­peo, pe­ro se mos­tra­ron sor­pren­di­dos al ob­ser­var el apa­ra­to de la mar­ca JUUL. Al pre­gun­tar­les si hu­bie­ran po­di­do re­co­no­cer el ar­te­fac­to en­tre las per­te­nen­cias de sus hi­jos co­mo un va­po­ri­za­dor de ni­co­ti­na, di­je­ron que nun­ca se lo hu­bie­ran ima­gi­na­do y que tam­po­co hu­bie­ran sos­pe­cha­do que sus hi­jos po­drían es­tar in­cu­rrien­do en la prác­ti­ca.

“La preo­cu­pa­ción que se trae a ni­vel na­cio­nal so­bre es­te ti­po de pro­duc­tos es bien al­ta por el he­cho de que es muy di­fí­cil de iden­ti­fi­car si es un pen dri­ve o es un ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co. Por su ta­ma­ño tan pe­que­ño es fá­cil es­con­der y na­die se en­te­ra que es­tán fu­man­do, tan sencillo co­mo eso”, ad­vier­te la ad­mi­nis­tra­do­ra de ASSMCA.

Un ries­go pa­ra la sa­lud

Aun­que, en un ini­cio, los va­po­ri­za­do­res fue­ron con­ce­bi­dos co­mo un mé­to­do pa­ra que los fu­ma­do­res aban­do­na­ran el há­bi­to y la de­pen­den­cia a la ni­co­ti­na, la prác­ti­ca del va­peo se per­ci­be co­mo se­gu­ra por un gran seg­men­to de la po­bla­ción. En el me­jor de los ca­sos, se pien­sa que es una al­ter­na­ti­va más sa­lu­da­ble al ci­ga­rri­llo re­gu­lar.

So­bre es­te par­ti­cu­lar, el co­mer­cian­te en­tre­vis­ta­do co­men­ta que, a di­fe­ren­cia del ci­ga­rri­llo re­gu­lar, los va­po­ri­za­do­res co­mo el JUUL “no con­tie­nen otros quí­mi­cos, ade­más de la ni­co­ti­na”, y que “el lí­qui­do es lo más im­por­tan­te. “Son más sa­lu­da­bles”, sen­ten­cia.

Sin em­bar­go, pa­ra el doc­tor Ma­xi­mino Li­na­res Cas­tro, pe­dia­tra, es­ta prác­ti­ca se ha con­ver­ti­do en una mo­da que cau­sa adic­ción por su al­to con­te­ni­do de ni­co­ti­na.

“La ni­co­ti­na, mi­cro­gra­mo por mi­cro­gra­mo, es más adic­ti­va que la co­caí­na”, ex­pli­ca el doc­tor Li­na­res Cas­tro, quien aña­de que, en­tre otros efec­tos, al­gu­nos de es­tos in­gre­dien­tes pu­die­ran afec­tar el sen­ti­do del gus­to, oca­sio­nan­do que los usua­rios au­men­ten las do­sis. Aun­que en su con­sul­ta no ha vis­to me­no­res que usen el dis­po­si­ti­vo, sí ha te­ni­do pa­cien­tes de 18 años que lo usan, por lo que los orien­ta de sus efec­tos en la sa­lud.

En la pá­gi­na de la com­pa­ñía JUUL se men­cio­na que el sis­te­ma uti­li­za “una mez­cla de in­gre­dien­tes pro­pie­ta­rios” que “imi­ta la ex­pe­rien­cia de fu­mar un ci­ga­rri­llo re­gu­lar”. La FDA no exi­ge que la can­ti­dad exac­ta de los in­gre­dien­tes de la mez­cla se es­pe­ci­fi­quen, so­lo que se mues­tre la can­ti­dad to­tal de la mez­cla.

El in­for­me del Ci­ru­jano Ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos es en­fá­ti­co al se­ña­lar que, “en com­pa­ra­ción con los adul­tos, los ce­re­bros de los ni­ños y de los jó­ve­nes adul­tos son más vul­ne­ra­bles a las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de la ex­po­si­ción a la ni­co­ti­na”. Es­tos efec­tos in­clu­yen: adic­ción, ser la tran­si­ción a otras sus­tan­cias adic­ti­vas, re­du­cen el con­trol de im­pul­sos, y oca­sio­nan dé­fi­cit de aten­ción y cog­ni­ción, así co­mo des­ór­de­nes del áni­mo.

“La reali­dad es que la ni­co­ti­na, sea in­ha­la­da a tra­vés de es­tos ar­te­fac­tos o a tra­vés de ci­ga­rri­llo o las dis­tin­tas mo­da­li­da­des de ta­ba­co, se que­dan en el sis­te­ma. Aun­que ha­ce da­ño a cual­quier edad, en los jó­ve­nes el da­ño pue­de ser mu­cho ma­yor y per­ma­nen­te”, ase­gu­ra Roig Fuer­tes, al re­cal­car que mu­chos de es­tos dis­po­si­ti­vos usan lí­qui­dos sa­bo­ri­zan­tes con ni­ve­les de ni­co­ti­na que van del 3, 6, 9 y 35 has­ta 48%. En el ca­so del JUUL un pod con­tie­ne 0.7 mL (o 59 mg/mL) que equi­va­le a un pa­que­te de ci­ga­rri­llos o 200 “ha­la­das”.

900% El au­men­to en el uso de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos por es­tu­dian­tes de es­cue­la su­pe­rior en­tre 2011 y 2015 en EE. UU.

Ima­gen con pro­pó­si­to edu­ca­ti­vo y no re­pre­sen­ta la reali­dad de la mo­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.