LA PALABROTA QUE NA­DIE SE ATRE­VE DE­CIR…

Por Dentro - - SECCION MOTÍ AQUÍ VATE - Sin­to­ni­za to­dos los miér­co­les “Ma­ría Marín Li­ve” por Fa­ce­book Li­ve 7:00 p.m. EST (4:00 p.m. PST). En­cien­de tus no­ti­fi­ca­cio­nes de “vi­deo en vi­vo”. https://www.fa­ce­book.com/Ma­riaMa­ri­nOn­li­ne.

En es­te mes de oc­tu­bre se crea con­cien­cia de una en­fer­me­dad que lle­va por nom­bre una pa­la­bra con la con­no­ta­ción más fuer­te en nues­tro len­gua­je. Me re­fie­ro a la pa­la­bra “cán­cer”. El día que fui diag­nos­ti­ca­da con cán­cer de ma­ma, des­cu­brí lo di­fí­cil que es pro­nun­ciar es­ta pa­la­bra. Me di cuen­ta por­que ca­da vez que te­nía que con­tar­le a al­guien las no­ti­cias de mi en­fer­me­dad, no po­día de­cir: “Ten­go cán­cer”.

Re­cuer­do que, cuan­do tu­ve que ha­blar con mi pa­dre so­bre mi si­tua­ción, pen­sé mil ve­ces en cuál se­ría la me­jor ma­ne­ra de dar­le la no­ti­cia sin so­nar “lú­gu­bre”. Ade­más de sen­tir te­rror al usar es­ta pa­la­bra “prohi­bi­da”, tam­bién me en­tris­te­cía que mi pa­dre pen­sa­ra que yo iba a pa­sar por lo mis­mo que mi ma­dre, quien mu­rió de cán­cer de ma­ma a los 33 años. Así que, su­til­men­te y fin­gien­do que mi no­ti­cia no era al­go tan im­por­tan­te, le di­je: “Pa­pá, por fa­vor no quie­ro que te preo­cu­pes, so­lo quie­ro de­jar­te sa­ber que me hi­cie­ron una biop­sia del seno iz­quier­do y los re­sul­ta­dos son po­si­ti­vos”. Rá­pi­da­men­te pre­gun­tó preo­cu­pa­do: “¿Ex­plí­ca­me bien que sig­ni­fi­ca eso?” Y, sin más re­me­dio, tu­ve que usar un de­ri­va­do de la pa­la­bra que tan­to mie­do me da­ba pro­nun­ciar: “Pa­pá, es­to sig­ni­fi­ca que me en­con­tra­ron cé­lu­las can­ce­ro­sas”.

Du­ran­te es­te pro­ce­so me he da­do cuen­ta de que no soy la úni­ca a quien se le ha­ce di­fí­cil asi­mi­lar es­ta pa­la­bra, sino que tam­bién a los que me ro­dea­ban. De los cien­tos de tex­tos que re­ci­bí, to­dos ex­pre­sa­ban men­sa­jes so­li­da­rios co­mo: “Dé­ja­le es­te pro­ble­ma a Dios”, “Me en­te­ré que es­tás pa­san­do por una si­tua­ción di­fí­cil”, “Sien­to mu­cho lo que te es­tá su­ce­dien­do”, “Sé que vas a su­pe­rar es­ta prue­ba”. Sin em­bar­go, en nin­guno de los men­sa­jes apa­re­ce la pa­la­bra cán­cer.

¿Por qué se nos ha­ce tan di­fí­cil de­cir es­ta pa­la­bra? Por­que pen­sa­mos que es si­nó­ni­mo de muer­te. Cree­mos que si le de­ci­mos a una ami­ga: “Me en­te­ré que te diag­nos­ti­ca­ron con cán­cer de ma­ma”, es lo mis­mo que de­cir­le: “Me en­te­ré que te vas a mo­rir”. Es cier­to que mu­chos mue­ren de cán­cer, pe­ro tam­bién es cier­to que mu­chos lo su­pe­ran. Es ho­ra de que cam­bie­mos el sig­ni­fi­ca­do tan fú­ne­bre que le he­mos asig­na­do a es­te pa­de­ci­mien­to. Es­to ayu­da­ría, men­tal y emo­cio­nal­men­te, a los pa­cien­tes de cán­cer a pe­lear con es­te mal. Si, al igual que yo, has si­do diag­nos­ti­ca­do con es­ta en­fer­me­dad, con­vén­ce­te de que el cán­cer no es una sen­ten­cia de muer­te, más bien, es una prue­ba que te ha­rá más fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.