UNA NUE­VA OPOR­TU­NI­DAD

La im­por­tan­cia de re­co­no­cer las se­ña­les de un de­rra­me ce­re­bral y po­der aten­der­lo a tiem­po

Por Dentro - - ALERTA SECCION PREVENTIVAAQUÍ - POR Lu­cía A. Lo­za­da La­ra­cuen­te lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

El des­tino tie­ne una for­ma muy par­ti­cu­lar de ha­blar­nos. A ve­ces nos su­su­rra tan des­pa­ci­to al oí­do que ape­nas nos da­mos cuen­ta de su men­sa­je. En otras oca­sio­nes, es con­tun­den­te y, de gol­pe y po­rra­zo, po­ne an­te no­so­tros to­das las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas de nues­tra vi­da. Y es, en­ton­ces, que en­con­tra­mos nues­tro pro­pó­si­to.

El pro­ce­so es dis­tin­to pa­ra ca­da per­so­na y, al­gu­nas, co­mo Car­los Or­tiz Or­tiz, lo­gran su­pe­rar obs­tácu­los que las po­nen, li­te­ral­men­te, con­tra la vi­da y la muer­te. So­lo el des­tino, la fe y la con­fian­za en un equi­po mé­di­co de pri­me­ra ha­cen po­si­ble que ocu­rra un mi­la­gro guia­do por án­ge­les en la Tie­rra: una nue­va opor­tu­ni­dad de vi­vir.

La no­che en que cam­bió to­do

A sus 22 años, Car­los, quien es el ma­yor de tres her­ma­nos y es­tu­dian­te de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad del Sa­gra­do Co­ra­zón, se con­si­de­ra sano. Pe­ro, ha­ce ape­nas dos me­ses, su­frió un infarto ce­re­bral.

Esa no­che del 7 de agos­to de 2018, co­mo de cos­tum­bre, es­ta­ba ju­gan­do ba­lon­ces­to y es­ta­ba lis­to pa­ra asis­tir una ju­ga­da, pe­ro sin­tió que al­go ra­ro pa­sa­ba en su cuer­po.

“En­tro nor­mal y em­pie­zo a ju­gar. Es­toy en el la­do de la de­fen­sa y me to­ca­ba ayu­dar, pe­ro, en el mo­men­to en que iba a ha­cer­lo, sen­tí el cam­bio”, re­la­ta Car­los, al con­tar que de­jó de sen­tir el tac­to en una de sus ma­nos, el ha­bla se le en­re­dó y uno de sus ojos es­ta­ba más ba­ji­to que el otro, “co­mo dur­mién­do­se” di­ce. Men­cio­na que, a pe­sar de que se es­ta­ba dan­do cuen­ta de to­do, él sa­bía que al­go no an­da­ba bien. Con sen­ti­do del hu­mor aña­de que mi­ró al di­ri­gen­te del equi­po por­que “sa­bía que no ha­bía ayu­da­do y me iba a dar un li­ma­zo”, aña­de en­tre ri­sas. Pe­ro, aun­que no te­nía idea de qué ha­bía pa­sa­do exac­ta­men­te, es­ta­ba cons­cien­te de que ha­bía fa­lla­do y no se tra­ta­ba so­la­men­te de su ju­ga­da.

Al mo­men­to, dos de sus com­pa­ñe­ros de equi­po se dan cuen­ta de que Car­los es­ta­ba mal y le pi­den al ár­bi­tro que de­tu­vie­ra el jue­go. Cuan­do se acer­ca el di­ri­gen­te, ob­ser­va que Car­los no se en­con­tra­ba bien y pi­de que lo sa­quen del jue­go, pa­ra sen­tar­lo y dar­le un po­co de agua. Más tar­de, a su pa­dre, Car­los A. Or­tiz, le ex­pli­ca­rían que el agua se le caía a su hi­jo por el la­do de la bo­ca.

Pe­ro, fue la ob­ser­va­ción aten­ta de de­ta­lles co­mo es­te por par­te de otro com­pa­ñe­ro de equi­po que dio la voz de aler­ta, pues se ima­gi­na­ba de qué se tra­ta­ba: un stro­ke . ¿Có­mo lo sa­bía? Su ma­dre ha­bía su­fri­do uno y re­co­no­ció los sig­nos en Car­los. Lla­ma­ron a una am­bu­lan­cia y al pa­dre de Car­los, que esa no­che, a di­fe­ren­cia de otras tan­tas, no ha­bía asis­ti­do al jue­go, el re­co­rri­do le pa­re­ció in­ter­mi­na­ble.

Lle­va­ron a Car­los a un CDT cer­cano, don­de la es­pe­ra pa­re­ció igual de eter­na.

“Es­tu­vo mu­cho ra­to allí y no pa­sa­ba na­da con él, has­ta que em­pe­cé a de­ses­pe­rar­me y co­men­cé a po­ner pre­sión por­que ne­ce­si­ta­ba que al­guien me di­je­ra lo que es­ta­ba pa­san­do. ‘Él no es­tá aquí por­que se do­bló un to­bi­llo; él es­tá aquí por­que tie­ne unos sín­to­mas que son ex­tra­ños y lo tra­je­ron en una am­bu­lan­cia. Si es­tá en Emer­gen­cia es por al­go’”, re­cuer­da que ar­gu­men­tó en ese mo­men­to.

Lue­go de un exa­men, el mé­di­co le di­jo que creía que Car­los es­ta­ba su­frien­do un de­rra­me ce­re­bral. Era evi­den­te que el jo­ven ne­ce­si­ta­ba tras­la­dar­se ur­gen­te­men­te a un hos­pi­tal con ma­yo­res ca­pa­ci­da­des pa­ra su tra­ta­mien­to, pe­ro el va­lio­so tiem­po se­guía trans­cu­rrien­do, mien­tras es­pe­ra­ban el an­sia­da al­ta y el tras­la­do en am­bu­lan­cia ha­cia HIMA San Pa­blo Ca­guas.

Sin em­bar­go, al­go cu­rio­so pa­sa­ba. Car­los no se veía del to­do mal. De he­cho, él mis­mo subió a la am­bu­lan­cia; y pue­de ser que la fal­ta de prio­ri­dad al eva­luar­lo ini­cial­men­te se de­bie­ra, pre­ci­sa­men­te, al fac­tor de que sus sín­to­mas no eran tan evi­den­tes y has­ta me­jo­ra­ron du­ran­te las pri­me­ras ho­ras lue­go de ini­cia­do el even­to. Co­mo más ade­lan­te ex­pli­ca el doc­tor Uli­ses No­bo, neu­ró­lo­go vas­cu­lar del Cen­tro Pri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.