RE­CI­BE EL ABRAZO DE SU GEN­TE EN CHICA­GO

En su se­gun­do día de li­ber­tad, el ex­pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co Os­car Ló­pez Ri­ve­ra re­gre­só a la ciu­dad que con­si­de­ra su otra pa­tria

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - NYDIA BAUZA nbau­za@pri­me­raho­ra.com

CHICA­GO. Con so­no­ros gol­pes de bom­ba, ple­na y ca­be­zu­dos, la co­mu­ni­dad bo­ri­cua de la lla­ma­da Ciu­dad de los Vien­tos re­ci­bió ayer a uno de sus hi­jos: el expreso po­lí­ti­co Os­car Ló­pez Ri­ve­ra.

De­ce­nas de puer­to­rri­que­ños con mo­no­es­tre­lla­das en la mano se con­gre­ga­ron en la ca­lle Di­vi­sion y ca­mi­na­ron jun­to a él por el em­ble­má­ti­co Pa­seo Bo­ri­cua, que tie­ne co­mo sím­bo­lo dos ban­de­ras de Puer­to Ri­co en me­tal, una de las cua­les es­tá cer­ca del Par­que Hum­boldt.

Le acom­pa­ña­ban el con­gre­sis­ta Luis Gu­tié­rrez, su hermano Jo­sé Ló­pez, su hi­ja Cla­ri­sa, su abo­ga­da Jan Sus­ler y otros alle­ga­dos.

Ló­pez Ri­ve­ra es­tu­vo 35 años y ocho me­ses en cár­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses, 12 de ellos en ais­la­mien­to.

En 1981 fue de­te­ni­do y sen­ten­cia­do a 55 años de cár­cel fe­de­ral por cons­pi­ra­ción se­di­cio­sa. En enero, el ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma con­mu­tó su sen­ten­cia y des­de el 9 de fe­bre­ro es­tu­vo ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio en la ca­sa de su hi­ja, de don­de sa­lió el pa­sa­do miér­co­les en com­ple­ta li­ber­tad.

Mú­si­ca y aplau­sos

Cer­ca de las 5:00 de la tar­de, el pri­mer gru­po de ple­ne­ros re­ci­bió a Ló­pez Ri­ve­ra en la Ca­si­ta Pe­dro Al­bi­zu Cam­pos y Lolita Le­brón.

En el lu­gar, lo es­pe­ra­ba el ex­pri­sio­ne­ro in­de­pen­den­tis­ta Car­los Al­ber­to To­rres, con quien es­tu­vo en el clan­des­ti­na­je cuan­do am­bos eran miem­bros de las Fuer­zas Ar­ma­das de Li­be­ra­ción Na­cio­nal.

Al ver­se, se fun­die­ron en un abrazo muy emotivo. No se veían des­de el 4 de abril de 1980, cuan­do fue apre­sa­do To­rres.

Os­car, por su par­te, fue arres­ta­do el 29 de ma­yo de 1981. Es­te re­en­cuen­tro fue muy desea­do por am­bos, des­de ha­ce 37 años.

Car­los Al­ber­to To­rres es­tá ca­sa­do con una so­bri­na de Ló­pez Ri­ve­ra, y el ma­tri­mo­nio re­si­de en Chica­go.

“Mi mi­sión en es­te mun­do, has­ta que mue­ra, es lu­char por la des­co­lo­ni­za­ción de Puer­to Ri­co”, di­jo al tiem­po que pro­me­tió man­te­ner su víncu­lo con la diás­po­ra.

“Nun­ca per­dí mis es­pe­ran­zas de es­tar aquí con us­te­des, de es­tar en es­ta ca­lle Di­vi­sion, de es­tar en el par­que Hum­boldt y de ver es­tas caras bo­ni­tas de jó­ve­nes”, ex­pre­só Ló­pez Ri­ve­ra.

“Las lu­chas se ha­cen con amor, y pa­ra triun­far co­mo puer­to­rri­que­ños ne­ce­si­ta­mos ese amor. El que ama la pa­tria, lu­cha por la pa­tria”, aña­dió.

Lue­go, otra com­par­sa con tam­bo­res y una trom­pe­ta en­to­na­ba ple­nas y pie­zas puer­to­rri­que­ñas des­de una ca­rro­za.

Mien­tras, des­de una ta­ri­ma se le de­di­có un tra­mo de la ca­lle Luis Mu­ñoz Ma­rín. Allí Ló-

pez Ri­ve­ra im­pro­vi­só un men­sa­je que di­ri­gió ma­yor­men­te a los jó­ve­nes.

“Soy par­te de es­ta co­mu­ni­dad y creo en la ju­ven­tud”, di­jo en in­glés –en ese mo­men­to– el ex­pri­sio­ne­ro in­de­pen­den­tis­ta, quien de­no­mi­nó a Chica­go co­mo su se­gun­da pa­tria.

“Va­yan a la uni­ver­si­dad, es­tu­dien, pre­pá­ren­se, ten­gan un pen­sa­mien­to crí­ti­co y lu­chen”, sos­tu­vo Ló­pez Ri­ve­ra, quien vi­si­tó Chica­go, en su se­gun­do día “en li­ber­tad”.

“Os­car Street, Os­car Street”, gri­ta­ba la gen­te. Mien­tras tan­to, un hom­bre con un le­tre­ro que leía te­rro­rist se tre­pó a la ta­ri­ma, pe­ro no fue sa­ca­do.

Des­pués, Ló­pez Ri­ve­ra ca­mi­nó con la mu­che­dum­bre has­ta la glo­rie­ta del par­que Hum­boldt, don­de cul­mi­nó la fies­ta de re­ci­bi­mien­to con bom­ba y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de la cul­tu­ra puer­to­rri­que­ña. Al ano­che­cer, to­da­vía con­ti­nua­ba com­par­tien­do con su gen­te con mu­cha vi­ta­li­dad.

Al fi­nal de la jor­na­da, una ex­pri­sio­ne­ra pa­les­ti­na ob­se­quió a Os­car con un ke­fi (pa­ñue­lo) a cua­dros ro­jo y blan­co, el que co­lo­có en sus hom­bros.

El pri­me­ro de mu­chos via­jes

An­tes de lle­gar a Chica­go y ha­cer su pri­me­ra pa­ra­da en el His­pa­nic Hou­sing, un cen­tro pa­ra la­ti­nos de la ter­ce­ra edad, Ló­pez Ri­ve­ra sa­lió tem­pra­ni­to de Puer­to Ri­co pa­ra ha­cer una es­ca­la en la ciu­dad de Atlan­ta, Geor­gia.

Allí en el ae­ro­puer­to se le acer­có el Equi­po Na­cio­nal de Re­mo de Puer­to Ri­co, que via­ja­ba a una competencia en Mé­xi­co. Va­rios miem­bros se le acer­ca­ron pa­ra sa­lu­dar­lo y to­mar­se fo­to­gra­fías con él.

Lue­go con­ti­nuó su tra­yec­to has­ta arri­bar a Chica­go a eso de las 3:00 p.m. Pe­ro hoy en la ma­ña­na, Os­car Ló­pez Ri­ve­ra re­gre­sa a Puer­to Ri­co pa­ra con­ti­nuar con su agen­da de vi­si­tas, entre ellas la de ma­ña­na, sá­ba­do, a su na­tal San Se­bas­tián.

Ami­gos, fa­mi­lia­res y alle­ga­dos le die­ron la bien­ve­ni­da ayer a Os­car Ló­pez Ri­ve­ra en Chica­go. A la iz­quier­da, el Equi­po Na­cio­nal de Re­mo de Puer­to Ri­co com­par­te con él du­ran­te la es­ca­la en Atlan­ta. SE TIRARON A LA CA­LLE

CAR­GA­DA AGEN­DA. Os­car Ló­pez Ri­ve­ra, de 74 años, ca­mi­nó, ofre­ció va­rios men­sa­jes y apro­ve­chó su vi­si­ta al má­xi­mo, pues hoy tem­prano to­ma­ría un vuel­to pa­ra es­tar de vuel­ta en la Is­la.

MO­TI­VOS RE­EN­CUEN­TROS. Tu­vo la opor­tu­ni­dad de abra­zar y com­par­tir con los ex­pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos Car­los Al­ber­to To­rres, en la fo­to su­pe­rior, con y Fá­lix Ro­sa, a la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.