RE­EN­CUEN­TRO LLENO DE TER­NU­RA Y AMOR

Vic­to­ria “Me­lo” Mu­ñoz Men­do­za se en­cuen­tra con su ado­ra­da “Ca­ya”, la na­na de su ho­gar

Primera Hora - - LA 2 - BÁR­BA­RA J. FI­GUE­ROA RO­SA bfi­gue­roa@pri­me­raho­ra.com

Vic­to­ria “Me­lo” Mu­ñoz Men­do­za abra­za otra vez a su ado­ra­da “Ca­ya”, la na­na de su ho­gar.

El re­en­cuen­tro fue al­te­ra­do por lo in­sos­pe­cha­do, pe­ro so­bre­pa­só las ex­pec­ta­ti­vas en ter­nu­ra y ca­ri­ño; unos in­que­bran­ta­bles sen­ti­mien­tos que van más allá de las pa­la­bras o la me­mo­ria res­guar­da­da en lo más re­cón­di­to de un ser hu­mano.

Fue así que las emo­cio­nes so­bra­ron cuan­do Vic­to­ria “Me­lo” Mu­ñoz Men­do­za cru­zó la puer­ta de aque­lla hu­mil­de re­si­den­cia -ubi­ca­da en el barrio Ca­sa­blan­ca de Lu­qui­llo- pa­ra vi­si­tar a su ado­ra­da “Ca­ya”, la na­na del ho­gar del pri­mer go­ber­na­dor elec­to de­mo­crá­ti­ca­men­te en Puer­to Ri­co, don Luis Mu­ñoz Ma­rín.

“¡Ho­la, Ca­ya! Soy yo, Me­lo. ¿Te acuer­das de mí? Yo soy tu hi­ja, Ca­ya. Tú nos crias­te a mi her­ma­na Vi­vian, y a mí”, ex­pre­só Me­lo a la se­ño­ra que es­ta­ba sen­ta­da en una si­lla de rue­das con una ba­ta co­lor li­la que re­sal­ta­ba su her­mo­so co­lor de piel.

Ca­ya -cu­yo nom­bre de pi­la es Oca­dia Quin­cua­gé­si­ma Car­mo­na- mi­ra­ba a Me­lo y son­reía. Y vol­vía a son­reír una y otra vez sin qui­tar­le la vis­ta de en­ci­ma. Es­ta­ba co­mo tra­tan­do de bus­car en lo más pro­fun­do de su esen­cia aque­lla ca­ra tan fa­mi­liar. El ros­tro de aque­lla ni­ña que acu­rru­có cuan­do se mu­dó en la dé­ca­da del 40 de la costa es­te de Puer­to Ri­co a Is­la Ver­de pa­ra cui­dar a las hi­jas que Mu­ñoz Ma­rín pro­creó con do­ña Inés Men­do­za.

Pa­ra aquel en­ton­ces, Ca­ya te­nía só­lo 20 años y desde su arri­bo a la fa­mi­lia Mu­ñoz Men­do­za la hi­cie­ron par­te del seno ho­ga­re­ño. Tan es así que la na­na se mu­dó con ellos a la ca­sa en la que vi­vió la fa­mi­lia en Tru­ji­llo Al­to, desde 1946 has­ta el 1980, fecha en que el ex­go­ber­na­dor fa­lle­ció. Ac­tual­men­te, el lu­gar co­bi­ja a la Fun­da­ción Luis Mu­ñoz Ma­rín.

Tam­bién vi­vió la his­tó­ri­ca elec­ción de Mu­ñoz Ma­rín co­mo pri­mer go­ber­na­dor elec­to por los puer­to­rri­que­ños y se mu­dó a La For­ta­le­za co­mo par­te del equi­po de tra­ba­jo do­més­ti­co de la pri­me­ra fa­mi­lia del País.

“Esa fue la épo­ca más fe­liz de su vi­da. Y has­ta el otro día

siem­pre men­cio­na­ba a Me­lo y a Vi­vian. Re­cor­da­ba mu­cho tam­bién el tiem­po que cui­dó a don Luis cuan­do en­fer­mó”, ex­pre­só Car­men Ida Ri­ve­ra Car­mo­na, sobrina de la mu­jer que el pa­sa­do di­ciem­bre su­frió un gol­pe apa­ra­to­so en la ca­be­za, tras una caí­da en su ho­gar. Desde en­ton­ces, le han da­do va­rios de­rra­mes ce­re­bra­les que la man­tie­nen se­nil.

“Ella no es­ta­ba así. ¿Ver­dad que no? ¿Qué te pa­só Ca­ya? Mi­ra, te ten­go una sor­pre­sa. Mi­ra a quién te tra­je. Es­ta es Na­ta­lia, la ne­na de Vi­vian. Tú eres su ma­dri­na. ¿Te acuer­das?”, le de­cía Me­lo a la se­ño­ra, quien es­ta­ba acom­pa­ña­da de su sobrina.

“Lin­da”, lo­gró pro­nun­ciar en­ton­ces Ca­ya mien­tras le to­ca­ba el ros­tro a Me­lo, quien de­vol­vió el ges­to aca­ri­cian­do el ros­tro de la an­cia­na de 94 años. Lue­go le dio un be­so en la fren­te.

Me­lo con­tó a Pri­me­ra Ho­ra que te­nía solo cua­tro años cuan­do co­no­ció a Ca­ya, quien con los años se con­vir­tió tam­bién en ni­ñe­ra de sus hi­jos y los de su her­ma­na (los nie­tos de Mu­ñoz Ma­rín).

A pe­sar de que Ca­ya se re­ti­ró ha­ce mu­chos años, Me­lo nun­ca de­jó de bus­car­la. La úl­ti­ma vez que se vie­ron fue ha­ce po­co más de un año. En esa oca­sión, con­ver­sa­ron de to­do un po­co. Y, co­mo siem­pre, re­me­mo­ra­ron al­gu­nas ins­tan­cias de aque­lla épo­ca que las unió. Y has­ta opor­tu­ni­dad hu­bo pa­ra las fo­to­gra­fías. En cam­bio, la vi­da de Ca­ya cam­bió tras el ac­ci­den­te, y Me­lo lo des­co­no­cía.

“Yo la quie­ro mu­cho y ella lo sa­be. Cuan­do Ca­ya lle­gó a mi ca­sa, lo pri­me­ro que mi ma­má le en­car­gó fue que nos en­gor­da­ra… es que ma­má ve­nía de una épo­ca en la que mu­chos niños mo­rían. In­clu­so, dos de sus her­ma­nos mu­rie­ron de pe­que­ños. En­ton­ces, ella te­nía la creen­cia de que mien­tras más nos ali­men­ta­ran -en su ca­so, so­bre­ali­men­ta­ran- me­jor in­mu­ni­za­dos es­tá­ba­mos. Y pa­ra eso es­ta­ba Ca­ya, pa­ra po­ner­nos re­don­di­tas. Y lo lo­gró”, cuen­ta rién­do­se.

Me­lo re­cuer­da que Ca­ya era bue­ní­si­ma re­la­tan­do cuen­tos. Y no eran his­to­rias tra­di­cio­na­les co­mo Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja.

“Eran his­to­rie­tas in­ven­ta­das por ella. A no­so­tras nos fas­ci­na­ba es­cu­char­la, nos que­dá­ba­mos con la bo­ca abier­ta y ahí ella apro­ve­cha­ba y nos me­tía el bo­ca’o de co­mi­da”, si­gue re­la­tan­do.

Re­me­mo­ró tam­bién que Ca­ya acos­tum­bra­ba a ju­gar con ellas. “Nos íba­mos pa­ra ‘El mi­ra­dor’ que ha­bía en For­ta­le­za y allí bau­ti­zá­ba­mos a las mu­ñe­cas”, di­jo sol­tan­do una car­ca­ja­da co­mo quien re­cuer­da una tra­ve­su­ra.

Al­go que tam­bién le lla­mó la aten­ción de su na­na, fue su de­seo in­men­so de es­tu­diar. “Ella cul­mi­nó su cuar­to año cuan­do es­tá­ba­mos en For­ta­le­za. Iba to­das las tar­des a es­tu­diar y re­gre­sa­ba ha­blan­do de to­do lo que apren­día. A Ca­ya le en­can­ta­ba es­tu­diar”, ex­pre­só.

Na­ta­lia, por su par­te, di­ce re­cor­dar que se re­fu­gia­ba en Ca­ya cuan­do pe­lea­ba con sus her­ma­nos ma­yo­res. “Ella siem­pre me de­cía: ‘eso no es na­da, no les ha­gas ca­so’. Me acuer­do tam­bién que me en­can­ta­ba abra­zar­la por­que te­nía un olor a jar­dín, bien ri­co. Su olor nun­ca lo ol­vi­dé”, di­jo una de las 10 nie­tas de Mu­ñoz Ma­rín.

La vi­si­ta se pro­lon­gó por una ho­ra. Ya era tiem­po de mar­char­se y que Ca­ya to­ma­ra su sies­ta. Me­lo y Na­ta­lia la des­pi­die­ron al son de abra­zos y de fuer­tes apre­to­nes de mano.

“Pa­ra mí, aun con su me­mo­ria de 94 años dis­mi­nui­da, Ca­ya si­gue sien­do des­tino de ale­gría. Al fi­nal de to­do, lo que le que­da es la ale­gría. Lo mis­mo que re­par­tió con tan­to amor a tan­tas per­so­nas a tra­vés de la vi­da. Me con­sue­la que es­tá ro­dea­da de amor. Es una ben­di­ción ha­ber si­do que­ri­da por Ca­ya”, ex­pre­só con­mo­vi­da Na­ta­lia.

“Ca­ya, me voy. Te quie­ro mu­cho”, se des­pi­dió Me­lo.

Y en­ton­ces, pa­só al­go muy emo­ti­vo. Por unos se­gun­dos Ca­ya pa­re­ció ubi­car sus re­cuer­dos, pues mi­ró fi­ja­men­te a Me­lo y le res­pon­dió: “Dios te ben­di­ga y te cui­de siem­pre”, no sin an­tes lan­zar­le un be­so.

Esa fue la épo­ca más fe­liz de su vi­da. Y has­ta el otro día siem­pre men­cio­na­ba a Me­lo y a Vi­vian. Re­cor­da­ba mu­cho tam­bién el tiem­po que cui­dó a don

Luis cuan­do en­fer­mó”

CAR­MEN IDA RI­VE­RA CAR­MO­NA SOBRINA DE DO­ÑA CA­YA

Pa­ra GFR Me­dia / In­grid To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.