¡PÍCALO, GA­LLO!

El bo­xea­dor Manny Ro­drí­guez es aman­te de las pe­leas de ga­llos y sus apues­tas.

Primera Hora - - LA 2 - FERNANDO RIBAS REYES fernando.ribas@pri­me­raho­ra.com

VE­GA BAJA. Manny Ro­drí­guez es un pe­so ga­llo en ascenso, que ade­más tie­ne una cre­cien­te afi­ción por los ga­llos.

Mien­tras es­pe­ra su opor­tu­ni­dad ti­tu­lar co­mo re­ta­dor man­da­to­rio del pe­so ga­llo de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Bo­xeo, Ro­drí­guez re­ci­bió a Pri­me­ra Ho­ra en su ga­lli­ne­ro pa­ra mos­trar su amor por ese ar­te de pe­lea que tam­bién com­par­ten mu­chos bo­xea­do­res, co­mo Fé­lix ‘Ti­to’ Tri­ni­dad y Roy Jo­nes, Jr.

Co­men­zó la vi­si­ta mos­tran­do el or­gu­llo que sien­te por sus ga­llos.

“Ese ga­llo que es­tá allí, en­ci­ma del pa­lo”, di­jo se­ña­lan­do a una de las jau­las de su ga­lli­ne­ro en el barrio Los Na­ran­jos de Ve­ga Baja, “lo ju­gué ayer con 200 pe­sos. Aquel lo ju­gué el lunes y lo en­ta­blé (sa­lió em­pa­te). Es un ga­llo bas­tan­te bueno. Lo ca­sé con 200 pe­sos y el due­ño me di­jo que­ría su­bir a 500 pe­sos. Yo sa­bía que mi ga­llo es bueno y a mí me gus­ta apos­tar, y le di­jo que sí. !Acho! Fue una bron­ca de pe­lea”, re­cor­dó.

Mos­tró mu­chos ga­llos. Los bue­nos y “los re­gu­la­res”, los ru­bios, bú­li­cos, ga­lli­nos. Mos­tró lo que sa­lie­ron sa­nos de pe­leas o los que ter­mi­na­ron gol­pea­dos y ne­ce­si­tan un par de se­ma­nas de sa­nan­do.

Se­ña­ló al ga­llo que lla­ma Fi­ni­to López por­que sus ca­rac­te­rís­ti­cas de pe­lea­dor se ase­me­jan a las del pú­gil y gran cam­peón me­xi­cano de ese nom­bre. Tam­bién se­ña­ló al hi­jo del Amar­ga­do por­que el ga­llo le tira has­ta a la mano que le da de co­mer.

Ha­bló de los ga­llos con co­no­ci­mien­to téc­ni­co, aun­que re­co­no­ció que so­la­men­te lle­va un par de años me­ti­do en el de­por­te. Aho­ra bien, acla­ró que es­tá me­ti­do de ca­be­za en el jue­go, co­mo cuan­do se acuar­te­la pa­ra una pe­lea su­ya.

“Me gus­ta. ¡Y acho, le me­to cha­vos!”, di­jo Ro­drí­guez. “Pa­ra que me los qui­te la mu­jer (los cha­vos), que me lo qui­ten los ga­llos”, bro­meó.

Pre­sen­tó a su her­mano Joí­to, quien es el ga­lle­ro de la ca-

sa, el que cría, cui­da y en­tre­na sus ga­llos, quien cre­ció en el am­bien­te, pues lo cui­da­ba de pe­que­ño un fe­ne­ci­do tío que te­nía ga­llos. Joí­to tam­bién es quien le en­se­ña el mun­do de los ga­llos a Manny. “Ha apren­di­do rá­pi­do. Yo lo cui­do y él los jue­ga. Pe­ro ya has­ta gri­ta en las va­llas”, di­jo Joí­to so­bre Manny.

Se­gu­ra­men­te, el mun­do de los ga­llos es­tu­vo siem­pre en su ADN por­que el tío que sa­bía de ga­llos tam­bién lo cui­da­ba a él jun­to a Joí­to. Y el barrio Los Na­ran­jos en que vi­ve ac­tual­men­te es un mun­do de ani­ma­les, con ga­llos y gui­neas por to­dos la­dos, ca­ba­llos y, se­gu­ra­men­te, has­ta al­gún cai­mán que lle­ga allí desde el ve­cino Tor­tu­gue­ro por las inun­da­cio­nes.

Con­tó que se inau­gu­ró con un ga­llo ajeno. Re­cor­dó que era un ga­llino, pro­pie­dad, na­da más y na­da me­nos, que de Ti­to Tri­ni­dad, quien le pres­tó el ani­mal pa­ra que lo echa­ra en una ju­ga­da de bo­xea­do­res que le de­di­ca­ban. Sa­lió bueno el ga­llino y se lo que­dó con la in­ten­ción de com­prár­se­lo al ex tri­ple cam­peón bo­ri­cua, lo que ocu­rrió.

Pe­lea­dor, al fin, co­mo sus ani­ma­les, Manny re­afir­mó que le gus­tan los ga­llos que sa­len a pe­lear, que tie­ne al­gu­nos que no pi­can mu­cho, pe­ro que pe­lean en­ci­ma del otro ga­llo, aden­tro, co­mo di­rían en el bo­xeo. Di­jo que le in­tere­sa con­se­guir bue­nas lí­neas y ha­cer con­tac­tos con ga­lle­ros que son unos du­ros sa­can­do po­llos con pe­di­grí.

Pe­ro, so­bre­to­do, Manny lo mas que dis­fru­ta es apos­tar.

“A mí lo que me gus­tan son las pos­tas. A mí me gus­ta apos­tar. Si es­toy en la ga­lle­ra y hay un ga­llo que no es mío, me­jor me voy pa­ra afue­ra por­que a mí me gus­ta apos­tar. Mi her­mano me lo di­ce: ‘Manny vámonos pa­ra afue­ra’ por­que yo le jue­go”, di­jo.

Y so­ño con al­gún día echar un ga­lli­to su­yo en la ‘Pis­ci­na Hon­da’, co­mo la lla­man a la ga­lle­ra en Is­la Ver­de, en Ca­ro­li­na, que es el equi­va­len­te en Puer­to Ri­co a la cu­na del bo­xeo en Es­ta­dos Uni­dos, el Ma­di­son Squa­re Gar­den de Nue­va York.

“Un día voy a ir, y voy a lle­var un ga­llo bueno, con una bue­na lí­nea”, ase­gu­ró.

Mien­tras tan­to, Manny si­gue apren­dien­do del mun­do de los ga­llos jun­to a su her­mano Joí­to. To­ma tiem­po lle­gar a ser buen ga­lle­ro, a co­no­cer las lí­neas, el cui­do de los ani­ma­les, el entrenamiento.

Si­mul­tá­nea­men­te, tam­bién si­gue pen­dien­te al cam­peo­na­to mundial an­te el ti­tu­lar de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Bo­xeo, Lee Has­kins, de In­gla­te­rra, de don­de vie­nen ori­gi­nal­men­te los ga­llos bú­li­cos. Has­kins tie­ne una de­fen­sa en ju­nio. Por tan­to, la opor­tu­ni­dad de Manny po­dría lle­gar a fin del ve­rano.

“Ten­go que es­tar al 500 por cien­to. Sea co­mo sea, él es el cam­peón mundial. Eso na­die te lo re­ga­la. Va­mos te­ner que ir allá. Esa es la opor­tu­ni­dad de mi vi­da. Si no la apro­ve­cho, me cha­vo”, pun­tua­li­zó.

Me gus­ta. ¡Y acho, le me­to cha­vos! Pa­ra que me los qui­te la mu­jer, que me lo qui­ten los ga­llos”

MANNY RO­DRÍ­GUEZ

BO­XEA­DOR, HA­BLAN­DO EN TONO DE BRO­MA SO­BRE SU EN­CAN­TO CON APOS­TAR A LOS GA­LLOS

Wan­da­liz.ve­ga@gfrme­dia.com

APREN­DIZ Y ENFIEBRA’O

El bo­xea­dor Manny Ro­drí­guez ase­gu­ra que no es un ex­per­to ga­lle­ro, pe­ro sí le en­can­ta ese cul­tu­ral mun­do de pe­leas y apues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.