Re­née Ba­rrios: La ami­ga maes­tra

JUN­TO A ANDY MON­TA­ÑEZ CON GILBERTO SAN­TA RO­SA Y PU­CHI BALSEIRO

Primera Hora - - TU SHOW - NOS­TAL­GIA ALE­GRE ED­GAR­DO HUER­TAS CAN­TAN­TE Y PRO­DUC­TOR ed­garh@hot­mail.es

Co­no­cí a Re­née Ba­rrios cuan­do era ape­nas un asis­ten­te de pro­duc­ción del pro­gra­ma de don Ra­fael Qui­ño­nes Vidal, Tri­bu­na del ar­te, en Te­le­mun­do. Ten­dría yo unos ca­tor­ce años y re­cuer­do que cuan­do es­cu­ché can­tar a es­ta mu­jer me im­pre­sio­nó su voz, su fra­seo, su sen­ti­mien­to y su dul­zu­ra. Lue­go des­cu­brí que can­ta­ba en las no­ches en el fa­mo­so Green­hou­se loun­ge del Con­da­do, don­de al­ter­na­ba con Juan Luis Barry. Creo que de las pri­me­ras sa­li­das noc­tur­nas que di cuan­do por fin tu­ve la edad pa­ra en­trar en aquel mun­do de can­cio­nes, hu­mo y bohe­mia fue pa­ra ver­los en aquel piano. Po­co a po­co me fui en­te­ran­do de quien era.

Una ni­ña vir­tuo­sa que es­tu­dió piano en Cu­ba, desde los cin­co años, y que a los nue­ve ya era fa­mo­sa en las es­cue­las de mú­si­ca. Lue­go, for­mó un dúo lla­ma­do Re­née y Ne­lia, y lle­gó al fa­mo­so Club Tro­pi­ca­na don­de se hi­zo es­tre­lla mu­cho an­tes de que yo na­cie­ra. Acom­pa­ñó con su piano a gran­des estrellas de la can­ción y com­par­tió el es­ce­na­rio con fi­gu­ras co­mo Edith Piaf, Nat King Co­le, Sa­rah Vaug­han y Diahann Ca­roll.

En 1960 sa­le de Cu­ba rum­bo a Ve­ne­zue­la. Un año más tar­de de­bu­ta­ba en Puer­to Ri­co don­de vi­vió por cua­ren­ta años. En la te­le­vi­sión se des­ta­có en los pro­gra­mas de Myr­ta Sil­va y reali­zó va­rias pro­duc­cio­nes dis­co­grá­fi­cas sien­do ella quien le dio la opor­tu­ni­dad a Cuc­co Peña de arre­glar mu­si­cal­men­te un dis­co por pri­me­ra vez.

Cuan­do Ruth Fer­nán­dez fue se­na­do­ra y se creó la Com­pa­ñía de Va­rie­da­des Ar­tís­ti­cas, Re­née fi­gu­ró co­mo pro­fe­so­ra en can­to, teo­ría y sol­feo y re­per­to­rio pa­ra can­tan­tes de mú­si­ca po­pu­lar. Su piano fue su me­jor alia­do. Su voz, la ban­de­ra de la emo­ción y su buen gus­to pa­ra es­co­ger com­po­si­to­res fue­ron de­ter­mi­nan­tes en su éxi­to. Fue una in­tér­pre­te por ex­ce­len­cia de Ketty Cabán, Myr­ta Sil­va, Syl­via Re­xach, Pu­chi Balseiro, Lolita de la Co­li­na y to­dos los gran­des del bo­le­ro y la mú­si­ca de fí­lin cu­ba­na.

Era un ser hu­mano ma­ra­vi­llo­so que vi­vió pa­ra el ar­te. Re­cuer­do que du­ran­te un tiem­po es­tu­vo en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y la­bo­ra­ba en un piano bar al que to­dos los boricuas que ha­cía­mos es­ca­la en la is­la her­ma­na ter­mi­ná­ba­mos las no­ches es­cu­chan­do ese sen­ti­mien­to tan úni­co que su voz re­ga­la­ba. 60 años can­tan­do. Se di­ce fá­cil pe­ro fue lu­cha­do­ra, va­lien­te, y so­bre­vi­vió a ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos y pro­ble­mas de sa­lud. Re­née can­ta­ba y to­do se ol­vi­da­ba.

En los úl­ti­mos tiem­pos es­ta­ba re­si­dien­do en Mia­mi don­de era pro­fe­so­ra de can­to en la Uni­ver­si­dad de Mia­mi Da­de Cen­ter, pe­ro cuan­do sur­gía la opor­tu­ni­dad se to­ma­ba su tiem­po y ve­nía a San Juan don­de el res­tau­ran­te Yer­ba Bue­na la es­pe­ra­ba pa­ra ha­cer sus tem­po­ra­das ya que era su ca­sa. Cuan­ta fal­ta le va a ha­cer a sus ami­gos, a sus dis­cí­pu­los y a sus ad­mi­ra­do­res.

En el 1973 su corazón es­ta­ba tan li­ga­do a nues­tra is­la que re­pre­sen­tó a Puer­to Ri­co en el Fes­ti­val de la Voz y la Can­ción de Pe­rú. Allí fue res­pon­sa­ble de in­ter­pre­tar la can­ción Bie­na­ven­tu­ra­dos los que aman, de Rafy Mon­clo­va, y otra can­ción de Cuc­co Peña. Allí gano los pre­mios a me­jor can­ción, me­jor in­tér­pre­te, me­jor voz y me­jor arre­glo. Y cuan­do en Puer­to Ri­co se rea­li­za­ba el Fes­ti­val de la Voz y la Can­ción pro­du­ci­do por Char­lie Váz­quez, Li­to Peña es­cri­bió pa­ra ella el te­ma del fes­ti­val lla­ma­do La ma­gia de es­ta no­che. Nos amó tan­to que lle­gó a re­ci­bir el premio Luis A. Fe­rré por re­pre­sen­tar la cul­tu­ra puer­to­rri­que­ña.

Te va­mos a te­ner cer­ca de nues­tro corazón y tu le­ga­do per­du­ra­rá co­mo la poe­sía del maes­tro Li­to Peña cuan­do en­to­na­bas aque­llo que de­cía:

“Y es­ta no­che, la ma­gia de es­ta no­che por un fu­gaz mo­men­to lo ha­rá reali­dad”.

“Se di­ce fá­cil pe­ro fue lu­cha­do­ra, va­lien­te y so­bre­vi­vió a ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos y pro­ble­mas de sa­lud. Re­née can­ta­ba y to­do se ol­vi­da­ba”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.