MÁS DI­NE­RO BO­TA’O

Equi­po pa­ra mi­ni­mi­zar con­tra­ban­do que­da en desuso por la fal­ta de re­gla­men­ta­ción

Primera Hora - - LA 2 - BÁR­BA­RA J. FI­GUE­ROA RO­SA bfi­gue­roa@pri­me­raho­ra.com

La lla­ma­da “si­lla cho­ta”, que se com­pró en el 2012 pa­ra mi­ni­mi­zar el con­tra­ban­do en las cár­ce­les, ya no ope­ra.

Des­de el 2013 una se­rie de equi­pos tec­no­ló­gi­cos que se uti­li­za­ban co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad pa­ra mi­ni­mi­zar el con­tra­ban­do en las cár­ce­les -el prin­ci­pal pro­ble­ma que en­fren­ta el De­par­ta­men­to de Co­rrec­ción y Reha­bi­li­ta­ción (DCR)- han que­da­do en desuso por fal­ta de re­gla­men­ta­ción por par­te de la agen­cia.

Más de $40,000 so­bre­pa­san la in­ver­sión com­ple­ta del equi­po ad­qui­ri­do ba­jo la go­ber­na­ción de Luis For­tu­ño y que in­clu­ye la fa­mo­sa “si­lla cho­ta”; un de­tec­tor de me­ta­les en for­ma de asien­to que se uti­li­za en las pri­sio­nes pa­ra iden­ti­fi­car ob­je­tos no per­mi­ti­dos que los reos es­con­den en sus ca­vi­da­des.

La se­rie tam­bién agre­ga 27 ba­rras fe­rro­mag­né­ti­cas por­tá­ti­les, uti­li­za­das de igual for­ma pa­ra la de­tec­ción de me­ta­les co­mo fis­gas, ar­mas, cu­chi­llas y ce­lu­la­res, en­tre otros ob­je­tos por­ta­dos por al­gu­na per­so­na.

Pe­ro, ojo, el pa­que­te tam­bién in­clu­ye seis dro­nes, que se ad­qui­rie­ron en el cua­trie­nio pa­sa­do con el pro­pó­si­to de ser uti­li­za­dos pa­ra vi­gi­lar los pe­rí­me­tros de las ins­ti­tu­cio­nes car­ce­la­rias. Es­tos ins­tru­men­tos aé­reos nun­ca fue­ron uti­li­za­dos.

Se­gún el sub­se­cre­ta­tio del DCR, Irving Ote­ro Nar­váez, la pa­ra­li­za­ción del uso de los apa­ra­tos se sus­ci­tó lue­go que la ad­mi­nis­tra­ción de Ale­jan­dro Gar­cía Pa­di­lla y el pa­sa­do ex ti­tu­lar de la agen­cia (Ei­nar Ra­mos) se en­fren­ta­ran “a unos plei­tos por la re­gu­la­ción y por­que (la ope­ra­ción del equi­po) ca­re­cía de una re­gla­men­ta­ción”.

Di­jo que la ob­je­ción fue in­coa­da por unos con­fi­na­dos y sus fa­mi­lia­res, quie­nes ale­ga­ron que el pro­ce­so de co­te­jo con las má­qui­nas y pos­te­rio­res in­cau­ta­cio­nes “era ile­gal”.

“Ale­ga­ron tam­bién in­va­sión a la pri­va­ci­dad y que los ofi­cia­les que ma­ne­ja­ban las má­qui­nas no es­ta­ban adies­tra­dos”, ex­pre­só Ote­ro Nar­váez al agre­gar que, in­clu­so, des­pués de co­ger el con­tra­ban­do “los ca­sos se caían” en el cur­so in­ves­ti­ga­ti­vo y le­gal.

In­sis­tió que el ac­tual se­cre­ta­rio del DCR, Eric Rolón, ad­vino en co­no­ci­mien­to so­bre lo su­ce­di­do al ocu­par su pues­to en enero y, des­de en­ton­ces, im­par­tió

ins­truc­cio­nes pa­ra que se bus­ca­ra una so­lu­ción.

“Esos re­gla­men­tos no te­nían uni­for­mi­dad, así que hay que tra­ba­jar y re­vi­sar to­do cui­da­do­sa­men­te y has­ta que no se aprue­be no po­de­mos ha­cer uso de los mis­mos”, di­jo so­bre el equi­po que po­dría de­te­rio­rar­se por fal­ta de uso y man­te­ni­mien­to.

Pri­me­ra Ho­ra pre­gun­tó cuál fue el cos­to de ca­da equi­po, pe­ro la in­for­ma­ción no fue pro­vis­ta en su to­ta­li­dad pues, se­gún el fun­cio­na­rio, no lo te­nía dis­po­ni­ble al mo­men­to.

En cam­bio, no­tas pu­bli­ca­das por es­te dia­rio en el 2012 in­di­can que, por ejem­plo, la si­lla cho­ta tie­ne un cos­to apro­xi­ma­do de $7,500. En el DCR hay dos. Só­lo una de ellas se com­pró por la agen­cia. La otra fue do­na­da por la Cár­cel Fe­de­ral de Guay­na­bo.

De otra par­te, el cos­to de los seis dro­nes -que es­tán li­te­ral­men­te nue­vos de pa­que­te- fue de $25,000, se­gún con­fir­mó Ote­ro Nar­váez.

Mien­tras, no pu­do cuan­ti­fi­car el gas­to in­ver­ti­do en las to­rres fe­rro­mag­né­ti­cas.

Lo que sí pu­do pre­ci­sar fue la efec­ti­vi­dad de es­tos apa­ra­tos en la ba­ta­lla que tie­ne la agen­cia en con­tra del con­tra­ban­do en las cár­ce­les, prin­ci­pal­men­te con dro­gas y ce­lu­la­res.

“De­fi­ni­ti­va­men­te ne­ce­si­ta­mos más y me­jo­res tec­no­lo­gías co­mo es­tas pa­ra de­tec­tar el con­tra­ban­do por­que son de gran ayu­da. Pe­ro te­ne­mos que ha­cer las co­sas en el mar­co le­gal pa­ra no te­ner re­vés ju­di­cial. Y, so­bre­to­do, ga­ran­ti­zan­do que es­tos apa­ra­tos elec­tró­ni­cos sean los me­nos in­va­si­vos al cuer­po y que ga­ran­ti­cen la pro­tec­ción de la dig­ni­dad del ser hu­mano y su pri­va­ci­dad”, reite­ró.

A ins­tan­cias de es­te dia­rio re­ve­ló que, por ra­zo­nes que des­co­no­ce- la agen­cia no tie­ne es­ta­dís­ti­cas de in­cau­ta­cio­nes des­de el 2013. Se­ña­ló que las úl­ti­mas ci­fras ofre­ci­das al Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­cas mues­tran que el 29% de las dro­gas in­cau­ta­das son de he­roí­na, 28% ma­rihua­na, 8% co­caí­na y el res­to son ca­li­fi­ca­das co­mo “otras sus­tan­cias”.

Asi­mis­mo, in­di­có que da­tos re­co­pi­la­dos has­ta la mis­ma fe­cha apun­tan a que en un pe­rio­do de 10 años el DCR in­cau­tó más de 28,000 ce­lu­la­res.

Es­te nú­me­ro es preo­cu­pan­te con­si­de­ran­do que los con­fi­na­dos han he­cho del con­tra­ban­do de es­tos apa­ra­tos de co­mu­ni­ca­ción un ne­go­cio re­don­do den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes.

Por ejem­plo, hay reos que “al­qui­lan” sus cuer­pos pa­ra en­trar con­tra­ban­do, prin­ci­pal­men­te me­tién­do­lo por ca­vi­da­des cor­po­ra­les co­mo el ano.

“Po­drían co­brar en­tre $60 y $100 por en­trar den­tro de su cuer­po el apa­ra­to... to­do de­pen­de el ti­po de ce­lu­lar”, di­jo una fuen­te a es­te dia­rio.

En­tre­tan­to, Ote­ro Nar­váez in­sis­te en que los co­te­jos con­ti­núan lle­ván­do­se a ca­bo en las cár­ce­les.

“Prin­ci­pal­men­te con ca­nes que hay en­tre­na­dos pa­ra de­tec­tar ce­lu­la­res, dro­gas y ar­mas. Eso, ade­más de los re­gis­tros de los ofi­cia­les”, ase­ve­ró.

Esos re­gla­men­tos no te­nían uni­for­mi­dad, así que hay que tra­ba­jar y re­vi­sar to­do cui­da­do­sa­men­te y has­ta que no se aprue­be no po­de­mos ha­cer uso de los mis­mos (equi­pos)” IRVING OTE­RO NAR­VÁEZ SUBSECRETARIO DEL DCR

EN EL LIM­BO. La lla­ma­da “si­lla cho­ta”, uti­li­za­da pa­ra iden­ti­fi­car ob­je­tos en las ca­vi­da­des de los reos, se usó en la Is­la pa­ra el 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.