BOBBY ¡SÍ QUE ES UN FAJÓN!

Al no po­der cos­tear sus via­jes aca­dé­mi­cos, un jo­ven es­tu­dian­te de Cien­cia Ani­mal del RUM ini­cia exi­to­sa em­pre­sa de em­pa­na­di­llas

Primera Hora - - TU PUEBLO - BÁR­BA­RA J. FI­GUE­ROA RO­SA bfi­gue­roa@pri­me­raho­ra.com

Bobby tie­ne só­lo 23 años, pe­ro tie­ne la vi­sión em­pren­de­do­ra de cual­quier ve­te­rano. Ha­bla con fir­me­za y con una ca­pa­ci­dad pas­mo­sa de ini­cia­ti­va cuando se le pre­gun­ta so­bre su fu­tu­ro. Lo cu­rio­so de todo es que trazó su plan de vi­da ca­si por ac­ci­den­te y en me­dio de la bús­que­da de una so­lu­ción para aho­rrar di­ne­ro para cu­brir gas­tos uni­ver­si­ta­rios como es­tu­dian­te del Re­cin­to Universitario de Mayagüez (RUM) de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co.

Y así, más o me­nos, se re­su­me su ins­pi­ra­do­ra historia:

Ra­fael Ro­ber­to Ro­drí­guez Sán­chez-Vaha­mon­de -pidió que des­ta­ca­ran su nom­bre com­ple­to- es cria­do en Ja­yu­ya, un pueblo co­no­ci­do por el de­sa­rro­llo en la agri­cul­tu­ra, par­ti­cu­lar­men­te, por el cul­ti­vo de to­ma­te y ca­fé.

Y, por ahí va el asun­to. Bobby, como lo co­no­cen amigos y fa­mi­lia­res, ini­ció es­tu­dios ha­ce seis años en el RUM como parte de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agrí­co­las, en el de­par­ta­men­to de Cien­cia Ani­mal. Su in­te­rés des­de siem­pre ha sido desa­rro­llar­se en la pro­duc­ción de ru­mian­tes: ca­pri­nos y ovi­nos (ca­bras y ove­jas).

Cuando Bobby lo ex­pli­ca, lo ha­ce de una for­ma tan se­duc­to­ra –en tér­mi­nos de pro­vo­car in­te­rés por el tema– que has­ta char­las edu­ca­ti­vas y de ca­pa­ci­ta­ción es­tá dan­do a agró­no­mos y es­tu­dian­tes de otras uni­ver­si­da­des y es­cue­las se­cun­da­rias.

“Lle­vo cuatro años tra­ba­jan­do en el Pro­yec­to de Ru­mian­tes Pe­que­ños del RUM y mi res­pon­sa­bi­li­dad allí es es­tar pen­dien­te al ha­to… el ha­to es el gru­po de ani­ma­les que te­ne­mos para in­ves­ti­ga­cio­nes de los es­tu­dian­tes de maes­tría (acla­ró al no­tar mi ig­no­ran­cia). Y, ade­más de cui­dar­los, parte de mi fun­ción es dar char­las in­tro­duc­to­rias so­bre el am­bien­te de ru­mian­tes pe­que­ños a personas que nos vi­si­tan. Que co­noz­can la in­dus­tria, por­que den­tro de lo que es criar es­te tipo de ani­ma­les se pue­de en­fa­ti­zar en di­ver­sas ra­mas. Des­de su ge­né­ti­ca has­ta pro­duc­ción de carne, le­che o la­na, por ejem­plo”, ex­pli­có.

Pe­ro para apren­der so­bre el uni­ver­so de los ru­mian­tes, Bobby requiere co­ger ta­lle­res de ca­pa­ci­ta­ción aca­dé­mi­ca y de prác­ti­ca pro­fe­sio­nal fue­ra de Puer­to Ri­co. Fue cuando sur­gió la opor­tu­ni­dad del pri­mer via­je edu­ca­ti­vo a una fin­ca de ove­jas en Pa­ra­guay, que su vi­da to­mó un gi­ro em­pre­sa­rial. Y su­ce­dió ca­si sin que se die­ra cuenta.

“Mis pa­dres me di­je­ron que ellos me po­dían se­guir ayu­dan­do con los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, pe­ro que si que­ría via­jar fue­ra de Puer­to Ri­co te­nía que bus­car el di­ne­ro yo...”, re­la­ta para dar pa­so al res­to de la historia.

“Y así fue que em­pe­zó lo de las em­pa­na­di­llas”, con­ti­núa. Sí, em­pa­na­di­llas.

Bobby co­men­zó a con­fec­cio­nar em­pa­na­di­llas de cor­de­ro y a ven­der­las en­tre amigos y fa­mi­lia­res para re­cau­dar el di­ne­ro de gas­tos del via­je a Pa­ra­guay. Y, pos­te­rior­men­te, la agen­da in­clu­yó cuatro via­jes a Co­lom­bia y Cos­ta Ri­ca, don­de apren­dió va­rias téc­ni­cas de in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial en ove­jas y de agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble uti­li­zan­do loss mis­mos ru­mian­tes pe­que­ños.

Pe­ro, mien­tras más via­jes su­mó a su ca­len­da­rio, así tam­bién se ates­ta­ba de ór­de­nes de em­pa­na­di­llas.

El pro­ce­so no es tan sencillo como se lee. Lea bien: Bobby com­pra el ani­mal vi­vo en fin­cas de crian­za que mo­ni­to­rea por in­ter­net y que es­tán es­ta­ble­ci­das en­tre Ca­bo Ro­jo, Gua­ya­ni­lla o su ado­ra­do Ja­yu­ya. No tie­ne una pre­di­lec­ta, co­men­ta. “Lo im­por­tan­te es que ten­ga unos es­tán­da­res. Por ejem­plo, que no pa­se de ocho a nue­ve me­ses y que es­té cer­ca de las 100 li­bras en múscu­lo para que rin­da la carne”, agre­ga.

Lue­go, el jo­ven se va con el ani­mal al ma­ta­de­ro. “De allí esa carne sa­le con el se­llo de USDA, es una carne cer­ti­fi­ca­da li­bre de en­fer­me­da­des”, des­ta­ca.

Pos­te­rior­men­te, es que pa­sa al pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de la em­pa­na­di­lla uno que, según di­ce, es len­to.

“El pro­ce­so es lar­go por­que co­ci­nar la carne pue­de de­mo­rar has­ta sie­te ho­ras. Y an­tes de eso, de­di­co tiem­po a pi­car la carne. Y lue­go que se co­ci­na, ten­go que es­pe­ra un tiem­po pru­den­te para que ba­je la tem­pe­ra­tu­ra para tro­zar la carne más to­da­vía. Después vie­ne la mez­cla. Ten­go mi re­ce­ta y lle­va vino, ajo, vi­na­gre, acei­te, sal… y todo es por me­di­das por­que quie­ro que to­das las em­pa­na­di­llas que­den igual. Quie­ro con­sis­ten­cia, in­clu­so, en su pe­so”, di­ce quien com­pra la plan­ti­lla (ma­sa) a una em­pre­sa que se de­di­ca a su con­fec­ción en Pon­ce.

Bobby ca­ta­lo­ga­ba lo de las em­pa­na­di­llas como un hob­bie al que le es­ta­ba sa­can­do pro­ve-

cho eco­nó­mi­co para cos­tear sus via­jes edu­ca­ti­vos. Pe­ro, de re­pen­te, todo cam­bió.

“Fue ha­ce dos se­ma­nas. Un ami­go le dio pro­mo­ción a las em­pa­na­di­llas en Fa­ce­book y ¡boom! Ha sido un auge ines­pe­ra­do. De 25 do­ce­nas que siem­pre tra­ta­ba de man­te­ner en el free­zer (por si caían ór­de­nes) tu­ve que su­bir la pro­duc­ción a 70 do­ce­nas. Y me pro­pu­se ha­cer 100 do­ce­nas al mes tra­ba­jan­do un fin de se­ma­na sí y otro no”, cuenta quien apro­ve­chó el azar para dar rien­das a su vi­sión como fu­tu­ro agró­no­mo a tra­vés de una em­pre­sa.

“Bus­qué un si­tio en Mayagüez (una ca­fe­te­ría que no tra­ba­ja los fines de se­ma­na y que tie­ne las li­cen­cias del De­par­ta­men­to de Sa­lud) y allí voy a ha­cer la pro­duc­ción de aho­ra en ade­lan­te los wi­ke­nes . Estoy en el pro­ce­so de que me en­tre­guen los per­mi­sos (re­que­ri­dos por ley) para mi­rar es­to ya como una em­pre­sa”, di­ce ilu­sio­na­do.

¿Có­mo vi­sua­li­zas tu fu­tu­ro?, le pre­gun­ta­mos, aun­que la res­pues­ta ya era evi­den­te en ca­da ora­ción en la que na­rra­ba su historia.

“Quie­ro cul­mi­nar un gra­do de maes­tría y desa­rro­llar­me como un em­pre­sa­rio en es­ta in­dus­tria. Pe­ro quie­ro que mi ne­go­cio pa­se por to­da la ca­de­na. Quie­ro que el ani­mal naz­ca en mi fin­ca, criar­lo… y, fi­nal­men­te, lle­var­lo a la me­sa de ho­ga­res puer­to­rri­que­ños, ya sea en em­pa­na­di­lla o como al­gún otro pro­duc­to de va­lor aña­di­do como, por ejem­plo, lon­ga­ni­za, ham­bur­ger o en cor­tes de carne. Así me veo en 10 años”, ex­pre­só en­tu­sias­ma­do quien mer­ca­dea­rá sus em­pa­na­di­llas en Fa­ce­book ba­jo el nom­bre “Ma­teo y sus em­pa­na­di­llas”, en ho­nor a su so­brino y ahi­ja­do de cuatro años.

Quie­ro cul­mi­nar un gra­do de maes­tría y desa­rro­llar­me como un em­pre­sa­rio en es­ta in­dus­tria. Pe­ro quie­ro que mi ne­go­cio pa­se por to­da la ca­de­na. Quie­ro que el ani­mal naz­ca en mi fin­ca, criar­lo… y, fi­nal­men­te, lle­var­lo a la me­sa de ho­ga­res puer­to­rri­que­ños”

RA­FAEL RO­BER­TO RO­DRÍ­GUEZ SÁN­CHEZ-VAHA­MON­DE

ES­TU­DIAN­TE Y EM­PRE­SA­RIO

NO ES SENCILLO. Ra­fael Ro­ber­to Ro­drí­guez Sán­chez-Vaha­mon­de cuenta con ayu­da para el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de sus em­pa­na­di­llas, el que des­cri­be como uno lar­go.

PRO­DUC­CIÓN ACELERADA De unas 25 do­ce­nas que con­fec­cio­na­ba a la se­ma­na, Bobby ha te­ni­do que au­men­tar a 70, por la de­man­da de su pro­duc­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.