De­fien­den la lac­tan­cia

Es­tas pa­re­jas con­si­de­ran que ama­man­tar es va­lio­so para una vi­da más sa­lu­da­ble

Primera Hora - - TU SHOW - PA­TRI­CIA VAR­GAS CASIANO pa­tri­cia.var­gas@gfrme­dia.com

Iró­ni­ca­men­te, las fi­gu­ras en­tre­vis­ta­das no co­no­cie­ron los be­ne­fi­cios de la lac­tan­cia ma­ter­na, o muy po­co, has­ta que na­cie­ron sus hi­jas. Es­tas pa­re­jas, com­pues­tas por los co­mu­ni­ca­do­res Milly Mén­dez y Ju­lio Ri­ve­ra-Sa­niel, los ani­ma­do­res Yi­zet­te Ci­fre­do y Víc­tor Santiago, y la re­por­te­ra Liam Ro­drí­guez y su es­po­so el ex­gim­nas­ta olím­pi­co Luis Ri­ve­ra, lle­ga­ron al mundo en la épo­ca en que se pro­mo­vía la fór­mu­la como la mejor le­che para los be­bés y se me­nos­pre­ció la for­ma na­tu­ral como ali­men­to para sus críos.

“Creé con­cien­cia so­bre la lac­tan­cia du­ran­te mi em­ba­ra­zo a tra­vés de mi dou­la (que acom­pa­ña a otras mujeres en su ca­mino a la ma­ter­ni­dad), Eu­ge­nia Ro­drí­guez, que fue quien me en­se­ñó y me orien­tó. No te­nía en men­te lac­tar, pe­ro ella me ha­bló de los be­ne­fi­cios que te­nía para la be­bé y para mí, y me pro­pu­se la me­ta de in­ten­tar­lo. Todo flu­yó muy bien y como fi­gu­ra pú­bli­ca me in­vo­lu­cré más con el pe­dia­tra Ma­rio Ra­mí­rez para com­par­tir mis ex­pe­rien­cias y re­ci­bir re­fe­ren­cias de otras ma­más, pe­ro to­da­vía hay un sec­tor de la so­cie­dad que lo ve como algo ex­tra­ño, ex­hi­bi­cio­nis­mo, que no lo es. Hay que nor­ma­li­zar­la por­que es­to es una ben­di­ción que Dios nos da”, sos­tu­vo Milly, coan­fi­trio­na de Los seis de

la tar­de de Uni­vi­sión y ma­dre de la her­mo­sa Mi­le­na de 5 me­ses, a tono con la Se­ma­na Mun­dial de la Lac­tan­cia Ma­ter­na, que ini­cia ma­ña­na y cul­mi­na el pró­xi­mo lu­nes, 7 de agos­to.

Con su Mi­le­na en bra­zos, que

To­da­vía hay un sec­tor de la so­cie­dad que lo ve como algo ex­tra­ño, ex­hi­bi­cio­nis­mo, que no lo es”

MILLY MÉN­DEZ

PE­RIO­DIS­TA

La gen­te se pa­sa pre­gun­tán­do­te, has­ta cuán­do voy a se­guir lac­tan­do a mi hi­ja como si fue­se algo ne­ga­ti­vo lac­tar o prac­ti­car la lac­tan­cia pro­lon­ga­da”

YI­ZET­TE CI­FRE­DO

ANIMADORA

Uno tie­ne sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos por­que la res­pon­sa­bi­li­dad es do­ble y si no tie­nes el gru­po de apoyo, te ra­jas”

LIAM RO­DRÍ­GUEZ

RE­POR­TE­RA

se chu­pa el mis­mo de­do que su pa­pi de be­bé, el an­cla de Wa­pa TV con­tó que la dou­la les re­co­men­dó lle­var a sus ma­dres a las cla­ses de lac­tar.

“Por­que ellas no lo hi­cie­ron (lac­tar) y lue­go co­mien­zan a ha­cer re­co­men­da­cio­nes bien in­ten­cio­na­das, pe­ro que par­ten de pre­mi­sas equi­vo­ca­das como que la ne­na no se lle­na o que no es­tás pro­du­cien­do su­fi­cien­te le­che. Fue todo un pro­ce­so y si no hu­bie­ran asis­ti­do pro­ba­ble­men­te hu­bie­sen boi­co­tea­do el pro­ce­so… Lo pue­do en­ten­der por­que son ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas, ya la nue­va ge­ne­ra­ción, pro­ba­ble­men­te es­tas chi­cas (las be­bés) lo ha­rán de ma­ne­ra na­tu­ral”, co­men­tó Ju­lio.

¿Estoy ha­cién­do­lo bien?, es la pre­gun­ta cons­tan­te que como pa­dre se ha­ce el pe­rio­dis­ta.

“No im­por­ta todo lo que ha­yas leí­do, lo que te ha­yan con­ta­do, por más que uno se tra­te de pre­pa­rar, son nues­tros hi­jos los que nos enseñan el ca­mino a se­guir, los que te guían. Uno pien­sa que tie­nes que ha­cer unos cam­bios bru­ta­les por­que ellos lle­ga­ron, pe­ro son ellos los que se tie­nen que adap­tar, la vi­da que te­ne­mos es es­ta y el tra­ba­jo es es­te. Si hay que salir a una ac­ti­vi­dad y no hay cui­do, ella tie­ne que ir con no­so­tros por­que no so­mos maes­tros de es­cue­la ni po­li­cías, que tie­nen un ho­ra­rio fi­jo, so­mos tra­ba­ja­do­res de a pie”.

Yi­zet­te, quien prac­ti­ca la lac­tan­cia pro­lon­ga­da, ad­mi­te que ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por­que to­da­vía lac­ta a su avis­pa­da hi­ja Eva, de tres años, que des­de el año pa­sa­do es­tá en es­cue­la pre-es­co­lar y en unos días ini­cia sus cla­ses de ba­llet.

“La gen­te se pa­sa pre­gun­tán­do­te, has­ta cuán­do voy a se­guir lac­tan­do a mi hi­ja, como si fue­se algo ne­ga­ti­vo lac­tar o prac­ti­car la lac­tan­cia pro­lon­ga­da, que es lo que es­ta­mos ha­cien­do no­so­tras. La ne­na se pe­ga y to­ma le­che to­das las ma­ña­nas y en las no­ches. Eso no le ha­ce da­ño por­que tie­ne las vi­ta­mi­nas y los nu­trien­tes que le be­ne­fi­cian a ella. Nos te­ne­mos que cues­tio­nar si a esa edad el dar­le co­sas como re­fres­cos y ali­men­tos al­tos en sal o en azú­car no es peor, en vez de cues­tio­nar­me a mí por qué la lac­to. No ten­go pla­nes de des­te­tar­la y si su­ce­die­ra se­ría por ra­zo­nes de pe­so, por aho­ra va­mos a es­pe­rar que las dos lo po­da­mos ha­cer de una for­ma or­gá­ni­ca, na­tu­ral… Mi ma­má aho­ra se sien­te or­gu­llo­sa de que sea­mos una fa­mi­lia de lac­tan­cia pro­lon­ga­da y lo re­co­mien­da”, afir­mó la co­pre­sen­ta­do­ra de Los

seis de la tar­de de Uni­vi­sión. “Ver a Eva como la veo en su dia­rio vi­vir y como se desen­vuel­ve en su cre­ci­mien­to me ha­ce pen­sar que va­mos bien”, des­ta­có Víc­tor, de Es­tos dos sin

fre­nos de Uni­vi­sión.

“Ha sido un pro­ce­so bien lin­do, ella lle­gó para en­se­ñar­me a te­ner mu­cha pa­cien­cia. Yo era una persona que ex­plo­ta­ba por na­da y ella po­co a po­co me ha ido en­se­ñan­do, no es fá­cil pe­ro a la lar­ga cuando uno la tie­ne abra­za­di­ta, ju­gan­do con ella y que te di­ce pa­pá, me lleno de dul­zu­ra”.

Liam, quien es lac­tan­te en tán­dem (a dos si­mul­tá­nea­men­te), es ma­dre de las dul­ces ge­me­las Aris e Isis, de 10 me­ses, y re­ci­bió re­cla­ma­cio­nes de su ma­dre y abue­la por de­jar a las niñas para re­gre­sar al tra­ba­jo.

“So­mos tres ge­ne­ra­cio­nes con men­ta­li­da­des di­fe­ren­tes. Du­ran­te el pro­ce­so mi ma­má co­men­zó a edu­car­se y es­ta­ba más men­ta­li­za­da, pe­ro mi abue­la to­da­vía. Cuando re­gre­sé al tra­ba­jo ellas me lla­ma­ron para de­cir­me que yo era una abu­sa­do­ra, que no da­ba su­fi­cien­te le­che, que las ne­nas se que­da­ban es­ma­yás. Me pu­se a llo­rar por­que me edu­qué, sé lo que estoy ha­cien­do y pen­sé ‘por qué no con­fían en mí si yo siem­pre con­fié en ellas’. Uno tie­ne sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos por­que la res­pon­sa­bi­li­dad es do­ble y si no tie­nes el gru­po de apoyo te ra­jas, pues lle­ga un mo­men­to en que em­pie­zas a cues­tio­nar­te todo por más que te ha­yas em­pon­de­ra­do”, com­par­tió la re­por­te­ra de Los seis de la tar­de.

El es­po­so de Liam, Luis Ri­ve­ra, ha te­ni­do que bre­gar con la reali­dad de te­ner dos hi­jas al tiem­po que se encuentra le­van­tan­do su ne­go­cio, Gym for All, en Caguas.

“Pe­ro pu­di­mos tra­ba­jar­lo, so­bre todo la lac­tan­cia por­que la dou­la nos apo­yó. Es­te ha sido un com­pro­mi­so que te­ne­mos des­de que sa­li­mos em­ba­ra­za­dos”, dijo el má­xi­mo me­da­llis­ta de oro de Los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be.

BUSCA IN­FOR­MA­CIÓN RE­LA­CIO­NA­DA EN NUES­TRA PU­BLI­CA­CIÓN SA­LU­DA­BLE DE HOY

OTRA ÉPO­CA

Los en­tre­vis­ta­dos se cria­ron en unos años en que se pro­mo­vía la fór­mu­la como la mejor le­che para los be­bés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.