CO­MO “EN LOS VIE­JOS TIEM­POS”

Primera Hora - - LA2 - NOR­MAN­DO VALENTÍN PE­RIO­DIS­TA / nor­man­do­va­len­tin@gmail.com

Nor­man­do Valentín re­cuer­da la pe­lí­cu­la Back to The Fu­tu­re y la aso­cia con las en­se­ñan­zas del pa­sa­do que el tem­po­ral Ma­ría nos obli­ga a res­ca­tar aho­ra.

Los avan­ces de la tec­no­lo­gía que tan­to ce­le­bra­mos y re­por­ta­mos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­mos­tra­ron lo vul­ne­ra­ble que son. La ma­dre na­tu­ra­le­za con su fuer­za hu­ra­ca­na­da nos en­vió de gol­pe y po­rra­zo a los años 40. En es­tos días abun­dan las fo­to­gra­fías y ví­deos de per­so­nas ba­ñán­do­se y la­van­do ro­pa en los ríos y en las “cho­rras” que bro­tan de la mon­ta­ña con su agua de ma­nan­tial.

Las la­va­do­ras es­tán dur­mien­do el sue­ño de los jus­tos al la­do de las se­ca­do­ras, pues es­tá au­sen­te la ener­gía eléc­tri­ca que las mo­vía. El cor­del, ese pe­da­zo de ca­ble o so­ga que al­ber­ga­ba la ro­pa mo­ja­da pa­ra ser se­ca­da ba­jo los ra­yos del sol tam­bién ha re­sur­gi­do. Aho­ra la nue­va mo­da es ad­qui­rir al­gu­na ta­bla de la­var. Se con­si­guen de ma­de­ra o de PVC. Es re­vi­vir un vie­jo ar­te pues la má­qui­na lo ha­cía por no­so­tros. Has­ta la ma­ne­ra de usar el de­ter­gen­te ha cam­bia­do. Ese ma­nan­tial tam­bién sa­cia la sed, pe­ro se le­van­ta la voz de aler­ta an­te po­si­bles bro­tes epi­dé­mi­cos. El agua se con­ta­mi­na. Has­ta la lep­tos­pi­ro­sis, con­di­ción pro­vo­ca­da por el orín de ra­tón, es­tá ha­cien­do ac­to de pre­sen­cia con re­sul­ta­dos ca­tas­tró­fi­cos.

El te­lé­fono mó­vil con to­da su in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se con­vir­tió en ma­te­ria iner­te en es­tos días mien­tras el te­lé­fono de lí­nea fue de los po­cos so­bre­vi­vien­tes de es­ta cri­sis. Eso me sir­ve pa­ra re­cor­dar­te que an­tes nos me­mo­ri­zá­ba­mos un sin fin de nú­me­ros te­le­fó­ni­cos. Hoy día, ¿de cuán­tos te acuer­das? ¡Qué iro­nía!, ¿no? En nues­tras ca­sas han re­su­ci­ta­do el quin­qué, así co­mo las ve­las de ce­ra. La es­ca­sez de las ba­te­rías D, que sir­ven a las lám­pa­ras LED o a los vie­jos flash light, han obli­ga­do a una gran ma­yo­ría a ter­mi­nar en las ma­nos de esos vie­jos ar­te­fac­tos. El mis­mo son les to­ca a las es­tu­fas eléc­tri­cas. Es­tán de lu­jo, mien­tras las hor­ni­llas de gas ha­cen el tra­ba­jo. En mi ca­so me sal­vó el BBQ, que te­nía una en su ori­lla. De esa for­ma pre­pa­ra­mos al­gu­nas co­mi­das ca­lien­tes y el ca­fe­ci­to. Les ad­mi­to que el re­to ha si­do el gra­duar la fla­ma. Al­go tan ton­to sir­ve en oca­sio­nes pa­ra dis­pa­rar una son­ri­sa.

En la ca­lle, el cash ha vuel­to a pro­li­fe­rar. Las fi­las en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos son ri­dí­cu­la­men­te lar­gas. Nos acos­tum­bra­mos a la tar­je­ta de dé­bi­to, sin pen­sar que al fa­llar lo elec­tró­ni­co y el ser­vi­cio de luz nos que­da­mos pe­la’os. El mie­do al atra­co o a cual­quier tum­be nos lle­vó a la con­ve­nien­cia del plás­ti­co. To­tal, hace ape­nas unos 30 años aquí ca­si to­do era cash y las tar­je­tas ape­nas da­ban el em­pu­je. Do­cu­men­tar es­to es im­por­tan­te. Al igual que en la vie­ja pe­lí­cu­la de Back to the Fu­tu­re, don­de el per­so­na­je re­gre­sa­ba al pa­sa­do pa­ra va­lo­rar mu­chas co­sas de su fa­mi­lia, no­so­tros lo he­mos he­cho a nues­tra ma­ne­ra. Ma­ría nos dio una bue­na sa­cu­di­da pa­ra va­lo­rar la “tec­no­lo­gía del pa­sa­do”. Hoy es bueno vol­ver a vi­vir, lo de “aque­lla épo­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.