“Edu­ca­ción tie­ne que dar ex­pli­ca­cio­nes sen­si­bles” JAY FON­SE­CA

Primera Hora - - POR­TA­DA - JAY FON­SE­CA PE­RIO­DIS­TA / jay­fon­se­capr@gmail.com

Los da­tos son los da­tos. En el 1998, ha­bía 721,000 es­tu­dian­tes en es­cue­las pú­bli­cas y en 2018, se es­ti­man en 308,000. Esos da­tos no per­mi­ten otro aná­li­sis que no sea for­ta­le­cer me­nos es­cue­las pa­ra te­ner 700 es­cue­las de pri­mer ni­vel y no 1,500 a me­dio po­ci­llo. Aho­ra, no es lo mis­mo ha­cer una ci­ru­gía con bis­tu­rí que con ma­che­te.

Cuan­do la se­cre­ta­ria Ju­lia Ke­leher anun­ció que ha­rían es­tos cie­rres, fui a ver las vi­si­tas re­gio­na­les don­de la co­mu­ni­dad po­dría dar su opi­nión. En nin­gu­na oca­sión la gen­te es­tu­vo a fa­vor de ce­rrar su plan­tel. Es­cu­ché a di­rec­to­res, pa­dres, ma­dres y maes­tros y nin­guno di­jo que sí se de­bía ce­rrar su plan­tel y que es­ta­ban dis­pues­tos a ir­se a otro. En oca­sio­nes una es­cue­la po­día ser fu­sio­na­da con la del fren­te y aun así la co­mu­ni­dad se opo­nía al cie­rre. En to­das las oca­sio­nes la gen­te de­fen­día su es­cue­la y ar­gu­men­ta­ba que de­bían ce­rrar otra, no la de ellos.

Pe­ro los da­tos son más fuer­tes to­da­vía. Hay más muer­tes que na­ci­mien­tos y ca­da vez na­cen me­nos ni­ños, in­clu­so, es­tán na­cien­do me­nos de la mi­tad de los ni­ños que ha­ce 20 años. La ten­den­cia es tal que na­cie­ron 28,000 ni­ños en el 2017 y mu­rie­ron 29,000 per­so­nas.

Las parejas tie­nen me­nos hi­jos que nun­ca. De 1.49 en la ta­sa de na­ci­mien­tos en 2015, ya va­mos por 1.2 ni­ños, una ba­ja dra­má­ti­ca en so­lo tres años. Ese nú­me­ro se es­pe­ra­ba pa­ra des­pués del 2023, pe­ro ya ocu­rrió. Eso sig­ni­fi­ca que hay que pla­ni­fi­car un nue­vo país rá­pi­do. En el 2015, es­tá­ba­mos en­tre los peo­res 10 del mun­do, post Ma­ría de­be­mos es­tar peor. No que­da du­das de que hay que ce­rrar plan­te­les y hay que re­di­ri­gir re­cur­sos a nuestra emer­gen­te po­bla­ción en­ve­je­cien­te.

Di­cho lo an­te­rior, Ke­leher tu­vo un año pa­ra ha­cer un pro­ce­so con orien­ta­ción a la co­mu­ni­dad. Los di­rec­to­res re­gio­na­les de­bie­ron es­tar en esas co­mu­ni­da­des ex­pli­can­do y dan­do de­ta­lles. No se hi­zo así. Por tan­to, es na­tu­ral que la gen­te se sien­ta in­dig­na­da. Lo me­nos que de­bi­mos ha­ber es­pe­ra­do de es­te pro­ce­so era que en la pá­gi­na de in­ter­net de Edu­ca­ción hu­bie­ra ex­pli­ca­cio­nes de­ta­lla­das de por qué ca­da es­cue­la fue es­co­gi­da y cuá­les eran las al­ter­na­ti­vas y por qué no se con­si­de­ra­ron otras op­cio­nes.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, las es­cue­las que tie­nen A y B, con­for­me a la gen­te de abrepr.org, de­ben te­ner más ex­pli­ca­cio­nes de por qué se plan­tean ce­rrar. Eso no ha ocu­rri­do y de­be ser prio­ri­dad dar esos da­tos.

Ver cie­rres de plan­te­les sin te­ner pla­nes es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da es­cue­la es par­te del pro­ble­ma. La se­cre­ta­ria hi­zo lo co­rrec­to en ir­se de un edi­fi­cio pri­va­do ren­ta­do y abrir ofi­ci­nas cen­tra­les en una es­cue­la ce­rra­da de Ba­rrio Obre­ro. Eso va a aho­rrar $2 mi­llo­nes al año al era­rio y lo mis­mo de­ben ha­cer en mon­to­nes de otras es­cue­las que ce­rra­ron y mu­dar ofi­ci­nas ren­ta­das a pri­va­dos que el Go­bierno es­tá pa­gan­do.

Es­cán­da­los co­mo la ren­ta a AFV de Oto­niel Font por $1 al mes y el otro de la Jean Louis Ch­ris­tian Aca­demy en Vi­lla Ca­ro­li­na, de­ben evi­tar­se con una subas­ta o un buen RFP. Si hu­bie­ran he­cho es­to no es­ta­ría­mos cues­tio­nan­do que la di­rec­to­ra de Jean Louis Ch­ris­tian Aca­demy es cu­ña­da de Héctor Al­ber­to­rio, el di­rec­tor de la Ofi­ci­na de ba­ses de Fe en La For­ta­le­za, ni que Font se lle­vó una es­cue­la que le da ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas con­tra otros co­le­gios.

Es­to de­mues­tra que Edu­ca­ción tie­ne que dar ex­pli­ca­cio­nes sen­si­bles y ha­cer una pá­gi­na con los da­tos con­cre­tos. Que los di­rec­to­res re­gio­na­les tie­nen que ha­cer el tra­ba­jo de ex­pli­car e ir es­cue­la por es­cue­la con las mo­ti­va­cio­nes, de­ta­lles y al­ter­na­ti­vas des­car­ta­das, por­que de­pen­der de que Ke­leher va­ya a las 285 es­cue­las es im­po­si­ble, pe­ro ella sí tie­ne que su­per­vi­sar pa­ra que ese tra­ba­jo lo ha­gan los di­rec­to­res de es­cue­la y re­gio­na­les. Pa­ra eso se les pa­ga.

No es­pe­ren que el pue­blo apo­ye lo co­rrec­to si no tie­nen la sen­si­bi­li­dad con lo que es el cen­tro de la co­mu­ni­dad en mu­chos ba­rrios. Te­ner la ra­zón no es su­fi­cien­te, hay que sa­ber te­ner­la.

“Ver cie­rres de plan­te­les sin te­ner pla­nes es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da es­cue­la es par­te del pro­ble­ma”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.