AU­XI­LIO PA­RA PUN­TA TU­NA

Abo­gan por in­ves­ti­gar si la his­tó­ri­ca es­truc­tu­ra cos­te­ra ne­ce­si­ta re­pa­ra­cio­nes y que las me­jo­ras sean via­bi­li­za­das

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - Pri­me­ra Ho­ra

El cen­te­na­rio fa­ro de Maunabo no se sal­vó de Ma­ría.

Su es­truc­tu­ra, al igual que mu­chas otras, su­frió el pa­so del ci­clón por la Is­la ha­ce sie­te me­ses. Por ello, se pre­sen­tó la Re­so­lu­ción 704 del Se­na­do pa­ra in­ves­ti­gar su ac­tual es­ta­do y, de ser ne­ce­sa­rio, iden­ti­fi­car los re­cur­sos que re­que­ri­rá res­tau­rar el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio.

La me­di­da, de la au­to­ría del se­na­dor del dis­tri­to de Hu­ma­cao, Mi­guel Lau­reano Co­rrea, fue re­fe­ri­da a la Co­mi­sión de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo.

El im­pac­to su­fri­do so­bre es­ta his­tó­ri­ca es­truc­tu­ra, que da­ta de 1892, ha­ce “im­pe­ra­ti­vo que el Se­na­do de Puer­to Ri­co reali­ce una in­ves­ti­ga­ción so­bre las con­di­cio­nes en que se en­cuen­tra el fa­ro con el fin de re­cons­truir tan va­lio­so ac­ti­vo cul­tu­ral y turístico”, se in­di­ca en la ex­po­si­ción de mo­ti­vos de la pie­za le­gis­la­ti­va.

“Es­te cen­te­na­rio edi­fi­cio -ubi­ca­do al ex­tre­mo su­r­es­te de Puer­to Ri­co- es un ícono en el pue­blo de Maunabo y me­re­ce aten­ción es­pe­cial del go­bierno es­ta­tal, fe­de­ral y de la em­pre­sa pri­va­da. El fuer­te azo­te de Ma­ría so­bre la re­gión afec­tó se­ve­ra­men­te al fa­ro, por lo que te­ne­mos que in­te­grar es­fuer­zos pa­ra po­ner­lo en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Aun cuan­do las li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas nos im­po­ne prio­ri­da­des y pla­nes, ha­ce­mos un lla­ma­do a las em­pre­sas pri­va­das a que co­la­bo­ren con las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les co­rres­pon­dien­tes pa­ra lo­grar la res­tau­ra­ción de es­te pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co que lle­va más de 120 años en ser­vi­cio", de­cla­ró por es­cri­to Lau­reano Co­rrea.

Una piz­ca de su his­to­ria

El fa­ro de Maunabo en­tró en ser­vi­cio el 18 de no­viem­bre de 1892. Fue di­se­ña­do por Joa­quín Gisbert y cons­trui­do por Adrián Duf­faut so­bre el pro­mon­to­rio co­no­ci­do co­mo Pun­ta Tu­na, o Pun­ta de la Tu­na, en el ex­tre­mo su­r­es­te de la Is­la.

El edi­fi­cio mi­de 91 pies de lar­go por 41 pies de an­cho y se pin­tó ori­gi­nal­men­te de blan­co con de­ta­lles gris os­cu­ro.

El al­ma­cén de com­bus­ti­ble pa­ra la lám­pa­ra se ubi­có de­trás de la torre y ven­ti­ló al ex­te­rior por una pe­que­ña per­sia­na. Al­re­de­dor del 1960, se hi­zo una re­mo­de­la­ción sus­tan­cial del edi­fi­cio que in­clu­yó la re­dis­tri­bu­ción de es­pa­cios in­te­rio­res, la cons­truc­ción de un ves­tí­bu­lo en la en­tra­da, se in­cor­po­ró una puer­ta pos­te­rior y la sus­ti­tu­ción del te­cho de la­dri­llos por uno de hor­mi­gón.

El len­te de ter­cer or­den, que pro­yec­tó su luz a 18 mi­llas de dis­tan­cia, se uti­li­zó has­ta fi­na­les de la dé­ca­da del 1970. Es­te len­te y el del fa­ro de San Juan son los úni­cos len­tes ori­gi­na­les que per­ma­ne­cen en nues­tras em­ble­má­ti­cas to­rres.

Lue­go del pa­so del huracán Ma­ría, se des­co­no­ce el da­ño su­fri­do por el fa­ro de Maunabo, que en­tró en ser­vi­cio en 1892.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.