Se­gui­rá con lo que le gus­ta

La ac­triz Al­ba Nydia Díaz re­gre­sa al tea­tro con la pie­za “Fri­da ¡Viva la vi­da!”, la cual reali­zó por pri­me­ra vez en el 2004

Primera Hora - - TU SHOW - MA­RIE­LA FU­LLA­NA ACOS­TA ma­rie­la.fu­lla­na@gfrme­dia.com

La ac­triz puer­to­rri­que­ña Al­ba Nydia Díaz re­cuer­da cla­ra­men­te la pri­me­ra vez que vi­si­tó la Ca­sa Azul de Fri­da Kah­lo, en Co­yoa­cán, Mé­xi­co. Fue a fi­na­les de la dé­ca­da del se­ten­ta, cuan­do apenas co­men­za­ba a des­cu­brir­se co­mo ac­triz. Aquel es­pa­cio y la his­to­ria de la ar­tis­ta me­xi­ca­na la con­quis­ta­ron in­me­dia­ta­men­te.

Lue­go, en la dé­ca­da del ochen­ta, cuan­do gra­bó la te­le­no­ve­la Co­lo­ri­na en Mé­xi­co, vi­si­tó en va­rias oca­sio­nes el pa­tio de esa ca­sa pa­ra es­tu­diar y en­con­trar la paz que ne­ce­si­ta­ba.

Quién le iba a de­cir en­ton­ces a Al­ba Nydia que años des­pués de aque­lla ex­pe­rien­cia su­biría al es­ce­na­rio pa­ra dar­le vi­da a Fri­da Kah­lo en la pie­za Fri­da ¡Viva la vi­da!, la cual in­ter­pre­tó por pri­me­ra vez en 2004, y con la que re­gre­sa aho­ra al tea­tro, lue­go de cin­co años ale­ja­da de las ta­blas. Las fun­cio­nes se llevarán a ca­bo del 20 de abril al 6 de ma­yo en el Tea­tro Vic­to­ria Espinosa, en San­tur­ce.

Es­ta pie­za, del dra­ma­tur­go me­xi­cano Hum­ber­to Ro­bles, se ha pre­sen­ta­do en 24 paí­ses des­de su pri­me­ra ver­sión en 1998, sien­do Puer­to Ri­co el pri­mer lu­gar don­de se hi­zo fue­ra de te­rri­to­rio me­xi­cano. La obra, di­ri­gi­da por Sonia Va­len­tín y en la que se in­clu­ye mú­si­ca en vi­vo, bai­les e imá­ge­nes, es un re­la­to ín­ti­mo de Fri­da, en la que se va re­cons­tru­yen­do su vi­da y obra de ma­ne­ra frag­men­ta­da.

Pa­ra Al­ba Nydia Díaz su re­gre­so a las ta­blas no po­día ser de otra ma­ne­ra que no fue­ra con es­ta pie­za y es­te per­so­na­je his­tó­ri­co con el que se iden­ti­fi­ca por su in­ten­si­dad y su pa­sión. Ori­gi­nal­men­te, la ac­triz iba a tra­ba­jar el mo­nó­lo­go El tes­ta­men­to de Ma­ría, pe­ro los de­re­chos de la pie­za no le lle­ga­ron a tiem­po, por lo que op­tó por me­ter­se una vez más en la piel de Fri­da Kah­lo.

A di­fe­ren­cia de la pri­me­ra vez que hi­zo la pie­za, es­ta vez, la ac­triz se sien­te en ma­yor sin­to­nía con el per­so­na­je, pues cuenta con otra ma­du­rez que la ha­cen más cer­ca­na a la ar­tis­ta me­xi­ca­na.

“Yo creo que las ac­tri­ces so­mos co­mo el vino, por­que tus vi­ven­cias en­ri­que­cen tu tra­ba­jo. En es­tos diez úl­ti­mos años me he ena­mo­ra­do, me he de­cep­cio­na­do, he reí­do, he llo­ra­do, he vi­vi­do in­ten­sa­men­te y Fri­da era bien in­ten­sa en to­do. En­ton­ces, esas vi­ven­cias que es­tán ahí, que de al­gu­na ma­ne­ra es­tán guar­da­das en mi psi­quis, en mi co­ra­zón, en mi to­do, sa­len con Fri­da. Y aun­que pa­re­ce que no, diez años ha­cen una gran di­fe­ren­cia en ti y esa di­fe­ren­cia es la que sien­to aho­ra co­mo ac­triz al ca­rac­te­ri­za a Fri­da. Aho­ra me sien­to más cerca de ella”, ase­gu­ra.

Vol­ve­rá a la te­le­vi­sión

La ac­triz se­ña­la que lle­va­ba tiem­po an­he­lan­do re­gre­sar a su gran pa­sión, el tea­tro, pe­ro no te­nía tiem­po. Pe­ro lue­go de que sa­lie­ra del ai­re el pro­gra­ma Jun­tos en la ma­ña­na (Wa­pa), el cual se trans­mi­tía dia­ria­men­te y don­de par­ti­ci­pa­ba, de­ci­dió que era el mo­men­to.

“Da­da las cir­cuns­tan­cias de mi vi­da, que me te­nía que le­van­tar to­dos los días por diez años a las 5:00 de la ma­ña­na, se me ha­cía muy di­fí­cil ha­cer tea­tro”, ex­pli­ca. “Pe­ro mi fuer­te es el tea­tro, lo pri­me­ro que hi­ce fue tea­tro y en es­ta eta­pa de mi vi­da es lo que quie­ro ha­cer. No quie­ro es­tar to­do el tiem­po en el tea­tro, pe­ro por lo me­nos una vez al año”, co­men­ta, to­da vez que no des­car­ta crear una nue­va pro­pues­ta te­le­vi­si­va, jun­to a Sonia Va­len­tín

“To­da­vía es­ta­mos en la es­pe­ra por­que los ca­na­les no es­tán fun­cio­nan­do en su 100% por­que to­da­vía hay mu­chos pue­blos de la Is­la que no tie­nen luz. Es­ta­mos es­pe­ran­do a que to­do se nor­ma­li­ce (en Wa­pa) y no sé si ven­dre­mos con otro pro­gra­ma o el mis­mo. Pe­ro no se des­car­ta que po­da­mos re­gre­sar”, in­di­ca.

Al cues­tio­nar­le qué le fal­ta por ha­cer en su ca­rre­ra, Al­ba Nydia re­fle­xio­na y lue­go di­ce, “se­guir ha­cien­do lo que me gus­ta, ac­tuar, ha­cer tea­tro, buen tea­tro”. Ma­ni­fies­ta que le preo­cu­pa que ya no se mon­te tea­tro clá­si­co puer­to­rri­que­ño, pues no so­lo es de gran be­ne­fi­cio pa­ra los es­tu­dian­tes, sino pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral. “Es­ta­mos per­dien­do eso y a mí me atur­de por­que yo he he­cho to­dos los clá­si­cos puer­to­rri­que­ños. Me preo­cu­pa por­que has­ta dón­de va­mos a lle­gar”, in­di­ca la ar­tis­ta, quien en­tien­de que, si bien es im­por­tan­te ir al tea­tro a reír­se, tam­bién lo es pa­ra re­fle­xio­nar y pen­sar­nos.

“Es­ta­mos pen­san­do siem­pre en que la gen­te tie­ne que ir al tea­tro a reír­se y yo en­tien­do que sí, hay que reír­se. Una de las mo­ti­va­cio­nes es esa, pe­ro tam­bién te­ne­mos que preo­cu­par­nos de que la gen­te sal­ga con al­gún ti­po de pen­sa­mien­to, con otra idea, con una so­lu­ción, con una al­ter­na­ti­va, ade­más de reír­te que tam­bién te mue­va la fi­bra”, con­clu­ye con la fir­me­za y la pa­sión que la dis­tin­guen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.