Ellas son in­creí­bles

Man­dan las mu­je­res en “In­cre­di­bles 2”

Primera Hora - - PORTADA - Agen­cia EFE

MA­DRID. Brad Bird, ga­na­dor de dos pre­mios Ós­car por The In­cre­di­bles (2004) y Ra­ta­toui­lle (2007), es­tre­na en to­do el mun­do lo nue­vo de Pi­xar, In­cre­di­bles 2, un fil­me en el que las mu­je­res tie­nen pa­pe­les muy des­ta­ca­dos y el au­tén­ti­co su­per­po­der es “la uni­dad de la fa­mi­lia”.

“Es una pe­lí­cu­la don­de las mu­je­res man­dan”, afir­ma el di­rec­tor, que re­cuer­da que tu­vo la idea de es­ta his­to­ria des­de que em­pe­zó la pro­mo­ción de The In­cre­di­bles.

“He­llen Parr”, la ma­dre de es­ta pe­cu­liar fa­mi­lia “ya era un per­so­na­je muy fuer­te y he­mos se­gui­do esa lí­nea de la his­to­ria, no he­mos cam­bia­do na­da”, pre­ci­sa Bird.

Una se­gun­da par­te que ha tar­da­do 14 años en lle­gar, a pe­sar de que el di­rec­tor asegura que co­men­zó a es­cri­bir­la na­da más ter­mi­nar la pri­me­ra, y que re­cu­pe­ra a la fa­mi­lia Parr (los in­creí­bles que man­tie­nen ocul­ta su ver­da­de­ra iden­ti­dad de su­per­hé­roes) co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do el tiem­po.

Aho­ra, las nue­vas tec­no­lo­gías cap­tan a la fa­mi­lia en una de sus ac­tua­cio­nes con­tra el mal y un mag­na­te les ofre­ce sa­lir del ano­ni­ma­to me­dian­te una cam­pa­ña de mar­ke­ting que ten­drá a la ma­dre co­mo pro­ta­go­nis­ta; es­to su­po­ne que “Bob” ten­drá que que­dar­se en ca­sa a cui­dar de “Jack Jack”, un be­bé que pa­re­ce “nor­mal”.

Bird re­co­no­ce que hoy es­tá mu­cho más de mo­da que en­ton­ces dar prio­ri­dad a la igual­dad o crear per­so­na­jes fe­me­ni­nos po­ten­tes, pe­ro ex­pli­ca que los guio­nes se ha­cen “con tan­tí­si­ma an­te­la­ción que no hay ma­ne­ra de reac­cio­nar a la ac­tua­li­dad. So­lo que­ría­mos con­tar una bue­na his­to­ria”, re­su­me.

La cin­ta es­tá lle­na de gui­ños a la igual­dad, al eco­lo­gis­mo y al va­lor de la di­ver­si­dad: to­dos los pa­pe­les re­le­van­tes de la his­to­ria son pro­ta­go­ni­za­dos por mu­je­res, se lan­zan men­sa­jes de co­mi­da sa­lu­da­ble y has­ta la mo­to que con­du­ce “Elas­ti­girl” es eléc­tri­ca.

“No es un ries­go apos­tar por las mu­je­res; es más, creo que así so­mos las mu­je­res en el mun­do, yo soy una mu­jer tra­ba­ja­do­ra y mi ma­ri­do ha pa­sa­do mu­cho tiem­po con nues­tros hi­jos; aquí, ‘Bob’ se tie­ne que que­dar en ca­sa con los ni­ños y eso da mu­cho pa­ra la comedia”, apun­ta una de las pro­duc­to­ras de la cin­ta, Ni­co­le Grind­le.

Su co­le­ga John Wal­ker, que tam­bién fue pro­duc­tor de la pri­me­ra en­tre­ga, aña­de que “no hay na­da en es­ta pe­lí­cu­la que no hu­bie­ra po­di­do ocu­rrir en la otra. En aque­lla, ‘He­len’ ya no es­ta­ba dis­pues­ta a de­jar ‘es­to de sal­var el mun­do’ a los hom­bres”, bro­mea.

Pa­ra el di­rec­tor, el con­cep­to de la fa­mi­lia uni­da, por en­ci­ma de cual­quier otra co­sa, “es lo que dis­tin­gue a nues­tra pe­lí­cu­la de otras de su­per­hé­roes”.

“Cuan­do hi­ce The In­cre­di­bles in­ten­ta­ba pen­sar en su­per­po­de­res que no hu­bie­ran te­ni­do otros per­so­na­jes y des­cu­brí que real­men­te es­ta­ban ya to­dos uti­li­za­dos”, se­ña­la el crea­dor de The Iron Giant (1999) o To­mo­rrow­land (2015).

“Lue­go me di cuen­ta de que no me in­tere­sa­ba tan­to el su­per­po­der en sí co­mo los co­men­ta­rios de la fa­mi­lia, có­mo ca­da miem­bro se re­la­cio­na con la vi­da, de mo­do que la fuer­za de ca­da per­so­na­je es su épo­ca vi­tal”.

Así, ex­pli­ca, los do­tó de po­de­res se­gún se es­pe­ra­ba de ellos: “Bob” es fuer­te; las ma­dres ha­cen mil co­sas a la vez, por eso “He­len” es elás­ti­ca; las ado­les­cen­tes sue­les es­tar a la de­fen­si­va, y “Vio­let” tien­de a la in­vi­si­bi­li­dad.

Bird es­ta­lla en car­ca­ja­das so­lo de pen­sar que al­gún po­lí­ti­co co­mo los pre­si­den­tes de EE.UU.,

Do­nald Trump, o

Corea del Nor­te, Kim Jong-un, hu­bie­ran po­di­do ins­pi­rar al be­bé “Jack Jack”, con po­de­res pa­ra ha­cer ca­si cual­quier co­sa, pe­ro sin ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar­lo.

Y des­ve­la que el per­so­na­je es­tá ba­sa­do en su hi­jo del me­dio: “Es una ca­ri­ca­tu­ra del mo­men­to en el que los be­bés em­pie­zan a ga­tear, a des­pla­zar­se, al­gu­nos son tier­nas cria­tu­ras que se que­dan don­de les de­jas pe­ro otros son re­mo­li­nos que te dan un sus­to ca­da cin­co mi­nu­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.