JOR­NA­DAS DE NE­GO­CIA­CIÓN PA­RA SAL­VAR VI­DAS

Ne­go­cia­do­res de la Po­li­cía se ar­man con la co­mu­ni­ca­ción pa­ra so­lu­cio­nar cri­sis

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - FEMMY IRIZARRY ÁL­VA­REZ fi­ri­zarry@pri­me­raho­ra.com

Ha­ce un par de se­ma­nas un in­di­vi­duo se atrin­che­ró en un vehícu­lo y ame­na­zó con qui­tar­se la vi­da con una pis­to­la.

Los ne­go­cia­do­res de la Po­li­cía, la agen­te Ni­sa­nes Or­tiz y el te­nien­te Ben­nie Es­pa­da, lle­ga­ron has­ta Guayama don­de -desafian­do las in­cle­men­cias del tiem­po- “es­tu­vie­ron des­de las 11:30 de la ma­ña­na has­ta las 5:30 de la tar­de. Hu­bo que usar un gru­po tác­ti­co pa­ra sal­var­le la vi­da” al su­je­to.

Tam­bién, ha­ce po­cas se­ma­nas, una an­cia­na se tre­pó al ale­ro de su ca­sa de dos ni­ve­les y que­ría lan­zar­se al va­cío en el mon­ta­ño­so pue­blo de Oro­co­vis.

Allí se per­so­nó el ne­go­cia­dor Rafael Cruz.

Es­tu­vo li­dian­do con la ten­sión “un po­co más de dos ho­ras y, gra­cias a que es­tu­vo las ho­ras que es­tu­vo, lo­gró con­ven­cer a la mu­jer (de 74 años) que se ba­ja­ra”.

Y, ¿có­mo ol­vi­dar el in­ci­den­te ocu­rri­do a prin­ci­pios de año en Do­ra­do, en el que par­ti­ci­pa­ron sie­te ne­go­cia­do­res di­ri­gi­dos por los te­nien­tes Raúl Ne­grón y Juan Váz­quez, y que es- tu­vie­ron igual nú­me­ro de ho­ras tra­tan­do de que un in­di­vi­duo desis­tie­ra de sus in­ten­cio­nes de lan­zar­se de un puen­te? Lo lo­gra­ron.

En lo que va de año, los ne­go­cia­do­res de la Po­li­cía de Puer­to Ri­co han aten­di­do unos sie­te ca­sos, se­gún in­for­mó el te­nien­te Jo­seph Mo­li­na, coor­di­na­dor de los 61 ne­go­cia­do­res de la Po­li­cía de Puer­to Ri­co.

Es­ta­dís­ti­cas ci­ta­das por es­te cuer­po arro­jan que el 97% de los ca­sos son de in­ter­ven­cio­nes en cri­sis –in­clu­yen­do in­ten­tos sui­ci­das– y no ne­go­cia­cio­nes de rehe­nes.

La la­bor de un ne­go­cia­dor es vo­lun­ta­ria. Tie­nen que en­fren­tar el frío, el ca­lor, la llu­via, el can­san­cio, pe­ro más que to­do, te­ner el tem­ple y la fuer­za emo­cio­nal pa­ra con­ven­cer a una per­so­na que es­tá con al­tos ni­ve­les de es­trés, que no aten­te con­tra su vi­da o la de otra per­so­na.

Un ejem­plo real de te­na­ci­dad es el de la ins­pec­to­ra Sha­ron Enid Ruiz, que ase­gu­ró que con­tra cual­quier con­tra­tiem­po to­ma­ría siem­pre la mis­ma de­ci­sión: ser ne­go­cia­do­ra.

Pa­ra la tam­bién di­rec­to­ra au­xi­liar del Cuer­po de In­ves­ti­ga­cio­nes Cri­mi­na­les (CIC) de Hu­ma­cao “la me­jor re­mu­ne­ra­ción que po­dría te­ner es ne­go­ciar sa­tis­fac­to­ria­men­te, que to­do el mun­do es­té bien y ayu­dar a la per­so­na”.

Con ella coin­ci­de el te­nien­te Jo­sé Ro­sa, di­rec­tor de la Di­vi­sión de Arres­tos Es­pe­cia­les y Ex­tra­di­cio­nes de la Po­li­cía.

Am­bos creen que los ne­go­cia­do­res en la Is­la es­tán listos pa­ra en­fren­tar una si­tua­ción don­de ha­ya un ti­ra­dor ac­ti­vo, co­mo ha ocu­rri­do úl­ti­ma­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, o co­mo la re­por­ta­da el lu­nes en Or­lan­do, Flo­ri­da, don­de un hom­bre lue­go de atrin­che­rar­se ma­tó a cua­tro ni­ños y des­pués se sui­ci­dó.

“Te­ne­mos per­so­nal con ex­pe­rien­cia y adies­tra­do pa­ra tra­ba­jar con esas si­tua­cio­nes, pe­ro siem­pre es bueno acla­rar que es­tas son si­tua­cio­nes di­fí­ci­les y ex­tre­mas y cuan­do su­ce­den no ne­ce­sa­ria­men­te la in­ter­ven­ción de un ne­go­cia­dor va a re­sol­ver­las sa­tis­fac­to­ria­men­te”, in­di­có Mo­li­na.

Pa­ra es­te pro­fe­sio­nal, su ar­ma prin­ci­pal es la co­mu­ni­ca­ción.

“Te­ne­mos que uti­li­zar siem­pre esa co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va… ser re­cep­ti­vos… usar la es­cu­cha ac­ti­va”, men­cio­na la ins­pec­to­ra al agre­gar que las per­so­nas lo que quie­ren es ser es­cu­cha­das.

“Hay que per­mi­tir que la per­so­na que es­tá ba­jo esa cri­sis emo­cio­nal pue­da ven­ti­lar to­do lo que tie­ne en su in­te­rior pa­ra que ba­je esos ni­ve­les de emo­ti­vi­dad. Es­tá cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­do que cuan­do una per­so­na tie­ne las emo­cio­nes en ni­ve­les bien al­tos, el ra­cio­ci­nio es­tá bien ba­ji­to”, men­cio­nó Ruiz.

La tam­bién ins­truc­to­ra in­di­có que hay “otros fac­to­res que in­ci­den en ese pro­ce­so, co­mo lo es una con­di­ción men­tal o al­gún tras­torno”.

“No ne­ce­sa­ria­men­te una per­so­na que ten­ga una cri­sis tie­ne que te­ner una con­di­ción men­tal. Hay cier­tas con­di­cio­nes men­ta­les que en au­sen­cia de con­tro­les o me­di­ca­men­tos pue­de desem­bo­car en una cri­sis… Pe­ro pue­de ser que la cri­sis pro­ven­ga por si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na… co­mo una se­pa­ra­ción, pér­di­da de tra­ba­jo o de un fa­mi­liar”, enume­ró Ro­sa.

Al mo­men­to de in­ter­ve­nir en una es­ce­na, el ne­go­cia­dor tie­ne que man­te­ner un pe­rí­me­tro pa­ra que ha­ya la me­nor can­ti­dad de per­so­nas, ya que a ve­ces lle­ga el ve­cino, el fa­mi­liar o al­gún re­li­gio­so tra­tan­do de ne­go­ciar.

Tam­bién son mo­vi­li­za­das di­ver­sas agen­cias, in­clu­yen­do el Cuer­po de Bom­be­ros, Emer­gen­cias Mé­di­cas, y a ve­ces has­ta las au­to­ri­da­des de Ener­gía Eléc­tri­ca o Edi­fi­cios Pú­bli­cos.

La pri­sa co­mo enemi­ga

“Una de las co­sas más im­por­tan­tes en la ne­go­cia­ción es el tiem­po… es nues­tro alia­do. No po­de­mos ir con pri­sa. No pue­des lle­gar y pre­ten­der que en 5 mi­nu­tos pue­da te­ner una res­pues­ta in­me­dia­ta… Es­tá com­pro­ba­do que en­tre 15 a 45 mi­nu­tos es el tiem­po crí­ti­co en una ne­go­cia­ción”, ex­pli­có Ruiz.

Pe­ro, si la pri­sa es un enemi­go, la men­ti­ra lo es igual.

“Hay que ir sin men­ti­ras. Es una re­gla de oro por­que no­so­tros no po­de­mos pro­me­ter na­da que no po­da­mos cum­plir”, di­jo la ne­go­cia­do­ra que acla­ró que en una es­ce­na siem­pre hay un ofi­cial de ran­go que “lle­va la voz can­tan­te”.

“Hay per­so­nas que pue­den ser re­in­ci­den­tes. Por eso el ne­go­cia­dor nun­ca pue­de men­tir­le a una per­so­na con quien es­tá ne­go­cian­do, por­que tú no sa­bes si te va a to­car nue­va­men­te, y si esa per­so­na en­tien­de que en la pri­me­ra ne­go­cia­ción us­ted le min­tió ya no va a con­fiar”, sen­ten­ció.

Pa­ra po­der li­diar con las si­tua­cio­nes, la Po­li­cía ini­ció ha­ce va­rios me­ses adies­tra­mien­tos de in­ter­ven­ción en cri­sis en las 13 áreas po­li­cia­cas, em­pe­zan­do con la al­ta je­rar­quía.

Es­to pa­ra cum­plir con el Acuer­do pa­ra la Re­for­ma Sos­te­ni­ble de la Po­li­cía de Puer­to Ri­co.

“Co­mo par­te del pro­ce­so.. se es­tá re­clu­tan­do per­so­nal pa­ra adies­trar­lo y que pue­da in­ter­ve­nir en si­tua­cio­nes de cri­sis men­ta­les y emo­cio­na­les, y ne­go­ciar tam­bién en si­tua­cio­nes de rehe­nes y se­cues­tro”, in­di­có Mo­li­na.

Te­ne­mos que man­te­ner la cal­ma, es­cu­char, dán­do­le la im­por­tan­cia a esa per­so­na de que ‘tu pro­ble­ma a mí me in­tere­sa y te ven­go a ayu­dar’”

SHA­RON ENID RUIZ

NE­GO­CIA­DO­RA

SIN PRI­SA Ac­tual­men­te, los agen­tes en to­da la Is­la re­ci­ben un adies­tra­mien­to de ocho ho­ras “con téc­ni­cas bá­si­cas de in­ter­ven­ción de cri­sis, pa­ra tra­tar de re­sol­ver las si­tua­cio­nes sin uso de fuer­za” y en sep­tiem­bre se da­rá un ta­ller pa­ra los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.