¿POR QUÉ LAS MU­JE­RES NO PUE­DEN DE­CIR MISA?

A PE­SAR DE QUE JESÚS ACEP­TA­BA A LAS MU­JE­RES COMO DIS­CÍ­PU­LAS, LOS PRI­ME­ROS PA­DRES DE LA IGLE­SIA NO TAR­DA­RON EN MAR­GI­NAR­LAS DE LA LI­TUR­GIA. ¿POR QUÉ LA IGLE­SIA SE VOL­VIÓ MA­CHIS­TA?

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR GLO­RIA GA­RRI­DO

Jesús re­cha­zó la dis­cri­mi­na­ción a la mu­jer, y tu­vo dis­cí­pu­las, pe­ro en su au­sen­cia la Igle­sia se vol­vió ma­chis­ta. ¿Por qué?

En el ju­daís­mo se juz­ga­ba im­pro­pio en­se­ñar a las mu­je­res las Es­cri­tu­ras. La ra­zón, en­tre otras, era que du­ran­te la mens­trua­ción o des­pués del parto eran con­si­de­ra­das ri­tual­men­te im­pu­ras.

Jesús no com­par­tía es­ta opi­nión y re­cha­zó la dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer. Prue­ba de ello es que en­tre quie­nes le se­guían en sus via­jes ha­bía mu­chas mu­je­res, al­go es­can­da­lo­so pa­ra el ju­daís­mo de la épo­ca. Por otro la­do ama­ba a las mu­je­res de una for­ma es­pe­cial, pues a ellas di­ri­gió las pa­la­bras de ma­yor afec­to. Así, a la pe­ca­do­ra del fras­co de un­güen­to le di­ce: «ten con­fian­za hi­ja, tu fe te ha sal­va­do» ( Ma­teo 9:22). Prue­ba de la im­por­tan­cia de las mu­je­res en la vida de Jesús es tam­bién que le acom­pa­ñan en sus peo­res mo­men­tos.

Na­da se di­ce en el Nue­vo Tes­ta­men­to so­bre que Jesús prohi­bie­ra el sa­cer­do­cio fe­me­nino; es más, las mu­je­res son un vehícu­lo cru­cial pa­ra trans­mi­tir su en­se­ñan­za, como ocu­rre en el diá­lo­go que tie­ne con la sa­ma­ri­ta­na, o el he­cho de que las hi­cie­ra men­sa­je­ras de su re­su­rrec­ción.

La mi­so­gi­nia de los após­to­les es, sin em­bar­go, evi­den­te. En los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos, cri­ti­can a la mu­jer que un­ge a Jesús, o acha­can su re­la­to de la re­su­rrec­ción a fantasías fe­me­ni­nas. Y en los apó­cri­fos su hos­ti­li­dad ha­cia las mu­je­res se ma­ni­fies­ta en fra­ses cla­ras, como en el Evan­ge­lio de Ma­ría , en el que la Mag­da­le­na con­fie­sa a Jesús que te­me a Pe­dro por­que de­tes­ta a las mu­je­res.

La Igle­sia se vol­vió ma­chis­ta tam­bién, muy pro­ba­ble­men­te, por una ne­ce­si­dad de dis­tan­ciar­se de los cul­tos de la an­ti­gua re­li­gión en ho­nor a la dio­sa Isis, ex­ten­di­dos por el Me­di­te­rrá­neo, y de los cua­les la Mag­da­le­na ha­bría si­do sa­cer­do­ti­sa, se­gún la teo­ría de au­to­res como Pick­nett, Pri­ce o Starbird.

Así, el re­cha­zo ha­cia las mu­je­res se im­pu­so pau­la­ti­na­men­te en el cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. En una de las Car­tas de San Pablo a los ga­la­tas (s. I) aún se de­cía: «No hay ya ju­dío ni gen­til, es­cla­vo ni li­bre, no hay va­rón ni hem­bra, pues to­dos vo­so­tros sois uno en Cris­to

Jesús». Se­gún es­to, tam­po­co de­be­ría ha­ber ha­bi­do dis­tin­ción a la ho­ra de ejer­cer como sa­cer­do­te y ad­mi­nis­trar los sa­cra­men­tos.

Pe­ro en los pri­me­ros tiem­pos hu­bo mu­je­res sa­cer­do­ti­sas. Aún a pe­sar de al­gu­nos pa­dres de la Igle­sia, como Hi­pó­li­to, quien es­cri­bió en un ser­món: «Co­lo­can a esas des­pre­cia­bles mu­je­res por en­ci­ma de los após­to­les […] y al­gu­nas pre­su­men de po­seer al­go su­pe­rior a Cris­to, e in­tro­du­cen no­ve­da­des de ayu­nos y fes­ti­vi­da­des».

Las pri­me­ras mu­je­res que ejer­cie­ron como sa­cer­do­tes fue­ron lla­ma­das dia­co­ni­sas. Los após­to­les las eli­gie­ron en­tre aque­llas que ha­bían se­gui­do a Jesús, pues ne­ce­si­ta­ban su ayu­da pa­ra dis­tri­buir ali­men­tos en­tre las per­so­nas po­bres y des­vá­li­das, mien­tras ellos se de­di­ca­ban a la ora­ción pú­bli­ca o li­túr­gi­ca y a la ad­mi­nis­tra­ción de sa­cra­men­tos. ( He­chos 6, 1-7).

El pa­pel de las dia­co­ni­sas fue el de mi­sio­ne­ras, lí­de­res es­pi­ri­tua­les, ca­te­quis­tas que pre­di­ca­ban y en­se­ña­ban el evan­ge­lio, fun­da­ban igle­sias y ocu­pa­ban car­gos en ellas, in­clu­so ad­mi­nis­tra­ban al­gu­nos sa­cra­men­tos como el bau­tis­mo por in­mer­sión, o la con­fe­sión, so­bre to­do a otras mu­je­res que ne­ce­si­ta­ban con­sue­lo.

Re­qui­si­tos pa­ra ser dia­co­ni­sa eran: ser viu­da, te­ner al me­nos 70 años y ser re­co­no­ci­da por sus cos­tum­bres dig­nas y aus­te­ras.

Las car­tas de San Pablo ci­tan al­gu­nas dia­co­ni­sas como las da­mas grie­gas Li­dia de Fi­li­pos, en Ma­ce­do­nia y Priscila de Co­rin­to (ayu­da­ron en la­bo­res de ca­ri­dad); Evo­dia y Sín­ti­que (lu­cha­ron por el evan­ge­lio); Pris­ca (co­la­bo­ra­do­ra); Fe­be (pro­tec­to­ra de la igle­sia de Cen­crea); o Ju­nia, a la que se ca­li­fi­có de após­tol y que fue trans­for­ma­da en va­rón en la Edad Me­dia pa­ra no ad­mi­tir que una mu­jer hu­bie­se ob­te­ni­do tal tí­tu­lo.

La ins­ti­tu­ción de las dia­co­ni­sas se abo­lió pro­gre­si­va­men­te. Se sa­be que en el si­glo IV, en San­ta So­fia (Cons­tan­ti­no­pla), ha­bía aún al me­nos se­sen­ta. Lue­go, su pre­sen­cia en la igle­sia cris­tia­na pri­mi­ti­va fue sus­ti­tui­da por la de las ór­de­nes re­li­gio­sas fe­me­ni­nas, res­trin­gien­do el sa­cer­do­cio úni­ca­men­te al se­xo mas­cu­lino.

La ra­zón fun­da­men­tal pa­ra re­le­gar a la mu­jer fue pre­ci­sa­men­te otra car­ta de San Pablo: «Quie­ro que se­páis que la ca­be­za de to­do va­rón es Cris­to, y la ca­be­za de to­da mu­jer es el va­rón, y la ca­be­za de Cris­to, Dios» ( Cor I : 11,3). De es­te pá­rra­fo se de­du­je­ron in­ter­pre­ta­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias pa­ra la mu­jer que fue­ron ava­la­das con de­cla­ra­cio­nes se­me­jan­tes pos­te­rio­res de otros gran­des Pa­dres de la Igle­sia ta­les como: «La mu­jer no pue­de re­ci­bir las ór­de­nes sa­gra­das por­que su na­tu­ra­le­za se en­cuen­tra en con­di­ción de ser­vi­dum­bre» (Gra­ciano , 1100); o «el he­cho de per­te­ne­cer al se­xo fe­me­nino no pue­de tra­du­cir­se en nin­gún pa­pel im­por­tan­te, en cuan­to que la mu­jer tie­ne un es­ta­do de su­bor­di­na­ción, por lo que no pue­de re­ci­bir el sa­cra­men­to del Or­den» (San­to To­más, 1200).

Ale­ga­tos más mo­der­nos son las ex­pli­ca­cio­nes da­das por Juan Pablo II, se­gún el cual en­tre los do­ce após­to­les lla­ma­dos por Jesús no ha­bía nin­gu­na mu­jer, y de ello de­be de­du­cir­se que las ex­clu­yó de la di­rec­ción de la igle­sia y del mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal.

Es cu­rio­so que no se di­ga na­da, sin em­bar­go, so­bre el he­cho de que, se­gún los evan­ge­lios, Jesús nun­ca ins­tau­ró el cle­ro pro­fe­sio­nal. Al con­tra­rio, so­lo se usa el tér­mino de sa­cer­do­te pa­ra re­fe­rir­se a los le­vi­tas ( Mc 1:44). Otros ver­sícu­los ( Heb 5:6; 7: 2125) de­jan cla­ro que Jesús vino a abo­lir el sa­cer­do­cio tra­di­cio­nal que se­pa­ra­ba lo sa­cro de lo profano y se de­di­ca­ba al ser­vi­cio del tem­plo y a ofre­cer sa­cri­fi­cios en las fies­tas re­li­gio­sas. Es más, en tex­tos neo­tes­ta­men­ta­rios como el Apo­ca­lip­sis (1,6; 5,10; 20,6), o la I Epís­to­la de San Pe­dro (2,5), se in­ter­pre­ta el con­cep­to de sa­cer­do­te como una po­tes­tad pro­pia de to­dos los bau­ti­za­dos o miem­bros de una co­mu­ni­dad de cre­yen­tes.

En la ac­tua­li­dad, exis­ten co­rrien­tes evan­gé­li­cas en el seno de la Igle­sia ca­tó­li­ca que tra­tan de de­vol­ver a la mu­jer el pro­ta­go­nis­mo re­li­gio­so que nun­ca de­bió per­der, pe­ro las fac­cio­nes más re­cal­ci­tran­tes pre­fie­ren afe­rrar­se al le­ma del «no pa­sa­rán».

En los pri­me­ros tiem­pos hu­bo en la Igle­sia mu­je­res sa­cer­do­tes, lla­ma­das dia­co­ni­sas, que fun­da­ban igle­sias, pre­di­ca­ban y ad­mi­nis­tra­ban al­gu­nos sa­cra­men­tos

Or­de­na­ción de una mu­jer sa­cer­do­te en Kentucky (EE. UU.), 2011. El sa­cer­do­te ca­tó­li­co Roy Bour­geo­is (con el cá­liz) ofi cia la ce­re­mo­nia pa­ra or­de­nar a Ja­ni­ce Se­vre-Duszyns­kaas. (en la ima­gen, su­je­tan­do el pan). Los ac­tos co­mo es­te tie­nen ca­rác­ter...

«Os re­co­mien­do, ade­más, a nues­tra her­ma­na Fe­be, (aba­jo) dia­co­ni­sa de la igle­sia en Cen­crea. Re­ci­bid­la en el Se­ñor, co­mo es digno de los san­tos, y ayu­dad­la en cual­quier co­sa en que ne­ce­si­te de vo­so­tros, por­que ella ha ayu­da­do a mu­chos y a mí mis­mo.»...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.