...Y HA­BI­TÓ EN­TRE NO­SO­TROS

UN RE­PA­SO A LAS EVI­DEN­CIAS DO­CU­MEN­TA­LES Y AR­QUEO­LÓ­GI­CAS QUE PER­MI­TEN AFIR­MAR QUE EL FUN­DA­DOR DEL CRIS­TIA­NIS­MO EXIS­TIÓ TAL Y COMO LO DES­CRI­BEN LOS EVAN­GE­LIOS.

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR JO­SÉ A. CAM­PA­ÑA

La ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res acep­tan la exis­ten­cia de Jesús como fi­gu­ra his­tó­ri­ca. Re­pa­sa­mos las evi­den­cias de su hue­lla en el mun­do.

Apar­tir del si­glo IV, los pa­pas se es­for­za­ron por ex­pur­gar de los evan­ge­lios da­tos em­ba­ra­zo­sos en torno a las raí­ces del Cris­tia­nis­mo, que lo re­la­cio­na­ban con otros gru­pos me­sia-nis­tas ju­díos. La in­ten­ción era des­vin­cu­lar­se de la san­grien­ta revolución an­ti­rro­ma­na del año 66, que cul­mi­nó con la cap­tu­ra de Jerusalén y la de­por­ta­ción de to­dos sus ha­bi­tan­tes.

Pe­ro una co­sa es que ha­ya ma­ni­pu­la­cio­nes en los evan­ge­lios y, otra muy dis­tin­ta, pre­ten­der que es­tos es­cri­tos —y la mis­ma fi­gu­ra de Cris­to— sean una in­ven­ción de los co­pis­tas cris­tia­nos, como han pre­ten­di­do al­gu­nos au­to­res. Ac­tual­men­te, y a la vis­ta de las evi­den­cias do­cu­men­ta­les y ar­queo­ló­gi­cas de que dis­po­ne­mos, nin­gún in­ves­ti­ga­dor medianamente se­rio se atre­ve­ría a de­fen­der es­ta te­sis.

El es­tu­dio de la ver­sión es­la­va de La gue­rra de los ju­díos de Fla­vio Jo­se­fo y del Tal­mud, así como los restos ar­queo­ló­gi­cos ha­lla­dos en Pa­les­ti­na, de­mues­tran que Jesús de Na­za­ret fue un per­so­na­je real, aun­que su ver­da­de­ro re­tra­to di­fie­ra un tan­to del que nos ha pin­ta­do la Igle­sia.

Fla­vio Jo­se­fo, nom­bre ro­mano del ju­dío Jo­sé Ben Ma­tías, fue un aris­tó­cra­ta na­ci­do en el seno de una ilus­tre fa­mi­lia sa­cer­do­tal ha­cia el año 37 de nues­tra era, lo que le con­vier­te en ca­si coe­tá­neo de Jesús. Como co­rres­pon­día a su li­na­je, Jo­se­fo re­ci­bió la educación pro­pia de un prín­ci­pe ju­dío y, tras cur­sar es­tu­dios con los maes­tros ese­nios, sa­du­ceos y fa­ri­seos, se in­cli­nó fi­nal­men­te por es­ta úl­ti­ma es­cue­la, lo que le va­lió en­con­trar em­pleo en el Sa­ne­drín ape­nas cum­pli­dos los die­ci­nue­ve años.

A par­tir de en­ton­ces, la ca­rre­ra de Jo­se­fo fue me­teó­ri­ca. A los vein­ti­séis años es­ta­ba ya en Roma, de­fen­dien­do an­te Ne­rón la cau­sa de unos sa­cer­do­tes en­via­dos a la ca­pi­tal del Im­pe­rio pa­ra ser juz­ga­dos.

En el año 66, ini­cia­da ya abier­ta­men­te la re­vuel­ta ju­día, nues­tro hom­bre es nom­bra­do ge­ne­ral de una de las re­gio­nes de Ga­li­lea por el Sa­ne­drín, vién- do­se obli­ga­do a re­sis­tir en la po­bla­ción de Jo­ta­pa­ta el cer­co de Ves­pa­siano, an­te quien fi­nal­men­te su­cum­bió.

Pe­ro con­si­guió ha­cer­se per­do­nar por su an­ti­guo enemi­go, va­ti­ci­nán­do­le que pron­to se­ría pro­cla­ma­do em­pe­ra­dor, apar­te de que en­car­na­ría al Me­sías que anun­cia­ban las pro­fe­cías he­breas. ¿Te­nía Jo­se­fo ca­pa­ci­dad de vi­den­cia? ¡Quién sa­be! Lo que es se­gu­ro es que te­nía una enor­me ha­bi­li­dad di­plo­má­ti­ca.

Una vez con­quis­ta­da Jerusalén, Jo­se­fo via­jó a Roma acom­pa­ñan­do a Ves­pa­siano que, con­ver­ti­do en su men­tor, le hon­ró con la ciu­da­da­nía ro­ma­na, y tam­bién con el en­car­go de es­cri­bir una his­to­ria de su cam­pa­ña mi­li­tar de «pa­ci­fi­ca­ción» en la Ga­li­lea que mag­ni­fi­ca­ra sus ha­za­ñas: La gue­rra de los ju­díos. Jo­se­fo reali­zó dos bo­rra­do­res de es­ta obra, uno en el año 71, re­dac­ta­do en arameo, y otro pos­te­rior, que es en gran par­te una tra­duc­ción al grie­go del pri­me­ro. Am­bos han si­do mo­ti­vo de una lar­ga con­tro­ver­sia en­tre los de­fen­so­res y de­trac­to­res de la exis­ten­cia de un Jesús his­tó­ri­co.

Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res crí­ti­cos, la ver­sión grie­ga de La gue­rra de los ju­díos, que abar­ca una am­plia épo­ca his­tó­ri­ca que se ex­tien­de des­de He­ro­des el Gran­de has­ta la des­truc­ción de Jerusalén, ha­bría si­do ex­pur­ga­da por los cris­tia­nos de to­da alu­sión a Jesús, en un in­ten­to de si­len­ciar la na­tu­ra­le­za re­vo­lu­cio­na­ria del mo­vi­mien­to que li­de­ra­ron él y su pri­mo, Juan el Bau­tis­ta.

Co­no­cien­do la me­ticu­losi­dad con que los ro­ma­nos con­sig­na­ban los he­chos le­ga­les, era in­con­ce­bi­ble que Jo­se­fo no hi­cie­ra en su obra el mí­ni­mo co­men­ta­rio so­bre Jesús y so­bre el jui­cio al que fue so­me­ti­do por Pon­cio Pi­la­tos. Sin em­bar­go, ha­cia 1930 se en­con­tró en Ru­sia un nue­vo ma­nus­cri­to de La gue­rra de los ju­díos es­cri­to en an­ti­gua len­gua es­la­va y des­co­no­ci­do vir­tual­men­te por la gran ma­sa de in­ves­ti­ga­do­res.

El le­ga­jo, pre­ser­va­do por la sec­ta ju­día he­ré­ti­ca de los «jo­se­fi­ni­tas», que ne­ga­ba la di­vi­ni­dad de Jesús, ha­bía per­ma­ne­ci­do es­con­di­do du­ran­te si­glos en al­gún lu­gar de los de­sier­tos de

Mesopotamia, via­jan­do lue­go has­ta la pe­nín­su­la de Cri­mea, des­de don­de ha­bía pa­sa­do a la cor­te del Zar.

El pro­fe­sor Eis­ler, re­des­cu­bri­dor del ma­nus­cri­to, ex­pli­ca que en es­te no so­lo se ci­ta a Juan el Bau­tis­ta, sino tam­bién a Jesús, quien al pa­re­cer ha­bía si­do in­vi­ta­do a con­du­cir un mo­vi­mien­to ar­ma­do pa­ra li­be­rar a Israel del yu­go ro­mano, lo que ha­bría mo­ti­va­do su cru­ci­fi­xión en tiem­pos del pre­fec­to Pon­cio Pi­la­tos.

En opi­nión de Eis­ler, el do­cu­men­to no pro­ce­día de la ver­sión en grie­go, sino del ori­gi­nal arameo de La gue­rra de los ju­díos y ha­bía es­ca­pa­do mi­la­gro­sa­men­te al ex­po­lio de los mon­jes cris­tia­nos por per­ma­ne­cer en ma­nos de los jo­se­fi­ni­tas.

EL JESÚS DEL ‘JO­SE­FO ES­LA­VO’

El «Jo­se­fo Es­la­vo» era una au­tén­ti­ca bom­ba. De­mos­tra­ba la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de Jesús y con­fir­ma­ba la au­ten­ti­ci­dad del re­la­to evan­gé­li­co. Por su im­por- tan­cia, pa­sa­mos a trans­cri­bir al­gu­nos pá­rra­fos de es­te do­cu­men­to tan es­ca­sa­men­te di­vul­ga­do tal como lo tra­du­jo Eis­ler:

«En aquel tiem­po apa­re­ció un hom­bre, si es po­si­ble lla­mar­lo así... Su na­tu­ra­le­za era hu­ma­na, pe­ro su apa­rien­cia era al­go más que la de un hom­bre. Efec­tua­ba ma­ra­vi­llo­sos mi­la­gros, muy po­de­ro­sos... Y to­do cuan­to for­ja­ba a tra­vés de un po­der in­vi­si­ble, lo for­ja­ba por pa­la­bra y man­do. Al­gu­nos de­cían de él: Nues­tro primer crea­dor de la Ley se ha le­van­ta­do de en­tre los muer­tos y ha rea­li­za­do mu­chas cu­ra­cio­nes y ar­tes... No obs­tan­te, en mu­chos as­pec­tos des­obe­de­cía a la Ley, no guar­dan­do el Sá­ba­do de acuer­do con la cos­tum­bre de nues­tros pa­dres... Mu­cha gen­te le se­guía y apren­día sus en­se­ñan­zas, y mu­chas al­mas se emo­cio­na­ron al pen­sar que, gra­cias a él, las tri­bus ju­días se ve­rían li­bres de las ma­nos ro­ma­nas. Te­nía la cos­tum­bre de de­te­ner­se, por lo ge­ne­ral jun­to a la ciu­dad, en el Mon­te de los Oli­vos, don­de tam­bién sa­na­ba a los en­fer­mos. Y cuan­do el co­no­ci­mien­to de to­do es­to lle­gó a los oí­dos de los cau­di­llos ju­díos, se reunie­ron con el Su­mo Sa­cer­do­te y así ha­bla­ron: So­mos im­po­ten­tes y de­ma­sia­do dé­bi­les pa­ra re­sis­tir a los ro­ma­nos. Pe­ro como el ar­co es­tá in­cli­na­do, ire­mos a co­mu­ni­car­le a Pi­la­tos lo que he­mos oí­do y, de es­ta ma­ne­ra, es­ta­re­mos a sal­vo, a me­nos que lo se­pa por otros y sea­mos ro­ba­dos de nues­tra sub­sis­ten­cia y has­ta ase­si­na­dos y dis­per­sa­dos los hi­jos de Israel».

En su se­gun­da obra, An­ti­güe­da­des, un tra­ta­do his­tó- ri­co apo­lo­gé­ti­co so­bre la ra­za he­brea, Jo­se­fo ha­ce re­fe­ren­cia de pa­sa­da a Ja­cob, el primer je­fe de la igle­sia de Jerusalén, muer­to a ma­nos de un su­mo sa­cer­do­te sa­du­ceo ha­cia el año 61-62.

«El her­mano de Jesús, el pre­sun­to Cris­to. San­tia­go era su nom­bre», di­ce tex­tual­men­te el au­tor, re­fi­rién­do­se con to­da pro­ba­bi­li­dad a San­tia­go el Me­nor, tam­bién co­no­ci­do como San­tia­go ( Sant Ya­cob) el de Al­feo.

Jo­se­fo re­dac­tó sus An­ti­güe­da­des ha­cia el año 90, y pues­to que es­ta obra ha si­do con­ser­va­da por co­pis­tas cris­tia­nos y nin­guno de ellos hu­bie­ra em­plea­do una ex­pre­sión como «el pre­sun­to Cris­to», es­te tex­to ge­ne­ral­men­te ha si­do acep­ta­do como au­tén­ti­co por los in­ves­ti­ga­do­res. Pe­ro son el Tal­mud y otros es­cri­tos re­dac­ta­dos por los ra­bi­nos ju­díos tras la con­fe­ren­cia de Yan­nia, en el año 91, los do­cu­men­tos his­tó­ri­cos que prue­ban de for­ma más cla­ra y con­tun­den­te la exis­ten­cia de Jesús. Aun­que el Tal­mud evi­ta ci­tar a Jesús por su nom­bre, los ata­ques y bur­las di­ri­gi­dos con­tra su fi­gu­ra son pa­ten­tes y cons­ti­tu­yen la me­jor evi­den­cia de que el per­so­na­je his­tó­ri­co exis­tió real­men­te.

Las de­ta­lla­das des­crip­cio­nes de Jerusalén de­mues­tran que los re­dac­to­res del Nue­vo Tes­ta­men­to co­no­cían el es­ce­na­rio de los he­chos como la pal­ma de la mano

Tan­to el Tal­mud de Ba­bi­lo­nia como el de Jerusalén alu­den a Ma­ría, la ma­dre de Jesús, como hi­ja de Joa­quín: My­riam bath Jehoa­kim ( Tal­mud de Ba­bi­lo­nia, San­he­drin 67 y Tal­mud de Jerusalén). Mien­tras que otros es­cri­tos tal­mú­di­cos tra­tan a Jesús de «pres­ti­di­gi­ta­dor o ma­go» ver­sa­do en «su­pers­ti­cio­nes egip­cias» y ase­gu­ran que su ma­dre era des­cen­dien­te de la fa­mi­lia de David, mien­tras otros la tra­tan de ma­ne­ra in­sul­tan­te.

Res­pec­to a las evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas e his­tó­ri­cas que avalan la au­ten­ti­ci­dad del re­la­to evan­gé­li­co, la lis­ta se­ría in­ter­mi­na­ble. La de­ta­lla­da des­crip­ción de Ca­far­naún y de las ciu­da­des cos­te­ras del Mar de Ga­li­lea, o la re­se­ña de al­gu­nos rin­co­nes de la vie­ja Jerusalén, de­mues­tran que los re­dac­to­res del Nue­vo Tes­ta­men­to eran ju­díos del si­glo I que co­no­cían el es­ce­na­rio de los he­chos como la pal­ma de la mano.

El Mon­te Sión y la posada ese­nia (en la que se ce­le­bró pro­ba­ble­men­te la Ul­ti­ma Ce­na), la pis­ci­na de Si­loé (don­de la­vó sus ojos el cie­go cu­ra­do por Jesús), la for­ta­le­za An­to­nia (el es­ce­na­rio de la fla­ge­la­ción), los Pór­ti­cos o gran co­lum­na­ta que ro­dea­ba el Atrio de los Gen­ti­les, el des­co­mu­nal Mon­te del Tem­plo (am­plia­do por He­ro­des pa­ra con­gra­ciar­se con los ju­díos), el Mon­te de los Oli­vos y el huer­to de Get­se­ma­ní (lu­gar de des­can­so de Jesús y sus dis­cí­pu­los), el to­rren­te Gihon (del que to­ma su nom­bre el in­fierno he­breo: gehe­na de fue­go), el pa­la­cio de Anás, el mer­ca­do de ga­na­do y la pis­ci­na de Bethesda, las to­rres de Ma­riam, Pha­sael e Hipico (pa­rien­tes de He­ro­des el Gran- de), el pa­la­cio de He­ro­des... el Gól­go­ta o Mon­te Cal­va­rio... Ca­da pie­dra de Jerusalén nos trae a la me­mo­ria su­ce­sos des­cri­tos en los evan­ge­lios, mu­chos de los cua­les es­tán do­cu­men­ta­dos his­tó­ri­ca­men­te, como la re­vuel­ta po­pu­lar que es­ta­lló con­tra Pi­la­tos por cos­tear la cons­truc­ción del nue­vo acue­duc­to de la ciu­dad con el «cor­ban» o te­so­ro del Tem­plo, o el hun­di­mien­to de la to­rre de Si­loé du­ran­te la Pas­cua, en el que pe­re­cie­ron al­gu­nos pe­re­gri­nos ga­li­leos...

¡Ah, si Jerusalén pu­die­ra ha­blar!... Cuán­tos mis­te­rios nos des­cu­bri­ría en torno a la fi­gu­ra de aquel a quien hoy lla­ma­mos Je­su­cris­to. Aun­que qui­zá, al­gún día no de­ma­sia­do le­jano, como el pro­pio Jesús pro­fe­ti­zó, las mis­mas pie­dras de la ciu­dad gri­ta­rán su ver­dad.

Jerusalén en la épo­ca de Jesús, Ma­que­ta a es­ca­la en el Mu­seo de Israel, ins­pi­ra­da, en­tre otros, en los es­cri­tos de Fla­vio Jo­se­fo.

De­re­cha: «Y sa­lió Jesús, lle­van­do la co­ro­na de es­pi­nas y el man­to de púr­pu­ra. Y Pi­la­to les di­jo: ¡He aquí el hom­bre!» ( Juan 19:5). Ec­ce Ho­mo, de An­to­nio Ci­se­ri, 1871.Abajo: La gue­rra de los ju­díos, de Fla­vio Jo­se­fo. Edi­ción he­brai­co­la­ti­na, Ba­si­lea, 1559.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.