JESÚS AN­TE LA HIS­TO­RIA

¿ES­TA­MOS AN­TE UN HOM­BRE DE CAR­NE Y HUE­SO O AN­TE UN MI­TO? EL DE­BA­TE SO­BRE ES­TA CUES­TIÓN, SUR­GI­DO A FI­NA­LES DEL SI­GLO XVIII, SI­GUE ABIER­TO Y CUEN­TA CON UNA ABUN­DAN­TE BI­BLIO­GRA­FÍA. HE­MOS RE­SU­MI­DO LOS PRIN­CI­PA­LES AR­GU­MEN­TOS DE AM­BAS PO­SI­CIO­NES PA­RA HA­CER UN B

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR LUIS G. LA CRUZ

Has­ta el si­glo XVIII no se cues­tio­nó que ha­bía exis­ti­do en un tiem­po y lu­gar con­cre­tos, pe­ro con el au­ge del ra­cio­na­lis­mo se pu­so en du­da.

Na­die cues­tio­nó la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de Jesús has­ta fi­na­les del si­glo XVIII. Cons­tan­tin F. Vo­ney y Char­les F. Du­puis fue­ron los pri­me­ros his­to­ria­do­res en plan­tear la du­da, cuan­do el ra­cio­na­lis­mo triun­fan­te de­ci­dió exa­mi­nar crí­ti­ca­men­te las fuen­tes.

RA­ZO­NES PA­RA CREER QUE ES SO­LO UN MI­TO

Los ar­gu­men­tos de ma­yor pe­so pa­ra sos­te­ner es­ta teo­ría fue­ron los si­guien­tes:

—Fue­ra de los evan­ge­lios no pue­de adu­cir­se nin­gu­na ba­se do­cu­men­tal que de­mues­tre su exis­ten­cia his­tó­ri­ca. En cam­bio, la si­me­tría que pre­sen­ta con los mi­tos so­la­res de su mis­ma épo­ca, como el de Mi­tra, su­gie­re que es­tá ins­pi­ra­do en es­tos.

—Nin­gún his­to­ria­dor ju­dío, como Fi­lón de Ale­jan­dría o Fla­vio Jo­se­fo, ha­bla de Jesús, a pe­sar de ha­ber­se ocu­pa­do am­bos de la his­to­ria de Pa­les­ti­na du­ran­te el pe­río­do que co­rres­pon­de a su vida. Tam­po­co Jus­to de Ti­be­ría­des, que fue coe­tá­neo.

—En­tre los his­to­ria­do­res ro­ma­nos so­lo hay una re­fe­ren­cia de Tá­ci­to, en el si­glo II, que re­co­ge lo que afir­ma­ban los cris­tia­nos so­bre la muer­te de Jesús.

—Los pa­sa­jes de las An­ti­güe­da­des ju­dai­cas de Jo­se­fo que lo men­cio­nan son aña­di­dos pos­te­rio­res, pues­to que di­chos pa­sa­jes son fa­vo­ra­bles a Jesús y se des­car­ta que Jo­se­fo va­lo­ra­ra po­si­ti­va­men­te su fi­gu­ra.

PRUE­BAS DE QUE EXIS­TIÓ

Ac­tual­men­te ca­si na­die po­ne en du­da la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de Jesús, aun­que exis­tan in­fi­ni­dad de hi­pó­te­sis so­bre su vida y ma­gis­te­rio. Las prin­ci­pa­les ra­zo­nes son las si­guien­tes:

—Aun­que los evan­ge­lios sean apo­lo­gé­ti­cos y no ha­yan si­do con­ce­bi­dos como his­to­ria en el sen­ti­do mo­derno, eso no les res­ta va­lor como fuen­te.

—Uno de los dos pa­sa­jes cues­tio­na­dos de las An­ti­güe­da­des de Jo­se­fo fue ma­ni­pu­la­do pa­ra pro­yec­tar una ima­gen po­si­ti­va de Jesús, aña­dien­do ad­je­ti­vos como «sa­bio y vir­tuo­so», pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ori­gi­nal­men­te no hu­bie­se una men­ción a Jesús. En la ver­sión ára­be, el mis­mo pa­sa­je tam­bién apa­re­ce en una va­rian­te dis­tin­ta. No hay ra­zo­nes téc­ni­cas pa­ra re­cha­zar la otra men­ción, en la cual Jo­se­fo da por co­no­ci­da su exis­ten­cia a pro­pó­si­to del jui­cio de su her­mano San­tia­go.

—Las fuen­tes ra­bí­ni­cas (Tal­mud) an­te­rio­res al si­glo II que men­cio­nan a Jesús le son cla­ra­men­te hos­ti­les y, por tan­to, no hay ra­zón pa­ra du­dar de su gran va­lor do­cu­men­tal. En él se re­co­gen acu­sa­cio­nes que coin­ci­den con el re­la­to de los evan­ge­lios y la tra­di­ción cris­tia­na y bá­si­ca­men­te avalan los he­chos na­rra­dos.

—En la ver­sión grie­ga de La Gue­rra de los ju­díos, Jo­se­fo ha­bla de va­rios Me­sías co­rres­pon­dien­tes al tiem­po de Jesús, de quie­nes no fa­ci­li­ta la iden­ti­dad. Hay es­pe­cial­men­te uno de ellos, a quien lla­ma siem­pre «el em­bau­ca­dor» y atri­bu­ye «mi­la­gros» pro­pios de un ilu­sio­nis­ta, en lí­nea con lo que di­cen las otras fuen­tes ra­bí­ni­cas de Jesús. Ade­más, Jo­se­fo lo si­túa en el con­tex­to de una du­ra re­pre­sión de sus se­gui­do­res ba­jo Pon­cio Pi­la­tos.

—En la ver­sión es­la­va de La Gue­rra de los ju­díos , des­cu­bier­ta en Ru­sia en 1930 y tra­du­ci­da del primer tex­to que Jo­se­fo re­dac­tó en arameo, en el año 71, se men­cio­na tan­to a Juan el Bau­tis­ta como a Jesús, de quien se di­ce que fue cru­ci­fi­ca­do ba­jo la acu­sa­ción de di­ri­gir un mo­vi­mien­to ar­ma­do con­tra Roma.

—Si la exis­ten­cia de Jesús hu­bie­se si­do al­gu­na vez pues­ta en du­da por los ro­ma­nos, Tá­ci­to (56 d.C-115 d.C) lo ha­bría men­cio­na­do al re­fe­rir­se a él. En cam­bio, es­te his­to­ria­dor no cues­tio­na que fue cru­ci­fi­ca­do, go­ber­nan­do Ti­be­rio, por or­den de Pon­cio Pi­la­tos y no con­tra­di­ce ni ca­li­fi­ca como erróneo o le­gen­da­rio es­te he­cho. Tam­bién Sue­to­nio afir­ma que, en­tre los años 41 d.C. y 54 d.C., Clau­dio ex­pul­só a los ju­díos de Roma por­que «ins­ti­ga­dos por Cres­to cau­sa­ban con­ti­nuas per­tur­ba­cio­nes».

—Los evan­ge­lios re­co­gen mu­su chos de­ta­lles de la so­cie­dad ju­día de su tiem­po —por ejem­plo, el es­cán­da­lo que pro­du­cía en es­ta la re­la­ción de Jesús con las mu­je­res— que po­nen en evi­den­cia que se re­co­gie­ron de ori­gi­na­les re­dac­ta­dos por tes­ti­gos di­rec­tos.

—No es creí­ble que un mi­to fra­gua­do des­pués del año 34 d.C. so­bre una fi­gu­ra inexis­ten­te hu­bie­se da­do lu­gar a un mo­vi­mien­to que, po­cos años más tar­de, ya ha­bía con­so­li­da­do co­mu­ni­da­des en to­do el Me­di­te­rrá­neo y en la mis­ma Roma, sin que pue­da adu­cir­se nin­gu­na fuen­te con­tem­po­rá­nea que pu­sie­ra en du­da la exis­ten­cia de fun­da­dor ni su cru­ci­fi­xión, in­clu­yen­do a sus de­trac­to­res pa­ga­nos, como Cel­so, que lle­gan a acu­sar­le de «feo, de­for­me y de fi­gu­ra in­de­co­ro­sa», pe­ro no nie­gan su exis­ten­cia.

CON­CLU­SIO­NES

—El es­cep­ti­cis­mo acer­ca de la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de Jesús se de­ri­vó del des­co­no­ci­mien­to de mu­chas fuen­tes y de un ta­lan­te po­si­ti­vis­ta ra­di­cal que pre­do­mi­nó en las cien­cias hu­ma­nas en el si­glo XIX y pri­me­ra mi­tad del XX, pe­ro que hoy re­sul­ta anacró­ni­co. En la mis­ma lí­nea, tam­bién se pu­so en du­da la exis­ten­cia de Ho­me­ro y has­ta la de Só­cra­tes, cu­yas exis­ten­cias tam­po­co se cues­tio­nan ac­tual­men­te.

—Las fuen­tes ju­días que le son ad­ver­sas res­pal­dan la ver­sión de los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos en sus lí­neas ge­ne­ra­les. To­dos los he­chos que se le atri­bu­yen in­di­can que fue­ron par­te de las con­vic­cio­nes de sus dis­cí­pu­los ori­gi­na­les y no in­ter­po­la­cio­nes pos­te­rio­res, al­go que des­car­ta el mi­to, pues­to que se­gún to­dos los es­pe­cia­lis­tas es­te se crea a lo lar­go de un pro­ce­so evo­lu­ti­vo, me­dian­te la adop­ción e in­cor­po­ra­ción de nuevos ele­men­tos y a lo lar­go de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes.

—Los es­tu­dios ar­queo­ló­gi­cos rea­li­za­dos avalan la pre­ci­sión con que al­gu­nos evan­ge­lios des­cri­ben mu­chos de­ta­lles de Jerusalén en su tiem­po (in­clu­yen­do el de Juan, con­si­de­ra­do el más mís­ti­co y el me­nos his­tó­ri­co de los cua­tro), lo que su­gie­re que es­tos tex­tos re­co­gen fiel­men­te los ori­gi­na­les per­di­dos.

El es­cep­ti­cis­mo acer­ca de la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de Jesús sur­gió de un ta­lan­te po­si­ti­vis­ta ra­di­cal, hoy anacró­ni­co

Es­ce­na de la pe­lí­cu­la La vida de Brian (1979). La sá­ti­ra del cris­tia­nis­mo no es al­go nue­vo. Las fuen­tes ju­días an­te­rio­res al s.II que, co­mo el Tal­mud , men­cio­nan a Je­sús con in­ten­ción pa­ró­di­ca, in­vo­lun­ta­ria­men­te apor­tan prue­bas de su exis­ten­cia...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.