LOS AÑOS PER­DI­DOS

AL­GU­NOS LE ATRI­BU­YEN UNA EDUCACIÓN EGIP­CIA, OTROS UNA LAR­GA ES­TAN­CIA EN IN­DIA, TÍ­BET Y NE­PAL, DON­DE LE HA­BRÍAN INS­TRUI­DO LOS LA­MAS, Y TAM­PO­CO FAL­TAN QUIE­NES LE SI­TÚAN EN GLAS­TON­BURY... EXA­MI­NA­MOS ES­TA VEZ LOS AR­GU­MEN­TOS EN QUE SE BA­SAN ES­TAS EXÓ­TI­CAS HI­PÓ

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR LUIS G. LA CRUZ

La his­to­ria del me­sías cris­tiano se cen­tra en la eta­pa fi­nal de su vida, pe­ro ¿qué ocu­rrió des­de su in­fan­cia has­ta en­ton­ces?

Po­co sa­be­mos so­bre la vida del hom­bre que más pro­fun­da­men­te ha mar­ca­do nues­tra cul­tu­ra du­ran­te los úl­ti­mos 2.000 años. Sal­vo dos o tres ano­ta­cio­nes de ca­rác­ter ge­ne­ral so­bre su na­ci­mien­to e in­fan­cia, los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos se re­fie­ren ex­clu­si­va­men­te a su ma­gis­te­rio pú­bli­co. Más aún: de es­te pe­rio­do fi­nal de su exis­ten­cia —que se­gún las es­ti­ma­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas du­ró so­lo en­tre 8 me­ses y 3 años—, la ma­yor par­te de la in­for­ma­ción que nos apor­tan se con­cen­tra so­bre to­do en sus úl­ti­mos días. Fue­ra de es­to, na­da se nos di­ce de su ju­ven­tud, ni de sus años de for­ma­ción o ac­ti­vi­da­des.

Es­tas fuen­tes de­ta­llan su ge­nea­lo­gía, como tam­bién su mi­la­gro­sa con­cep­ción, da­do que tie­nen por ob­je­ti­vo pro­bar que Jesús era el Me­sías anun­cia­do por los pro­fe­tas de Israel. So­bre es­ta ba­se do­cu­men­tal, la po­si­ción clá­si­ca de los es­tu­dio­sos cris­tia­nos pue­de re­su­mir­se en las si­guien­tes afir­ma­cio­nes:

—De sus pri­me­ros años, sa­be­mos que, como cual­quier ni­ño ju­dío, fue pre­sen­ta­do en el Tem­plo a los 8 días de na­cer y que fue cir­cun­ci­da­do ( Lu­cas 2, 21-39).

—Po­co des­pués ha­bría te­ni­do lu­gar la hui­da a Egip­to de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, por un pe­rio­do que pu­do ex­ten­der­se en­tre unos po­cos me­ses y 6 años, y el re­gre­so a Israel cuan­do rei­na­ba Ar­que­lao, hi­jo de He­ro­des, ra­zón por la cual no se ins­ta­la­ron en Ju­dea sino en Ga­li­lea ( Ma­teo 2, 19-23).

—Se for­mó en el res­pe­to a la ley mo­sai­ca y su fa­mi­lia pe­re­gri­na­ba a Jerusalén du­ran­te la Pas­cua. El he­cho de que a los 12 años apa­rez­ca dis­cu­tien­do con los doc­to­res de la Ley en el tem­plo ( Lu­cas 2, 40-51), im­pli­ca que es­ta­ba ya muy fa­mi­lia­ri­za­do con la cul­tu­ra ju­día y ava­la la pre­sun­ción de que su in­fan­cia trans­cu­rrió en Tie­rra San­ta (El Evan­ge­lio de Mar­cos , con­si­de­ra­do el más an­ti­guo, ni si­quie­ra men­cio­na la hui­da a Egip­to).

—Los años de for­ma­ción an­te­rio­res a su mi­nis­te­rio tu­vie­ron ese mis­mo es­ce­na­rio. Si no se nos re­fie­re na­da so­bre es­te pe­rio­do es por­que no hu­bo he­chos pú­bli­cos que des­ta­car.

En con­tras­te con es­ta par­que­dad de da­tos, las fuen­tes apó­cri­fas des­cri­ben una in­fan­cia le­gen­da­ria y fan­tás­ti­ca.

—Los lla­ma­dos evan­ge­lios de la in­fan­cia ( Pseu­do To­más , evan­ge­lios ára­be y ar­me­nio ), muy po­co creí­bles y muy tar­díos, lo des­cri­ben como un ni­ño tra­vie­so, ven­ga­ti­vo, ca­pri­cho­so y en­greí­do, que ha­ce alar­de de su po­der di­vino. Se­gún el Evan­ge­lio gnós­ti­co de To­más , tam­bién ha­bría re­su­ci­ta­do a un ni­ño y a un al­ba­ñil, apar­te de do­mi­nar las aguas con su pa­la­bra y pro­du­cir co­se­chas mi­la­gro­sas. Tan­to es­ta fuen­te, como el Evan­ge­lio ára­be de la in­fan­cia men­cio­nan el epi­so­dio de la dis­cu­sión con los doc­to­res en el Tem­plo a los 12 años.

Los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos, sal­vo por las es­ca­sas ano­ta­cio­nes de Lu­cas, no ha­cen nin­gu­na re­fe­ren­cia a los años an­te­rio­res a su vida pú­bli­ca

—Al­gu­nos apó­cri­fos y la tra­di­ción cris­tia­na cop­ta afir­man que pe­re­gri­nó por el Al­to y el Ba­jo Egip­to en su ju­ven­tud. Los mo­nas­te­rios cop­tos de Wa­di El Na­trum, Al Moha­rrak y Ma­ta­ria se ha­brían eri­gi­do en los lu­ga­res clave de su iti­ne­ra­rio y pré­di­ca. Tam­bién le atri­bu­yen una es­ta­día en Ba­bi­lo­nia, an­tes del ini­cio de su mi­sión.

—Otras fuen­tes aún mu­cho más du­do­sas que es­tas —y cues­tio­na­das por los ex­per­tos— le atri­bu­yen una lar­ga es­ta­día en In­dia, Tí­bet, Ne­pal y los Hi­ma­la­yas, des­de los 14 a los 29 años, cuan­do re­gre­só a Tie­rra San­ta.

Es­ta hi­pó­te­sis fue for­mu­la­da por el pe­rio­dis­ta y via­je­ro ru­so Ni­co­lás No­to­vitch en su li­bro La vida des­co­no­ci­da de Jesús (1894). Se­gún su re­la­to, los la­mas le die­ron a co­no­cer unos ma­nus­cri­tos que ha­bla­ban del pro­fe­ta Is­sa (nom­bre orien­tal de Jesús), des­cri­bién­do­lo como un ni­ño na­ci­do en Israel de pa­dres po­bres y pia­do­sos, «por cu­ya bo­ca ha­bla­ba Dios». El ori­gi­nal de la co­pia es­cri­ta en len­gua pa­li que No­to­vitch di­ce ha­ber con­sul­ta­do en el mo­nas­te­rio de Hi­mis (La­dakh) en 1887, se en­con­tra­ría en los ar­chi­vos de Lha­sa, ca­pi­tal del Tí­bet y se­de del Da­lai La­ma.

En 1929, el hin­dú Swa­mi Ab­he­da­nan­da pu­bli­có una pre­sun­ta tra­duc­ción ben­ga­lí de es­ta fuen­te, aun­que con di­fe­ren­cias que su­gie­ren que ac­ce­dió a otra su­pues­ta co­pia. El ar­tis­ta, ex­plo­ra­dor y gran eso­te­ris­ta Ni­co­lás Roe­rich, tam­bién ru­so, ci­tó va­rios de los ver­sos re­co­gi­dos por No­to­vitch en su Dia­rio (1929), to­ma­dos de otra fuen­te, pe­ro con un con­te­ni­do muy si­mi­lar. Su hi­jo, el pres­ti­gio­so orien­ta­lis­ta Jor­ge Roe­rich, de­fen­dió su au­ten­ti­ci­dad. Tam­bién la ava­ló Eli­za­beth Cas­pa­ri, pia­nis­ta in­tere­sa­da en las re­li­gio­nes orien­ta­les, a quien un la­ma de Hi­mis ha­bría mos­tra­do unos per­ga­mi­nos en 1939 di­cién­do­le: «es­te li­bro di­ce que su Jesús es­tu­vo aquí».

Se­gún No­to­vitch, Jesús ha­bría es­tu­dia­do los tex­tos sa­gra­dos bu­dis­tas e hin­dúes y pa­sa­do lar­gos pe­rio­dos en las ciu­da­des san­tas de Be­na­rés, Jug­ger­naut y Ra­ja­griha, en­tre otras lo­ca­li­da­des de In­dia, Tí­bet y Ne­pal. Tam­bién ha­bría em­pren­di­do una pré­di­ca con­tra el sis­te­ma de cas­tas y a fa­vor de la igual­dad de los hom­bres an­te Dios, que le va­lió la per­se­cu­ción, for­zán­do­le a re­fu­giar­se en Ne­pal cuan­do los brah­ma­nes en­via­ron si­ca­rios a ma­tar­le. Des­pués de apren­der la len­gua pa­li y de es­tu­diar los su­tras ha­bría via­ja­do por Ne­pal y los Hi­ma­la­yas, an­tes de su re­gre­so a Pa­les­ti­na. Tam­bién ha­bría si­do ex­pul­sa­do de Per­sia —en el ca­mino de re­gre­so—, por sus pré-

di­cas en con­tra de la es­cla­vi­tud y de la ido­la­tría.

El pro­ble­ma de la teo­ría que si­túa a Jesús en In­dia, Tí­bet y Ne­pal, don­de no so­lo ha­bría es­tu­dia­do sino pre­di­ca­do con un fuer­te im­pac­to, es su en­de­ble ba­se do­cu­men­tal.

Ya en 1894, el pro­fe­sor de Fi­lo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, Max Mü­ller, con­si­de­ró sos­pe­cho­so que un do­cu­men­to tan tras­cen­den­te no fi­gu­ra­ra en los ca­tá­lo­gos de tex­tos sa­gra­dos orien­ta­les tra­du­ci­dos y co­men­ta­dos, así como el he­cho in­só­li­to de que en la ter­ce­ra sec­ción de la pre­sun­ta bio­gra­fía en ver­so des­cu­bier­ta por No­to­vitch se re­la­ta­ra su mi­sión en Pa­les­ti­na y su cru­ci­fi­xión. La res­pues­ta del au­tor ru­so —un ju­dío con­ver­so al cris­tia­nis­mo or­to­do­xo— no pu­do ser me­nos con­vin­cen­te: unos via­je­ros pro­ve­nien­tes de In­dia ha­brían pre­sen­cia­do la cru­ci­fi­xión y lle­va­do la no­ti­cia al re­gre­sar a su país. Una res­pues­ta inacep­ta­ble, si se pien­sa que en el re­la­to no so­lo se re­fie­re la cru­ci­fi­xión, sino que de­ta­lla las in­tri­gas de Pon­cio Pi­la­tos y otros por­me­no­res del jui­cio, con la di­fe­ren­cia de que car­ga to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de la muer­te so­bre los ro­ma­nos y pre­sen­ta a los sa­cer­do­tes ju­díos como apa­sio­na­dos de­fen­so­res de Jesús, atri­bu­yén­do­les a ellos el ac­to de la­var­se las ma­nos pa­ra no par­ti­ci­par en su muer­te, al­go que des­car­ta el Tal­mud ju­dío, abier­ta­men­te hos­til a Jesús.

EN­TRE LA HIS­TO­RIA Y LA LE­YEN­DA

Es­tos he­chos no su­po­nen que los do­cu­men­tos a que se re­mi­te No­to­vitch y otros via­je­ros no exis­tan o que se tra­te de un frau­de, pe­ro lo más pro­ba­ble es que sean un fru­to le­gen­da­rio y tar­dío de la fa­ma de Jesús. To­do apun­ta a que es­ta­mos an­te el Jesús ur­di­do por la ex­hu­be­ran­te fan­ta­sía orien­tal, como ocu­rre con los evan­ge­lios apó­cri­fos, es­pe­cial­men­te los de la in­fan­cia, o con la le­yen­da que sos­tie­ne que Jesús es­tu­vo en Bri­ta­nia — con­cre­ta­men­te en Glas­ton­bury, im­por­tan­te cen­tro druí­di­co— acom­pa­ña­do de Jo­sé de Ari­ma­tea. Allí se ha­bría fa­mi­lia­ri­za­do con la ma­gia y re­li­gión de los cel­tas, una hi­pó­te­sis que se li­mi­ta a se­ña­lar coin­ci­den­cias na­da sig­ni­fi­ca­ti­vas; por ejem­plo, el he­cho de que los drui­das sos­tu­vie­sen la doc­tri­na tri­ni­ta­ria, un ar­que­ti­po uni­ver­sal que ve­mos sur­gir in­de­pen­dien­te­men­te en mu­chas re­li­gio­nes de Orien­te y Oc­ci­den­te.

De una va­lo­ra­ción ecuá­ni­me de to­das es­tas teo­rías so­bre los años des­co­no­ci­dos de Jesús po­de­mos de­du­cir el si­guien­te es­ce­na­rio como el más pro­ba­ble:

—Si bien na­da im­pi­de que Jesús hu­bie­ra via­ja­do a In­dia o in­clu­so Bri­ta­nia, y ad­qui­ri­do en esos lu­ga­res una for­ma­ción, no pa­re­ce pro­ba­ble que lo hi­cie­ra y, so­bre to­do, di­chos via­jes no son en ab­so­lu­to ne­ce­sa­rios pa­ra ex­pli­car lo que de él se sa­be, pues­to que tan­to la re­li­gio­si­dad egip­cia como la ba­bi­ló­ni­ca ha­bían im­preg­na­do to­do el Cer­cano Orien­te y Gre­cia. Uno de sus con­tac­tos más pro­ba­bles pu­do te­ner lu­gar con los te­ra­peu­tas, nom­bre con que se co­no­ce a los ese­nios de Egip­to. La po­si­ble in­fluen­cia de es­ta im­por­tan­te

Las teo­rías que si­túan a Jesús en Egip­to oTí­bet son, ade­más de im­pro­ba­bles, in­ne­ce­sa­rias pa­ra ex­pli­car las in­fluen­cias de otras cul­tu­ras, ya pre­sen­tes en el ju­daís­mo

co­rrien­te ju­dai­ca pu­do ser fun­da­men­tal. Tam­bién es po­si­ble que via­ja­ra oca­sio­nal­men­te por el en­torno del Me­di­te­rrá­neo orien­tal, don­de ha­bía mu­chas co­lo­nias ju­días.

—To­dos los gran­des sis­te­mas re­li­gio­sos sos­tie­nen un eso­te­ris­mo sub­ya­cen­te com­par­ti­do que se ela­bo­ró de for­ma in­de­pen­dien­te en mu­chos ca­sos. Por tan­to, la exis­ten­cia en el Cris­tia­nis­mo de ar­que­ti­pos uni­ver­sa­les coin­ci­den­tes con los de la re­li­gio­si­dad orien­tal u otras ni si­quie­ra pue­den ser con­si­de­ra­das como sim­ples in­di­cios, y mu­cho me­nos como ar­gu­men­to de una in­fluen­cia doc­tri­nal ex­ter­na.

—Ca­re­ce de sen­ti­do pos­tu­lar hi­pó­te­sis al­ter­na­ti­vas que no so­lo son re­bus­ca­das, sino que ade­más re­sul­tan gra­tui­tas, da­do que no ex­pli­can nin­gún he­cho que no pue­da en­ten­der­se sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a di­chas hi­pó­te­sis.

—El éxi­to re­la­ti­vo de es­te ti­po de teo­rías no se de­be a la so­li­dez de las mis­mas, sino a que atien­den a una ne­ce­si­dad psi- co­ló­gi­ca del co­lec­ti­vo hu­mano, por la cual es­te sue­le atri­buir al Hé­roe una vida des­co­no­ci­da, o la su­per­vi­ven­cia a su muer­te.

—En re­la­ción a Jesús, es­ta ne­ce­si­dad ten­tó in­clu­so a Pa­dres de la Igle­sia tan equi­li­bra­dos como san Iri­neo, que sos­te­nía que es­te ha­bía vi­vi­do des­pués de su cru­ci­fi­xión has­ta 20 años en la Tie­rra, en­se­ñan­do a sus dis­cí­pu­los.

—Tam­bién es par­te de es­te me­ca­nis­mo psi­co­ló­gi­co el te­ma de la atri­bu­ción de una for­ma­ción es­pe­cial y se­cre­ta al Hé­roe an­tes de em­pe­zar su mi­sión, una si­tua­ción clá­si­ca que apa­re­ce in­va­ria­ble­men­te en to­dos los mi­tos y le­yen­das. En to­do ca­so, es­te tó­pi­co li­te­ra­rio pue­de en­ten­der­se como un sím­bo­lo de su for­ma­ción, que pro­ba­ble­men­te in­clu­yó ele­men­tos fa­ri­seos y ese­nios en­tre otras va­ria­das in­fluen­cias lo­ca­les y re­gio­na­les, pe­ro que con­sis­tió an­te to­do en un desa­rro­llo es­pi­ri­tual que lo con­du­jo fi­nal­men­te a la ple­na con­cien­cia de su iden­ti­dad di­vi­na y de la na­tu­ra­le­za de su mi­sión so­bre la Tie­rra como Hi­jo de Dios.

—De­be pre­fe­rir­se la teo­ría cris­tia­na clá­si­ca que si­túa a Jesús en Pa­les­ti­na du­ran­te to­da su vida como el es­ce­na­rio más pro­ba­ble de su pe­ri­plo exis­ten­cial. Es­ta no so­lo es téc­ni­ca­men­te la más só­li­da des­de el pun­to de vis­ta me­to­do­ló­gi­co, sino la más ade­cua­da a la luz del es­ti­lo de los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos, en los cua­les pue­de con­fir­mar­se la au­sen­cia to­tal de re­fe­ren­cias que su­gie­ran que Jesús ha­ya te­ni­do con­tac­to con un con­tex­to cul­tu­ral no ju­dío.

La Sa­gra­da Fa­mi­lia Ca­ni­gia­ni,

de Ra­fael San­zio, 1508. San­ta Isabel, ma­dre de Juan el

Bau­tis­ta, Ma­ría la ma­dre de Jesús,

los dos ni­ños y Jo­sé de Na­za­ret.

Cris­to en ca­sa de sus pa­dres, de John Eve­rett Mi­llais, 1849. Re­crea­ción de un epi­so­dio fi cti­cio de la vida de Jesús en el que es­te, de ni­ño, se ha he­ri­do la mano con un cla­vo, an­ti­ci­pan­do la cru­ci­fi xión. Mien­tras su pa­dre exa­mi­na la he­ri­da, Ma­ría, arro­di­lla­da, le con­sue­la con un be­so.

El hin­dú Swa­mi Ab­he­da­nan­da, va­le­dor del ma­nus­cri­to que re­la­cio­na a Jesús con los la­mas de Tí­bet.

«Acon­te­ció que tres días des­pués lo ha­lla­ron [a Jesús, con 12 años] en el Tem­plo, sen­ta­do en me­dio de los doc­to­res de la Ley, oyén­do­los y pre­gun­tán­do­les» ( Lu­cas 2:46).

Como cual­quier ni­ño ju­dío, Jesús fue pre­sen­ta­do en el Tem­plo y cir­cun­ci­da­do a los 8 días de na­cer. Pre­sen­ta­ción de Jesús en el Tem­plo, anó­ni­mo de 1330.

El mo­nas­te­rio cop­to de Deir as-Su­ria­ni,

en Egip­to, don­de se­gún la tra­di­ción de

es­ta ra­ma del cris­tia­nis­mo,

es­tu­vo Jesús en su ju­ven­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.