ÉMI­LE PUECH

FRAN­CES­CO GARUFI, IN­VES­TI­GA­DOR DE ANOMA LÍAS HIS­TÓ­RI­CAS Y AR­QUEO­LÓ­GI­CAS, EN­TRE­VIS­TA AL SA­CER­DO­TE ÉMI­LE PUECH, MÁ­XI­MA AU­TO­RI­DAD MUN­DIAL EN LOS MA­NUS­CRI­TOS DEL MAR MUER­TO, QUE DES­DE LA OR­TO­DO­XIA CRIS­TIA­NA, CO­MEN­TA LAS ÚL­TI­MAS NO­VE­DA­DES ACER­CA DE LA CO­MU­NI­DA

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR FRAN­CES­CO GARUFI

Uno de los ma­yo­res ex­per­tos del mun­do en los pa­pi­ros de Qum­ran ha­bla de su tra­ba­jo y ad­mi­te que pu­do ha­ber un víncu­lo en­tre Jesús y los Ese­nios, los mis­te­rio­sos «Hi­jos de la luz»

Émi­le Puech, his­to­ria­dor de la Igle­sia an­ti­gua e in­ves­ti­ga­dor de la Es­cue­la Bí­bli­ca de Jerusalén es uno de los tres edi­to­res ofi­cia­les de los tex­tos de Qum­ran, la per­so­na que, des­de ha­ce vein­te años, es­tu­dia y tra­du­ce es­tos ro­llos y frag­men­tos, en es­pe­cial los ha­lla­dos en la gruta 4Q. Doc­tor en His­to­ria de las Re­li­gio­nes por la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na de París, epi­gra­fis­ta de fa­ma mun­dial, di­rec­tor de la im­por­tan­te Re­vue de Qum­ran , ex­per­to en las len­guas ara­mea, he­brea y na­ba­tea, Puech ha con­ti­nua­do la obra de otro gran es­tu­dio­so, el Pa­dre Starcky, en la pu­bli­ca­ción de los ma­nus­cri­tos que le fue­ron con­fia­dos por Ro­land de Vaux. Re­la­tor en nu­me­ro­sí­si­mos con­gre­sos, nos ha­bla en ex­clu­si­va del cur­so de la investigación y de las po­lé­mi­cas que han ro­dea­do a los pa­pi­ros de los «hi­jos de la Luz».

¿Quié­nes eran los ese­nios y en qué con­tex­to vi­vían?

Los ese­nios o «hi­jos de la Luz» cons­ti­tu­ye­ron una co­rrien­te de per­so­nas pías de la épo­ca de los ma­ca­beos que si­guie­ron has­ta el de­sier­to a su lí­der, el Maes­tro de Jus­ti­cia, cuan­do Jo­na­tán el Ma­ca­beo se hi­zo nom­brar Gran Sa­cer­do­te del se­léu­ci­da Ale­jan­dro Ba­las pa­ra te­ner ac­ce­so al te­so­ro del Tem­plo y po­der­lo uti­li­zar con mo­ti­vos com­ple­ta­men­te aje­nos a la cues­tión re­li­gio­sa. Es­te fue el ori­gen de los ese­nios, es de­cir, los «Fie­les», y de los Fa­ri­seos, o sea,

los «Se­pa­ra­dos», que cam­bia­ron las le­yes, los ca­len­da­rios y otras mu­chas co­sas pa­ra ser bien vis­tos por el pue­blo. Los ese­nios, sin em­bar­go, qui­sie­ron per­ma­ne­cer fie­les a las tra­di­cio­nes re­ci­bi­das de los Pa­dres.

¿Pue­de am­pliar­nos la des­crip­ción de es­tas dos im­por­tan­tes fi­gu­ras de la his­to­ria de la co­mu­ni­dad ese­nia?

Jo­na­tán el Ma­ca­beo es, pa­ra mí, el Sa­cer­do­te Im­pío del que ha­blan los tex­tos. El Maes­tro de Jus­ti­cia es el Gran Sa­cer­do­te le­gí­ti­mo per­se­gui­do por Jo­na­tán el Ma­ca­beo en el año 152 a.C., que se re­ti­ró al de­sier­to se­gui­do por sa­cer­do­tes y por otros fie­les en es­pe­ra de tiem­pos me­jo­res —por­que el Tem­plo ha­bía si­do pro­fa­na­do por un sa­cer­do­te ile­gí­ti­mo—, y que prac­ti­có el cul­to se­gún un ca­len­da­rio no re­ve­la­do. El re­gre­so del Maes­tro de Jus­ti­cia al Tem­plo no fue po­si­ble y el gru­po fue au­men­tan­do en el de­sier­to.

¿Es cier­to que en nin­gún ro­llo de Qum­ran se ci­ta o se alu­de tan­gen­cial­men­te a per­so­na­jes del Nue­vo Tes­ta­men­to?

Sí. To­dos los ma­nus­cri­tos, con ex­cep­ción del Ro­llo de Co­bre, fue­ron rea­li­za­dos an­tes del na­ci­mien­to de Jesús. Por es­ta ra­zón, es im­po­si­ble que en ellos se hi­cie­ra nin­gu­na alu­sión a per­so­na­jes del Nue­vo Tes­ta­men­to.

En cuan­to a la fi­gu­ra de San­tia­go el Jus­to, ¿fue es­te «el her­mano del Se­ñor»?

Na­da prue­ba que San­tia­go el Jus­to, con­tra­ria­men­te a lo que al­gu­nos ha­yan po­di­do de­cir, fue­se el her­mano del Se­ñor. En el Nue­vo Tes­ta­men­to, como en el ju­daís­mo de la épo­ca y tam­bién mu­cho an­tes, la pa­la­bra pa­rien­te y en par­ti­cu­lar her­mano, tie­ne di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos, como, por ejem­plo, es­po­so, her­mano, so­brino, tío, pri­mo, co­le­ga… Por nues­tra con­di­ción de oc­ci­den­ta­les, nos cues­ta acep­tar to­dos es­tos sig­ni­fi­ca­dos dis­tin­tos y, sin ra­zón al­gu­na, li­mi­ta­mos su sen­ti­do. En es­to nos equi­vo­ca­mos y así fal­sea­mos los da­tos his­tó­ri­cos. En re­la­ción a es­ta cla­se de cues­tio­nes de­be im­po­ner­se la ma­yor pru­den­cia.

¿Y Ba­rra­bás? Se di­ce que en

To­dos los ma­nus­cri­tos, a ex­cep­ción del Ro­llo de Co­bre [una lis­ta de ob­je­tos va­lio­sos con el lu­gar don­de fue­ron es­con­di­dos], son an­te­rio­res al na­ci­mien­to de Jesús.

los ro­llos hay una cla­ra re­fe­ren­cia a es­te per­so­na­je tan im­por­tan­te en el asun­to de la cru­ci­fi­xión. ¿Us­ted qué pien­sa?

Has­ta aho­ra, no he en­con­tra­do to­da­vía el nom­bre de Ba­rra­bás en los Ma­nus­cri­tos del Mar Muer­to. De­jo a quien di­ce es­tas co­sas la ta­rea de pro­por­cio­nar­me las re­fe­ren­cias ne­ce­sa­rias. Mu­chos pe­rio­dis­tas pro­po­nen ideas nue­vas so­bre asun­tos que des­co­no­cen. De to­dos mo­dos, ¡es­toy es­pe­ran­do que al­guno pue­da de­cir­me lo con­tra­rio y sa­ciar mi sed de co­no­ci­mien­to!

En un con­gre­so que tu­vo lu­gar en Ita­lia en sep­tiem­bre de 2001, el Pa­dre Bos­chi, gran es­tu­dio­so de la Bi­blia, re­ve­ló que una co­mi­sión com­pues­ta por má­xi­mos ex­per­tos en Qum­ran se es­tá ocu­pan­do de una nue­va edi­ción de la Bi­blia de Jerusalén. ¿Pue­de ade­lan­tar­nos al­go y de­cir­nos qué va­ria­cio­nes se han apor­ta­do y por qué ha si­do con­fia­da a ex­per­tos en los ma­nus­cri­tos de Qum­ran?

Se tra­ta de dos asun­tos dis­tin­tos. Por un la­do, la nue­va edi­ción de la Bi­blia de Jerusalén, que en es­tos mo­men­tos se en­cuen­tra en la im­pren­ta, no es­tá in­te­gra­da por ex­per­tos de Qum­ran. Por otro, es un equi­po de la Uni­ver­si­dad de No­tre Dame (EE UU) el que pre­pa­ra una edi­ción de la Bi­blia de Qum­ran.

Los tex­tos ori­gi­na­les que com­pon­drán des­pués el cuer­po de la Bi­blia fue­ron mo­di­fi­ca­dos con el tiem­po. ¿Es cier­to que la nue­va edi­ción se­rá rea­li­za­da de ma­ne­ra que sea lo más fiel po­si­ble a los tex­tos ori­gi­na­les?

El cor­pus bí­bli­co es el re­sul­ta­do de un lar­go pro­ce­so de edi­cio­nes a tra­vés del pa­so de los si­glos y los ma­nus­cri­tos de Qum­ran re­fle­jan par­cial­men­te di­cho pro­ce­so. Ya se ha ob­te­ni­do una tra­duc­ción grie­ga de los li­bros he­breos he­cha en Egip­to po­co an­tes del exi­lio en Qum­ran. Aho­ra sa­be­mos que no es­ta­mos an­te una ma­la tra­duc­ción, sino fren­te a un ori­gi­nal di­fe­ren­te. En Qum­ran he­mos en­con­tra­do co­pias idén­ti­cas pa­ra mu­chas tra­duc­cio­nes. La nue­va Bi­blia de Jerusalén tra­ta­rá de pre­sen­tar es­te tra­ba­jo de tra­duc­ción de los li­bros bí­bli­cos a par­tir de los tex­tos he­breos, grie­gos y de las en­se­ñan­zas de los Pa­dres de la Igle­sia. Pe­ro en­con­trar el tex­to he­breo es una ta­rea im­po­si­ble, por­que no se tra­ta de la obra de un úni­co au­tor.

Ha­ble­mos de los fa­mo­sos ro­llos de la gruta 7 de Qum­ran. Mu­chos es­tu­dio­sos afir­man que exis­ten frag­men­tos re­fe­ri­dos al Nue­vo Tes­ta­men­to…

Los in­ves­ti­ga­do­res que creen que al­gu­nos frag­men­tos grie­gos de la gruta 7 pro­vie­nen del Nue­vo Tes­ta­men­to son, en cual­quier ca­so, muy po­cos —O’Ca­llag­han, Thie­de y al­gún otro es­tu­dio­so ais­la­do—, pe­ro nin­guno es ex­per­to en los tex­tos de Qum­ran.

El pro­fe­sor O’Ca­llag­han atri­buía los frag­men­tos 7Q4 y 7Q5 a 1, Ti­mo­teo 3,16 y a Mar­cos 6, 52-53 res­pec­ti­va­men­te. Tam­bién la pa­pi­ró­lo­ga Mon­te­vec­chi y otros in­ves­ti­ga­do­res han acep­ta­do sin re­ser­vas es­ta con­clu­sión. ¿Us­ted qué opi­na?

A pe­sar de que el tra­ba­jo de O’Ca­llag­han fue pre­sen­ta­do como una hi­pó­te­sis, o sea, con po­ca se­gu­ri­dad por par­te del au­tor, con el pa­so de los años y el apo­yo de Thie­de y Mon­te­vec­chi es­ta te­sis tien­de a con­ver­tir­se en una cer­te­za. Es­tá cla­ro que el 7Q4 no pue­de pro­ve­nir de l, Ti­mo­teo 3-4, por­que yo he po­di­do iden­ti­fi­car los 7Q4 1, 7Q12, 7Q14 y 7Q13 con 1 Enoch 103, frag­men­tos a los cua­les se aña­dió el 7Q8 de la co­lum­na si­guien­te que no pue­de pro­ve­nir de la Epís­to­la de San­tia­go . El 7Q11 per­te­ne­ce a l Enoch 100 y el 7Q4 a l Enoch 105. He­mos ha­lla­do en Qum­ran es­tos pa­sa­jes de 1 Enoch es­cri­tos en arameo. Eso ya es­tá de­mos­tra­do y quie­nes afir­ma­ban lo con­tra­rio han que­da­do en evi­den­cia. En cuan­to a 7Q5, no pue­de ve­nir de Mar­cos , si te­ne­mos en cuen­ta la pa­leo­gra­fía, la fo­né­ti­ca, la crí­ti­ca tex­tual y la co­di­go­lo­gía.

Al­gu­nos es­tu­dio­sos han plan­tea­do que las rui­nas de Qum­ran per­te­ne­cie­ron a una vi­lla in­ver­nal de He­ro­des. ¿Qué opi­na so­bre es­tas teo­rías?

Las rui­nas de Qum­ran de las

épo­cas he­le­nís­ti­ca y ro­ma­na no pue­den ser las de una vi­lla de in­vierno de He­ro­des. No hay lu­gar allí pa­ra ins­ta­lar una vi­lla. Hay que ir a Je­ri­có, como hi­cie­ron He­ro­des y los po­de­ro­sos de Jerusalén. Ade­más, to­do en Qum­ran es­tá pre­vis­to pa­ra un há­bi­tat co­mu­ni­ta­rio de hom­bres he­breos píos, en el que la pu­re­za ritual tie­ne un lu­gar pre­do­mi­nan­te: nu­me­ro­sas pi­las de pu­ri­fi­ca­ción… Es un asen­ta­mien­to au­to­su­fi­cien­te: mo­li­nos, taho­nas, co­ci­nas, al­fa­re­ros, tin­to­re­ros, ar­te­sa­nía, agri­cul­tu­ra, es­cri­to­rio, bi­blio­te­ca… y un ce­men­te­rio pa­ra en­tre 1.100 y 1.200 per­so­nas. La hi­pó­te­sis ese­nia no tie­ne na­da de es­pe­cu­la­ti­vo, so­bre to­do si re­cu­rri­mos a fuen­tes ex­ter­nas como Pli­nio el Vie­jo y Fla­vio Jo­se­fo, y a las in­ter­nas como las ar­queo­ló­gi­cas y epi­grá­fi­cas. Y son pre­ci­sa­men­te es­tas las que nos pro­veen de to­dos los da­tos de que dis­po­ne­mos. Es­te ar­gu­men­to es el úni­co que pue­de apli­car­se. Es in­con­tes­ta­ble.

Sin du­da, us­ted re­cor­da­rá el re­vue­lo que pro­vo­có el li­bro de Mi­chael Bai­gent y Ri­chard Leigh El es­cán­da­lo de los ro­llos del Mar Muer­to (Ed. Martínez Ro­ca), en el que sos­te­nían que el Va­ti­cano ha­bría prac­ti­ca­do os­cu­ras ma­nio­bras pa­ra ocul­tar la ver­dad so­bre Jesús y la pro­to­cris­tian­dad aten­dien­do al con­te­ni­do de los ro­llos en­con­tra­dos en las di­ver­sas gru­tas de Qum­ran. ¿Te­nían al­gu­na ba­se só­li­da las sospechas de esos au­to­res?

No. To­do fue pro­duc­to de la fér­til ima­gi­na­ción de los es­cri­to­res. Es­tos, pa­ra ata­car a la Igle­sia ca­tó­li­ca y al Va­ti­cano, han he­cho un sim­ple pan­fle­to que les ha per­mi­ti­do ob­te­ner bue­nos di­vi­den­dos. Es­tá cla­ro que su in­ten­ción no era la de ser­vir a la his­to­ria ni la de ofre­cer al pú­bli­co la ver­dad. Ni su tra­duc­ción a dis­tin­tas len­guas ni la pro­pa­gan­da in­sen­sa­ta de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pue­den con­fe­rir­les cre­di­bi­li­dad cien­tí­fi­ca al­gu­na. Al con­tra­rio, han en­ga­ña­do a los lec­to­res apro­ve­chan­do el des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ral que se tie­ne acer­ca de es­tos asun­tos.

Tam­bién se ha­bló mu­cho del re­tra­so en la pu­bli­ca­ción del ma­te­rial. Se di­jo in­clu­so que la Es­cue­la Bí­bli­ca ha­bía cen­su­ra­do su con­te­ni­do. A us­ted le fue­ron con­fia­dos los ro­llos en arameo que, con an­te­rio­ri­dad, es­tu­vie­ron en po­der del Pa­dre Starcky. Es­ta es­pe­cie de «he­ren­cia» fue muy cri­ti­ca­da. ¿Qué cli­ma en­con­tró en el gru­po de es­tu­dio a la luz de la pro­ble­má­ti­ca sur­gi­da con el pro­fe­sor John Alle­gro? Re­cuer­do que es­te úl­ti­mo lle­gó a de­cir que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res ocul­ta­ban de­li­be­ra­da­men­te frag­men­tos im­por­tan­tes…

La len­ti­tud en la pu­bli­ca­ción de los es­tu­dios a la que se re­fie­re fue cri­ti­ca­da por per­so­nas que no sa­ben na­da acer­ca de los mis­mos. Por otra par­te, la Es­cue­la Bí­bli­ca no ha ocul­ta­do nin­gún do­cu­men­to; eso es to­tal­men­te fal­so. Yo re­ci­bí el en­car­go de con­ti­nuar la la­bor de Starcky res­pec­to a los tex­tos he­breos y ara­meos. Es­ta «he­ren­cia», como us­ted la lla­ma, se hi­zo ne­ce­sa­ria pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad y la no dis­per­sión de los da­tos. Es­toy a pun­to de con­cluir los es­tu­dios del he­breo y lle­vo muy avan­za­dos los del arameo. Me fal­ta úni­ca­men­te com­ple­tar el úl­ti­mo vo­lu­men. Pe­ro no es so­lo el con­jun­to de los pe­que­ños frag­men­tos de li­bros des­co­no­ci­dos lo que es ne­ce­sa­rio es­tu­diar me­jor pa­ra im­pul­sar la investigación so­bre unas ba­ses co­rrec­tas y li­bres de inexac­ti­tu­des. A Alle­gro le to­có el lo­te de ma­nus­cri­tos más pe­que­ño y fá­cil de edi­tar: co­men­tar li­bros bí­bli­cos. Y, pe­se a ello, ha he­cho un tra­ba­jo muy de­fi­cien­te que to­da­vía es­ta­mos le­jos de aca­bar de co­rre­gir. No se le pue­de ca­li­fi­car pre­ci­sa­men­te como un ejem­plo. De­bi­do a sus pro­pues­tas ex­tra­va­gan­tes ha pues­to en su con­tra a mu­chí­si­mos in­ves­ti­ga­do­res. To­dos aque­llos a los que él cri­ti­có, han he­cho un tra­ba­jo mu­cho más pre­ci­so que el su­yo.

¿Qué sa­be­mos acer­ca del fa­mo­so «Ro­llo de Co­bre»? ¿Es cier­to que se tra­ta de una lis­ta de los te­so­ros del Tem­plo?

En mi opi­nión, si ese ro­llo con­tie­ne al­go re­fe­ren­te a di­cho

Quie­nes, como Bai­gent y Leigh, acu­san al Va­ti­cano de ocul­tar in­for­ma­ción so­bre Qum­ran, tan so­lo bus­can ob­te­ner bue­nos di­vi­den­dos me­dian­te pan­fle­tos

te­so­ro, no tie­ne na­da que ver con el Tem­plo pre­vio a la des­truc­ción ro­ma­na del año 70 d.C. Tra­tar de en­con­trar no­ti­cias ex­tra­or­di­na­rias, como las de que el can­de­la­bro de oro que se lle­vó Tito es­tá en el Va­ti­cano, como afir­man al­gu­nos pseu­do-his­to­ria­do­res, so­lo sir­ve pa­ra ven­der pu­bli­ca­cio­nes.

Con­ti­nuan­do con lo que ocu­rrió en los años en que el Pa­dre De Vaux coor­di­na­ba los es­tu­dios de los ro­llos, ¿qué pa­só real­men­te en­tre John Alle­gro y De Vaux?

Yo aún no es­ta­ba en el equi­po in­ter­na­cio­nal; por lo tan­to no pue­do de­cir na­da de pri­me­ra mano. Es cier­to que el doc­tor Alle­gro, al ha­ber he­cho una lec­tu­ra más que dis­cu­ti­ble del ro­llo de co­bre cu­ya pu­bli­ca­ción fue con­fia­da a J. Mi­lik, «irri­tó» a De Vaux, tan­to que por esa ra­zón Alle­gro em­pren­dió las ex­ca­va­cio­nes en el va­lle de Jo­sa­fat, en Jerusalén, pa­ra pro­bar su hi­pó­te­sis (Puech se re­fie­re a la que Alle­gro desa­rro­lló en su li­bro The sa­cred mush­room and the cross, en el que po­nía en du­da la exis­ten­cia de Jesús como per­so­na­je his­tó­ri­co). Pe­ro no so­lo las ex­ca­va­cio­nes es­tu­vie­ron mal en- fo­ca­das por la fal­ta de pre­pa­ra­ción de Alle­gro como ar­queó­lo­go, sino que los re­sul­ta­dos le qui­ta­ron la ra­zón. Fue atra­pa­do en su pro­pio en­ga­ño. La­men­ta­ble­men­te, las co­sas aca­ban así cuan­do nos obs­ti­na­mos en nues­tros erro­res.

Bai­gent y Leigh de­fi­nie­ron al Pa­dre De Vaux como «un fas­cis­ta y un an­ti­se­mi­ta» y «la per­so­na me­nos pre­pa­ra­da pa­ra en­car­gar­se de los es­tu­dios de los ma­nus­cri­tos»

Bai­gent y Leigh, en mi opi­nión, se han en­tre­ga­do al sen­sa­cio­na­lis­mo pa­ra «ven­der» sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Yo tam­bién he si­do blan­co de sus ata­ques, pe­ro sus in­for­ma­cio­nes eran fal­sas. Nun­ca vi ac­ti­tu­des fas­cis­tas en De Vaux. Su fuer­te per­so­na­li­dad cien­tí­fi­ca, in­dis­cu­ti­ble y re­co­no­ci­da mun­dial­men­te, ha que­da­do pa­ten­te en sus tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos en las gru­tas y en el si­tio de las rui­nas. Su am­plia pre­pa­ra­ción como pro­fe­sor en la Es­cue­la Bí­bli­ca y Ar­queo­ló­gi­ca fran­ce­sa de Jerusalén lo cua­li­fi­ca­ba, más que a cual­quier otro, pa­ra di­ri­gir al equi­po in­ter­na­cio­nal.

Vol­va­mos por un mo­men­to al frag­men­to 7Q5. Se­gún us­ted, ¿de qué for­ma­ba par­te, a qué do­cu­men­to per­te­ne­cía?

Le res­pon­de­ré cuan­do ha­ya en­con­tra­do y ve­ri­fi­ca­do de­bi­da­men­te una re­fe­ren­cia se­ria y pre­ci­sa, sin al­te­rar los da­tos pa­leo­grá­fi­cos, tex­tua­les o fo­né­ti­cos. De to­dos mo­dos, lo im­por­tan­te, y de lo que es­toy se­gu­ro, es que di­cho frag­men­to no per­te­ne­ce al evan­ge­lio de Mar­cos. En ab­so­lu­to. Eso ya es­tá ple­na­men­te de­mos­tra­do.

Pa­ra ter­mi­nar, Pa­dre Puech, la sec­ta ese­nia ¿se ex­tin­guió o so­bre­vi­vió in­te­grán­do­se en la na­cien­te sec­ta cris­tia­na?

Di­ga­mos que los ese­nios, a los que no po­dría­mos ca­li­fi­car de sec­ta, no vi­vie­ron to­dos en Qum­ran. Los ese­nios de Qum­ran mu­rie­ron a con­se­cuen­cia de la con­quis­ta de ese en­cla­ve en el año 68 d.C., otros se re­fu­gia­ron en gru­tas y al­gu­nos aca­ba­ron en Ma­sa­da. En cuan­to al res­to, ca­re­ce­mos de da­tos pre­ci­sos, pe­ro al­gu­nos pu­die­ron re­co­no­cer en Jesús al Me­sías que con tan­to fer­vor es­ta­ban es­pe­ran­do, y ser con­si­de­ra­dos como par­te de los pri­me­ros ju­deo­cris­tia­nos.

El San­tua­rio del Li­bro, cons­trui­do en 1965 en Jerusalén, al­ber­ga los ma­nus­cri­tos de Qum­ran. Es­tos son ex­pues­tos de for­ma tem­po­ral y ro­ta­to­riapa­ra evi­tar su de­te­rio­ro. Abajo, frag­men­to del Gran Ro­llo de Isaías, el me­jorcon­ser­va­do de to­dos.

Arri­ba: Dos ofi­cia­lesdel ejér­ci­to is­rae­lí, de vi­si­ta en el San­tua­rio del Li­bro. Iz­quier­da: JohnAlle­gro, in­ves­ti­ga­dor del equi­po in­ter­na­cio­nal, quien aven­tu­ró en so­li­ta­rio la hi­pó­te­sis de que el nom­bre de Je­su­cris­to era una ma­ne­ra de re­fe­rir­se a un hon­go psi­co­tró­pi­co. Abajo: Ro­land deVaux, quien di­ri­gió di­cho equi­po.

Arri­ba: El in­ves­ti­ga­dor Adolfo Roit­man exa­mi­nan­do el Ro­llo de Isaías en 2011, con mo­ti­vo del acuer­doen­tre Goo­gle y el Mu­seo Na­cio­nal deIsrael pa­ra ofre­cer on­li­ne di­gi­ta­li­za­cio­nesde los ma­nus­cri­tos.

Abajo: Los pri­me­ros ro­llos des­cu­bier­tos en 1947 pa­sa­ron de mano en manode an­ti­cua­rios y au­to­ri­da­des. En 1954,un ar­zo­bis­po de Jerusalén lle­vó cua­trode ellos a Es­ta­dos Uni­dos y pu­bli­có un anun­cio en The WallStreet Jour­nal pa­ra ven­der­los: «el re­ga­loideal pa­ra al­gu­na ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­vao re­li­gio­sa»

La gruta 4, des­cu­bier­ta en sep­tiem­bre de 1952, y en la que se en­con­tra­ron la ma­yor par­te de los ma­nus­cri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.