¿ERA ESE­NIO?

LA FI­LIA­CIÓN RE­LI­GIO­SA DE JESÚS DE NA­ZA­RETH HA SI­DO UNO DE LOS ENIG­MAS QUE MÁS HAN IN­TRI­GA­DO A LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES. ¿DE DÓN­DE PRO­VE­NÍAN SUS IDEAS? ¿EN QUÉ ES­CUE­LA O CO­RRIEN­TE DEL JU­DAÍS­MO DE SUS DÍAS SE FOR­MÓ SU ES­PI­RI­TUA­LI­DAD? LOS AU­TO­RES MÁS PRES­TI­GIO­SOS

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR LUIS G. LA CRUZ

Al­gu­nos au­to­res afir­man que Jesús pu­do ha­ber for­ma­do par­te de es­te mo­vi­mien­to y ha­ber­se for­ma­do con ellos.

Per­te­ne­ció Jesús a al­guno de los par­ti­dos re­li­gio­sos de su tiem­po? Una hi­pó­te­sis lo aso­cia con los ese­nios, un gru­po me­siá­ni­co y apo­ca­líp­ti­co na­ci­do en el si­glo II a.C., cu­ya exis­ten­cia se pro­lon­ga­ría has­ta el año 73 d.C. Es­te mo­vi­mien­to co­rrió la mis­ma suer­te que las in­su­rrec­cio­nes ju­días con­tra Roma. Con ellas, tam­bién mu­rió el ju­daís­mo me­siá­ni­co, fuer­te­men­te na­cio­na­lis­ta.

Pe­ro, ¿quié­nes eran los ese­nios?, ¿có­mo es­ta­ban re­la­cio­na­dos con Jesús? Pa­ra res­pon­der a es­tas pre­gun­tas dis­po­ne­mos de dos fuen­tes: los his­to­ria­do­res an­ti­guos y los Ma­nus­cri­tos de Qum­rán .

Del tes­ti­mo­nio de au­to­res como Fla­vio Jo­se­fo (37-101 d.C.), Pli­nio el vie­jo (23-79 d.C.) o Fi­lón de Ale­jan­dría (15/10a.C.-45/50 d.C.) se des­pren­de que es­ta­ban in­te­gra­dos en un am­plio mo­vi­mien­to me­siá­ni­co y as­cé­ti­co que pre­di­ca­ba la igual­dad de los hom­bres an­te Dios y es­ta­ba con­ven­ci­dos del in­mi­nen­te fin de los tiem­pos, que con­ce­bían como una ba­ta­lla de­fi­ni­ti­va en­tre los «Hi­jos de la Luz» y los «Hi­jos de las Ti­nie­blas», que con­clui­ría con la vic­to­ria de los pri­me­ros.

Se­gún los his­to­ria­do­res an­ti­guos, en­tre sus prác­ti­cas es­ta­ban el ce­li­ba­to, las pu­ri­fi­ca­cio­nes, los ayu­nos, la co­mu­ni­dad de bie­nes, el bau­tis­mo por in­mer­sión, el ban­que­te me­siá­ni­co de ca­rác­ter ritual y una se­ve­ra dis­ci­pli­na es­pi­ri­tual. Sus prin­ci­pa­les va­lo­res al re­la­cio­nar­se con los de­más eran la jus­ti­cia y la rec­ti­tud. Se abs­te­nían del ju­ra­men­to, des­pre­cia­ban las ri­que­zas ma­te­ria­les y re­nun­cia­ban a los pla­ce­res y ho­no­res mun­da­nos.

Mu­chas ideas y prác­ti­cas de los ese­nios coin­ci­den con ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les del cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. Así, por ejem­plo, el me­sia­nis­mo, el bau­tis­mo por in­mer­sión que pro­mue­ve Juan el Bau­tis­ta, su­pues­to lí­der de una fac­ción me­siá­ni­ca, la co­mu­ni­dad de bie­nes que re­co­gen los He­chos de los Após­to­les , la san­ti­fi­ca­ción de la po­bre­za, la con­vic­ción en un fi­nal de los tiem­pos» in­mi­nen­te y la ce­na ini­ciá­ti­ca que na­rran los evan­ge­lios, ba­se del sa­cra­men­to de la Eu­ca­ris­tía. Tam­bién exis­ten ana­lo­gías de len­gua­je en­tre am­bos mo­vi­mien­tos, so­bre to­do con los tex­tos

de san Juan: «Hi­jos de la luz», «es­pí­ri­tu de la le­va­du­ra», «luz de la vida», «maes­tro jus­to» (re­fe­ri­do a Jesús) o «el Jus­to», apli­ca­do al após­tol San­tia­go, de quien Jo­se­fo di­ce que re­cha­za­ba las un­cio­nes y no se ra­su­ra­ba, si­guien­do pau­tas de con­duc­ta ese­nias.

Sin em­bar­go, tam­bién es cier­to que al­gu­nos de es­tos pun­tos en co­mún son am­plia­men­te com­par­ti­dos por otros cul­tos. El ban­que­te ritual, por ejem­plo, es una ins­ti­tu­ción uni­ver­sal y mi­le­na­ria, que apa­re­ce en ca­si to­das las re­li­gio­nes del Me­di­te­rrá­neo orien­tal. Lo mis­mo ocu­rre con el bau­tis­mo por in­mer­sión, ori­gi­na­rio del cul­to a Osi­ris y di­fun­di­do por to­da la re­gión.

Por otra par­te, la es­pe­ra del Me­sías fue una ob­se­sión com­par­ti­da por ju­díos de to­das las ca­pas so­cia­les. Tam­bién de­be ad­ver­tir­se que los ese­nios es­pe­ra­ban dos Me­sías (el sa­cer­do­te aa­ró­ni­co y el da­ví­di­co), así como el re­torno de su fun­da­dor, «el Maes­tro de Jus­ti­cia», pe­ro no un Re­den­tor ce­les­te, como los cris­tia­nos. De mo­do que la coin­ci­den­cia en es­tos pun­tos —bau­tis­mo, ban­que­te ritual y me­sia­nis­mo—, aun­que sea sig­ni­fi­ca­ti­va no re­sul­ta ar­gu­men­to su­fi­cien­te pa­ra iden­ti­fi­car a Jesús con di­cho mo­vi­mien­to.

DI­FE­REN­CIAS EN­TRE JESÚS Y EL ESENISMO

A es­te in­con­ve­nien­te, es ne­ce­sa­rio aña­dir que exis­ten di­fe­ren­cias pro­fun­das en­tre el ma­gis­te­rio que re­co­gen los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos y el esenismo. En­tre es­tas des­ta­can las si­guien­tes:

—Jesús de­nun­cia el cul­to y los sa­cri­fi­cios en la mis­ma lí­nea que to­dos los gran­des pro­fe­tas bí­bli­cos, con­de­nan­do la in­dig­ni­dad de quie­nes los ofi­cian o el he­cho de que, en la prác­ti­ca, la li­tur­gia sa­gra­da ha­ya de­ri­va­do en un for­ma­lis­mo va­cío. Pe­ro nun­ca plantea la for­ma co­rrec­ta de ofi­ciar­lo.

—A di­fe­ren­cia del esenismo, Jesús no dis­po­ne las re­glas que de­ben re­gir la con­duc­ta de sus dis­cí­pu­los, sino so­lo la ac­ti­tud es­pi­ri­tual y éti­ca.

—Mien­tras el esenismo de­ri­va de una tra­di­ción sa­cer­do­tal, ob­se­sio­na­da con la co­rrec­ta ob­ser­van­cia de la Ley, la pré­di­ca de Jesús se ins­cri­be en la tra­di­ción pro­fé­ti­ca, que se fun­da en la re­ve­la­ción.

—En nin­gún mo­men­to Jesús alu­de a la exis­ten­cia de un gru­po o co­mu­ni­dad con­cre­tos como de­po­si­ta­rios de una in­ter­pre­ta­ción co­rrec­ta de la re­ve­la­ción. Tam­po­co pro­mue­ve el mo­na­quis­mo, sino que se­ña­la a sus dis­cí­pu­los una vo­ca­ción misionera.

—A di­fe­ren­cia del esenismo, y de Juan el Bau­tis­ta, su pré­di­ca no se des­ta­ca por la ape­la­ción a una as­cé­ti­ca ex­tre­ma: «Vino Juan, que ni co­mía ni be­bía y de­cís: de­mo­nio lle­va. Vie­ne el Hi­jo del Hom­bre, que co­me y be­be, y de­cís: he aquí un co­mi­lón y un bo­rra­cho» ( Ma­teo , 11:18).

—Jesús no evi­ta el con­tac­to con quie­nes no per­te­ne­cen al gru­po de sus se­gui­do­res. No so­lo se mez­cla abier­ta­men­te con pu­bli­ca­nos (re­cau­da­do­res de im­pues­tos, con­si­de­ra­dos co­la­bo­ra­cio­nis­tas de los ro­ma­nos), pros­ti­tu­tas y mar­gi­na­dos en ge­ne­ral, sino con los des­pre­cia­dos sa­ma­ri­ta­nos.

—Los ese­nios re­cha­za­ban las un­cio­nes, pe­ro Jesús de­fien­de a la mu­jer que le un­ge con acei­te de las acu­sa­cio­nes ri­go­ris­tas de al­gu­nos dis­cí­pu­los.

—Los ese­nios par­ti­ci­pa­ron en la in­sur­gen­cia ju­día con­tra Roma, mien­tras que la ma­yo­ría de los cris­tia­nos lo evi­tó, tras­la­dán­do­se en el año 66 d.C. a Trans­jor­da­nia, Si­ria, Asia Me­nor y Ale­jan­dría.

De to­das las co­rrien­tes de la épo­ca, la que tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des de ha­ber apor­ta­do al cris­tia­nis­mo al­gu­nos as­pec­tos fun­da­men­ta­les es la ese­nia

Sin em­bar­go, to­do su­gie­re que la pro­xi­mi­dad del cris­tia­nis­mo con el esenismo es mu­cho ma­yor que con el res­to del ju­daís­mo de su épo­ca. A es­te he­cho, hay que su­mar la evi­den­cia do­cu­men­tal que ava­la la exis­ten­cia de un Jesús ini­cia­do. Es­te im­par­tió a sus dis­cí­pu­los en­se­ñan­zas se­cre­tas, como se de­du­ce de fuen­tes tan res­pe­ta­bles como san Cle­men­te de Ale­jan­dría. Sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al Evan­ge­lio se­cre­to de Mar­cos o a los apó­cri­fos, son nu­me­ro­sos los pa­sa­jes de los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos que apun­tan en el mis­mo sen­ti­do: se men­cio­nan con­ju­ros y fór­mu­las es­pe­cia­les de sa­na­ción y exor­cis­mo, así como el he­cho de que Jesús co­no­cía cier­tas prác­ti­cas má­gi­cas. De mo­do que la cues­tión de có­mo ad­qui­rió es­te sa­ber ini­ciá­ti­co no de­be ser ig­no­ra­da.

En la me­di­da en la cual el esenismo cons­ti­tu­yó una for­ma de Gno­sis ju­día y una tra­di­ción ini­ciá­ti­ca am­plia­men­te di­fun­di­da en el si­glo I d.C., y si son cier­tas las teo­rías que apun­tan a un con­tac­to di­rec­to con la tra­di­ción ini­ciá­ti­ca egip­cia, el esenismo pu­do ser la es­cue­la de for­ma­ción de Jesús. De las co­rrien­tes ju­días de su tiem­po, es­ta es sin du­da la que ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des ofre­ce de ha­ber apor­ta­do al­gu­nos ele­men­tos fun­da­men­ta­les a la for­ma­ción del cris­tia­nis­mo. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio ad­mi­tir, como sos­tie­ne Mir­cea Elia­de, que des­pués del año 73 d.C. mu­chos ese­nios se in­cor­po­ra­ron al cris­tia­nis­mo, pu­dien­do in­fluir a pos­te­rio­ri en el primer eso­te­ris­mo cris­tiano.

En to­do ca­so, no pa­re­ce ad­mi­si­ble atri­buir­le a Jesús es­ta fi­lia­ción ideo­ló­gi­ca o re­li­gio­sa ese­nia en el pe­rio­do que co­rres­pon­de a su mi­nis­te­rio pú­bli­co, aun­que se­gún el evan­ge­lio es pre­ci­sa­men­te el bau­tis­mo ini­ciá­ti­co de Juan el que le re­ve­la su con­di­ción de «Hi­jo de Dios». Pe­ro de su dis­cur­so se de­du­ce más bien una pers­pec­ti­va ori­gi­nal que hun­de sus raí­ces en la tra­di­ción pro­fé­ti­ca del ju­daís­mo. En torno a su fi­gu­ra se con­gre­ga­ron per­so­nas que pro­ve­nían de dis­tin­tas co­rrien­tes, aun­que por su mis­ma na­tu­ra­le­za me­siá­ni­ca y apocalíptica su pré­di­ca sus­ci­tó se­gu­ra­men­te más ad­he­sio­nes en­tre los ese­nios y los ze­lo­tes que, por ejem­plo, en­tre los fa­ri­seos le­gis­tas o los sa­du­ceos vin­cu­la­dos al sa­cer­do­cio y al Tem­plo.

UN ME­SÍAS UNI­VER­SAL

Tam­bién hay evi­den­cias de que el enig­ma de la iden­ti­dad de su per­so­na fa­vo­re­ció —ya du­ran­te su vida y mu­cho más des­pués de su muer­te—, en­co­na­das di­fe­ren­cias de in­ter­pre­ta­ción en­tre sus se­gui­do­res. So­bre to­do en­tre quie­nes, como San­tia­go el Ma­yor, po­nían el én­fa­sis en la Ley y en de­fen­der el ca­rác­ter es­tric­ta­men­te ju­dío del mo­vi­mien­to y aque­llos que, si­guien­do a Pablo, lo de­fi­nían por la fe en la re­su­rrec­ción de Cris­to y no con­ce­dían nin­gu­na re­le­van­cia a la Ley ni al cul­to del Tem­plo.

Es­ta dispu­ta, como la bue­na re­la­ción que Jesús man­tu­vo con los sa­ma­ri­ta­nos, son in­di­cios de que su pré­di­ca im­pli­có una aper­tu­ra a to­dos los hom­bres y una uni­ver­sa­li­za­ción del Dios ju­dío; es de­cir, una rup­tu­ra con la re­li­gión ex­clu­si­va­men­te na­cio­nal, que ya apa­re­ce su­ge­ri­da en la pré­di­ca de Juan el Bau­tis­ta ( Ma­teo 3: 1-12) y cuen­ta con an­te­ce­den­tes en la tra­di­ción ju­día an­te­rior. El he­cho mis­mo de que en di­cha po­lé­mi­ca se con­fron­ten in­ter­pre­ta­cio­nes, y no afir­ma­cio­nes so­bre su signo ideo­ló­gi­co, se eri­ge en otro ar­gu­men­to de pe­so pa­ra des­car­tar su per­te­nen­cia a la co­mu­ni­dad ese­nia, que re­pre­sen­ta­ba un na­cio­na­lis­mo ra­di­cal, aun­que no pa­ra ne­gar que es­ta hu­bie­se po­di­do cum­plir un pa­pel re­le­van­te en su for­ma­ción.

Mu­chos au­to­res, en­tre ellos el Papa Be­ne­dic­to

XVI en su fa­ce­ta de teó­lo­go, re­la­cio­nan a Juan el Bau­tis­ta (en el

cua­dro, bau­ti­zan­do a Jesús), con los ese­nios. Iz­quier­da: El bau­tis­mo de Cris­to , de Joa­chim Pa­ti­nir,

1515. De­re­cha: vi­si­ta al si­tio ar­queo­ló­gi­co de

Qum­ran, 1958.

Ima­gen to­ma­da en­tre 1947 y 1961 des­de el in­te­rior de la cue­va en la que fue­ron ha­lla­dos los pri­me­ros ma­nus­cri­tos. Al fon­do, el Mar Muer­to.

A di­fe­ren­cia de Jesús, los ese­nios re­cha­za­ban las un­cio­nes, co­mu­nes en la re­li­gión ju­día. En la ima­gen, el pa­sa­je de la Un­ción de Be­ta­nia, re­crea­do en la pe­lí­cu­la Je­su­cris­to Su­pers­tar , 1979.

El Ro­llo de la Gue­rra , o La gue­rra en­tre los Hi­jos de la Luz y los Hi­jos de las Ti­nie­blas . Un ma­nual mi­li­tar con el que los ese­nios de Qum­ran se pre­pa­ra­ban pa­ra el apo­ca­lip­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.