CA­RÁC­TER SO­BRE­NA­TU­RAL

Año Cero Monográfico - - Grandes Santuarios -

Mi com­pa­ñe­ro Pa­co Do­mín­guez re­cor­dó a Tons­mann la exis­ten­cia de un sa­cer­do­te –el pa­dre Es­ca­la­da– que es­tá en con­tra de sus teo­rías. «Sí, bueno, y al­gu­nos más –res­pon­dió–; pe­ro es­te sa­cer­do­te que us­ted men­cio­na nun­ca ha es­ta­do en mis con­fe­ren­cias pa­ra pre­gun­tar­me al­go». As­te Tons­mann cree en los mi­la­gros, pe­ro ¿qué opi­na del su­pues­to ca­rác­ter so­bre­na­tu­ral que se atri­bu­ye a la ima­gen del aya­te? «La Vir­gen tra­jo un men­sa­je pa­ra los in­dios y lo de­jó guar­da­do, es­con­di­do: es el men­sa­je que no­so­tros ve­mos en los ojos –nos res­pon­de–. Las imá­ge­nes es­tán en las cór­neas, pe­ro en el cen­tro de las pu­pi­las hay una fa­mi­lia y és­ta no hay for­ma de re­la­cio­nar­la his­tó­ri­ca­men­te. En to­tal son tre­ce per­so­na­jes. Seis re­la­cio­na­dos con un mo­men­to his­tó­ri­co, y sie­te en el cen­tro del ojo que re­pre­sen­tan

a una fa­mi­lia. Yo creo que se tra­ta de un men­sa­je pa­ra la pos­te­ri­dad, que es la gran­de­za de la fa­mi­lia, que apa­re­ce en la par­te más im­por­tan­te de los ojos. Por eso es ne­ce­sa­rio man­te­ner­la, con­ser­var­la y res­ca­tar ese va­lor que, des­gra­cia­da­men­te, es­ta­mos per­dien­do. To­do es­tá re­su­mi­do en lo que le di­ce la Vir­gen a Juan Die­go: ‘¿Aca­so no es­toy aquí yo, que soy tu ma­dre?’. Es un men­sa­je muy her­mo­so, prin­ci­pal­men­te en aque­llos tiem­pos en que mu­rió tan­ta gen­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.