LOS PRO­DI­GIOS DE LA CO­DO­SE­RA

MI­LES DE PER­SO­NAS SE CON­GRE­GAN EN UNO DE LOS SAN­TUA­RIOS MA­RIA­NOS MÁS IM­POR­TAN­TES DE ES­PA­ÑA

Año Cero Monográfico - - Sumario - TEX­TO JO­SÉ MA­NUEL FRÍAS

Ha­ce po­co más de 70 años, el be­llo pa­ra­je de Chandavila, dis­tan­te dos ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad de La Co­do­se­ra (Ba­da­joz), era pa­so fre­cuen­te de contrabandistas. En la ac­tua­li­dad lo es de pe­re­gri­nos que acu­den con de­vo­ción al san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res, eri­gi­do tras unas su­pues­tas apa­ri­cio­nes de la Vir­gen presenciadas por dos ni­ñas.

HA­CE MÁS DE 70 AÑOS, EL BE­LLO PA­RA­JE DE CHANDAVILA, DIS­TAN­TE DOS KI­LÓ­ME­TROS DE LA LO­CA­LI­DAD DE LA CO­DO­SE­RA (BA­DA­JOZ), ERA PA­SO FRE­CUEN­TE DE CONTRABANDISTAS. EN LA AC­TUA­LI­DAD LO ES DE PE­RE­GRI­NOS QUE ACU­DEN CON DE­VO­CIÓN A ORAR AL SAN­TUA­RIO DE NUES­TRA SE­ÑO­RA DE LOS DO­LO­RES, ERI­GI­DO TRAS UNAS SU­PUES­TAS APA­RI­CIO­NES DE LA VIR­GEN PRESENCIADAS POR DOS NI­ÑAS DE LA PO­BLA­CIÓN PA­CEN­SE.

El 27 de ma­yo de 1945, la ni­ña Mar­ce­li­na Ba­rro­so Ex­pó­si­to y su pri­ma, Agustina Gon­zá­lez, pa­sea­ban por las afue­ras de La Co­do­se­ra dis­pues­tas a cum­plir el en­car­go de la ma­dre de la pri­me­ra. Eran las tres en pun­to de una tar­de lu­mi­no­sa cuan­do tran­si­ta­ban por uno de los pol­vo­rien­tos ca­mi­nos de un pa­ra­je co­no­ci­do co­mo Chandavila. A la de­re­cha, a po­cas de­ce­nas de me­tros, ha­bía un vie­jo cas­ta­ño. De re­pen­te, Mar­ce­li­na per­ci­bió so­bre és­te un ex­tra­ño bul­to ne­gro. Qui­zá por no lle­gar tar­de a sus obli­ga­cio­nes, de­ci­dió no de­cir na­da a su pri­ma y con­ti­nuó su ca­mino, pen­san­do que, tal vez, a la vuel­ta, si aque­llo se­guía allí, se acer­ca­ría a cu­rio­sear.

Co­mo si de un pre­sen­ti­mien­to se hu­bie­ra tra­ta­do, el ob­je­to des­co­no­ci­do con­ti­nua­ba en el mis­mo lu­gar cuan­do, po­co tiem­po des­pués, re­gre­sa­ron al sen­de­ro. Mar­ce­li­na, que has­ta en­ton­ces no le ha­bía co­men­ta­do na­da a Agustina, le di­jo que la si­guie­ra al cas­ta­ño. Una vez fren­te al ár­bol, a me­dia al­tu­ra del mis­mo, vio al­go que la de­jó de pie­dra. El bul­to no era otra co­sa que la fi­gu­ra lu­mi­no­sa de la Vir­gen de los Do­lo­res, que apa­re­cía ro­dea­da de una bri­llan­te au­reo­la. Aque­lla ima­gen ce­les­tial, tan real pa­ra la ni­ña co­mo lo hu­bie­ra si­do cual­quier per­so­na de car­ne y hue­so, es­ta­ba ata­via­da con un man­to ne­gro re­ma­ta­do de es­tre­llas. La fi­gu­ra, con las ma­nos en­tre­la­za­das, po­seía un her­mo­so ros­tro, cu­ya mi­ra­da pa­re­cía di­ri­gir­se en di­rec­ción al pue­blo.

EL CAS­TA­ÑO MI­LA­GRO­SO

Cuan­do Mar­ce­li­na sa­lió de su en­si­mis­ma­mien­to, pre­gun­tó a Agustina si es­ta­ba vien­do tan asom­bro­sa es­ce­na, pe­ro su pri­ma le res­pon­dió ne­ga­ti­va­men­te, ex­tra­ña­da an­te la ac­ti­tud de la pri­me­ra. Al des­va­ne­cer­se la fi­gu­ra de la Vir­gen, Mar­ce­li­na Ba­rro­so sa­lió co­rrien­do en di­rec­ción a su ca­sa, con Agustina pi­sán­do­le los ta­lo­nes. Aquel día, qui­zá por mie­do al ri­dícu­lo, no con­tó na­da de lo su­ce­di­do, pe­ro a la ma­ña­na si­guien­te sin­tió la ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria de com­par­tir la in­só­li­ta ex­pe­rien­cia con su ma­dre. De es­ta ma­ne­ra, po­co a po­co, co­men­zó a ex­ten­der­se la his­to­ria por La Co­do­se­ra.

Ocho días des­pués, mo­vi­da por una irre­fre­na­ble cu­rio­si­dad, Mar­ce-

li­na de­ci­dió re­gre­sar a Chandavila a me­dia ma­ña­na, con la es­pe­ran­za de en­con­trar­se de nue­vo con la ima­gen de la Vir­gen. Y, efec­ti­va­men­te, en el mis­mo cas­ta­ño vol­vió a apa­re­cér­se­le la Se­ño­ra, que en es­ta oca­sión la mi­ró fi­ja­men­te y se di­ri­gió a ella con las si­guien­tes pa­la­bras: «Vuel­ve es­ta tar­de, por­que tie­nes que ha­cer un sa­cri­fi­cio an­te la gen­te».

Cuan­do co­men­tó en el pue­blo lo que le ha­bía ocu­rri­do, los lu­ga­re­ños se mo­vi­li­za­ron pa­ra ser tes­ti­gos del pro­di­gio. Ho­ras más tar­de, más de mil per­so­nas se con­gre­ga­ron en el pa­ra­je. En­tre ellas, cen­tro de aten­ción de la mul­ti­tud, es­ta­ba Mar­ce­li­na, que se si­tuó a apro­xi­ma­da­men­te cin­cuen­ta me­tros del ár­bol. A los po­cos mi­nu­tos, la Vir­gen de los Do­lo­res sur­gió en el cie­lo, des­cen­dien­do len­ta­men­te has­ta el cas­ta­ño mi­la­gro­so. Una vez en su ubi­ca­ción ori­gi­nal, pi­dió a la ni­ña que se pu­sie­ra de ro­di­llas y se acer­ca­ra ha­cia don­de es­ta­ba. La jo­ven­ci­ta ti­tu­beó por­que el te­rreno es­ta­ba pla­ga­do de gui­ja­rros afi­la­dos. En­ton­ces, la ima­gen se di­ri­gió a ella di­cién­do­le: «No te preo­cu­pes, que pon­dré una al­fom­bra de hier­ba an­te ti pa­ra que no te da­ñes». Sin du­dar­lo, Mar­ce­li­na se arro­di­lló y co­men­zó a des­pla­zar­se len­ta­men­te has­ta lle­gar al cas­ta­ño.

Una vez allí, la mu­cha­cha en­tró en éx­ta­sis y ob­ser­vó có­mo el ár­bol se par­tía en dos. En­tre am­bos frag­men­tos di­jo ver una igle­sia, en cu­yo in­te­rior se apre­cia­ba un al­tar ma­yor pre­si­di­do por la Vir­gen, que pi­dió a la ni­ña que se san­ti­güa­se an­te ella. Des­pués, la fi­gu­ra de Nues­tra Se­ño­ra des­cen­dió de su po­si­ción ele­va­da, son­rió bea­tí­fi­ca­men­te y abra­zó y be­só a Mar­ce­li­na. Fue en ese mo­men­to cuan­do pi­dió a la ni­ña que se eri­gie­ra allí una ca­pi­lla en su ho­nor.Tras di­cha so­li­ci­tud, la mu­cha­cha re­gre­só de su éx­ta­sis, con las ro­di­llas mi­la­gro­sa­men­te in­tac­tas, y aban­do­nó el lu­gar. Pe­se a la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de los su­pues­tos he­chos, na­die de los pre­sen­tes vio na­da anor­mal, y mu­cho me­nos a la Vir­gen de los Do­lo­res.

Los en­cuen­tros se su­ce­die­ron en oca­sio­nes pos­te­rio­res, mien­tras la vi­da de Mar­ce­li­na se iba in­cli­nan­do ca­da vez más ha­cia la vo­ca­ción re­li­gio­sa. In­gre­só por pro­pia vo­lun­tad en un co­le­gio de mon­jas, pa­ra des­pués pa­sar a ser no­vi­cia en la Con­gre­ga­ción de Her­ma­ni­tas de la Cruz, en el año 1975, en Se­vi­lla, con el nom­bre de Sor Ma­ría de la Mi­se­ri­cor­dia. A par­tir de aquel mo­men­to se de­di­có al cui­da­do de gen­te ne­ce­si­ta­da, has­ta que fi­nal­men­te en­tró en un con­ven­to de clau­su­ra, pa­san­do po­co a po­co, y por ex­pre­so de­seo, al ano­ni­ma­to y, fi­nal­men­te, al ol­vi­do.

UN OB­JE­TO OS­CU­RO

Re­gre­san­do a la épo­ca de las apa­ri­cio­nes, he­mos de se­ña­lar que Mar­ce­li­na no fue la úni­ca tes­ti­go de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la Vir­gen en La Co­do­se­ra.Tan so­lo tres días des­pués de la pri­me­ra vi­sión –el 30 de ma­yo, fes­ti­vi­dad del Cor­pus–, e in­clu­so a la mis­ma ho­ra (las tres de la tar­de), la jo­ven Afra Brígido Blan­co, de die­ci­sie­te años, pa­sea­ba con unas ami­gas por Chandavila.Ya ha­bía oí­do ha­blar de lo que la otra mu­cha­cha ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do se­ten­ta y dos ho­ras an­tes, pe­ro –se­gún ella mis­ma con­fe­sa­ría más tar­de– no se sin­tió en mo­do al­guno su­ges­tio­na­da por lo acon­te­ci­do. Es más, se reía de ello.

Al pa­re­cer, y aun­que sus com­pa­ñe­ras fue­ron aje­nas a la apa­ri­ción,

Afra vio en­tre las nu­bes la ima­gen de una es­pe­cie de ca­pi­lla y, jun­to a ella, una cruz per­fec­ta­men­te de­li­mi­ta­da. Al día si­guien­te re­gre­só al lu­gar, que ya es­ta­ba con­cu­rri­do de­bi­do a los acon­te­ci­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos por Mar­ce­li­na Ba­rro­so. Afra ob­ser­vó de pron­to có­mo de las nu­bes sur­gía un ob­je­to os­cu­ro, que al acer­car­se pa­re­ció trans­for­mar­se en la Vir­gen Do­lo­ro­sa. La im­pre­sión fue tal que la jo­ven ca­yó des­ma­ya­da al sue­lo.

DE­VO­CIÓN PO­PU­LAR

Nue­va­men­te, el 17 de ju­nio, de­ci­dió vol­ver, coin­ci­dien­do en el pa­ra­je de Chandavila con Mar­ce­li­na, de la que ya se ha­bía he­cho ami­ga. Afra se apro­xi­mó al cas­ta­ño y en­tró en un ines­pe­ra­do tran­ce. Co­men­zó a avan­zar de ro­di­llas un buen tre­cho has­ta lle­gar al ár­bol, don­de le es­pe­ra­ba la ima­gen son­rien­te de la Vir­gen. La fi­gu­ra ce­les­tial con­fió a Afra cier­tos se­cre­tos –que és­ta nun­ca re­ve­ló– y le pre­di­jo gran­des su­fri­mien­tos. Los inex­pli­ca­bles res­plan­do­res aso­cia­dos a las apa­ri­cio­nes fue­ron ob­ser­va­dos tan­to por guar­dias ci­vi­les co­mo por mu­chos ha­bi­tan­tes del pue­blo, de ma­ni­fies­ta ideo­lo­gía re­pu­bli­ca­na.

En días pos­te­rio­res, la Do­lo­ro­sa vol­vió a apa­re­cér­se­le a Afra, pi­dién­do­le tam­bién a ella que cons­tru­ye­se una er­mi­ta pa­ra su de­vo­ción. Pe­ro el mo­men­to cla­ve lle­ga­ría po­co des­pués, cuan­do an­te un nu­tri­do gru­po de tes­ti­gos vol­vió a en­trar en éx­ta­sis, pa­de­cien­do en es­ta oca­sión el cal­va­rio de Je­sús. A par­tir de aquel mo­men­to, sur­gie­ron lla­gas san­gran­tes en su cos­ta­do, ma­nos y pies; y en el ca­so de las

La fi­gu­ra ce­les­tial anun­ció a Afra gran­des pa­de­ci­mien­tos y le con­fió se­cre­tos que la jo­ven no re­ve­ló

ex­tre­mi­da­des, las úl­ce­ras lle­ga­ron a tal pun­to que atra­ve­sa­ban la car­ne de la­do a la­do, al tiem­po que el ai­re a su al­re­de­dor se lle­na­ba de un pe­cu­liar olor per­fu­ma­do, al­go tí­pi­co en es­ta cla­se de fe­nó­me­nos ma­ria­nos. Aque­llos es­tig­mas la acom­pa­ña­rían to­da su vi­da, san­gran­do con ma­yor pro­fu­sión los vier­nes. Los mé­di­cos no pu­die­ron dar una ex­pli­ca­ción pa­ra las he­ri­das, e in­clu­so en oca­sio­nes fue­ron in­ca­pa­ces de sa­nar o ce­rrar las mis­mas.Tras di­ver­sos ava­ta­res, Afra de­ci­dió de­di­car su vi­da a los de­más. Aun­que no in­gre­só en nin­gún con­ven­to, se vol­có en obras de ca­ri­dad.

Exac­ta­men­te dos años des­pués de la pri­me­ra apa­ri­ción de la que fue­ra tes­ti­go Mar­ce­li­na Ba­rro­so, el pro­yec­to de san­tua­rio se hi­zo reali­dad, gra­cias fun­da­men­tal­men­te a los do­na­ti­vos pri­va­dos de mi­les de per­so­nas. És­te se cons­tru­yó en de­rre­dor del mi­la­gro­so cas­ta­ño, que se ha con­ver­ti­do en ob­je­to de de­vo­ción po­pu­lar tan­to en Es­pa­ña co­mo en el ve­cino Por­tu­gal.

Mar­ce­li­na Ba­rro­so (arri­ba), Afra Brígido Blan­co (iz­da.) y Fran­cis­co Ba­rro­so (dcha.), tes­ti­gos de las apa­ri­cio­nes.

To­cón del cas­ta­ño de las apa­ri­cio­nes que hoy sir­ve co­mo pe­des­tal (arri­ba) en la er­mi­ta (de­re­cha) eri­gi­da en ho­nor de la Do­lo­ro­sa. Aba­jo, ta­lla de la Vir­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.