EL MIS­TE­RIO DE LOS OJOS DE LA VIR­GEN DE GUA­DA­LU­PE

EN­TRE­VIS­TA CON JO­SÉ AS­TE TONS­MANN, UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES IN­VES­TI­GA­DO­RES DEL GRAN ICONO DE LA RE­LI­GIO­SI­DAD ME­XI­CA­NA

Año Cero Monográfico - - Sumario - TEX­TO PA­BLO VI­LLA­RRU­BIA MAUSO

El in­ge­nie­ro Jo­sé As­te Tons­mann des­cu­brió que en las pu­pi­las de la ima­gen de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe im­pre­sa en la lla­ma­da «til­ma so­bre­na­tu­ral», apa­re­cían va­rios per­so­na­jes a ta­ma­ño mi­cros­có­pi­co. He­mos en­tre­vis­ta­do al au­tor de es­te sen­sa­cio­nal ha­llaz­go.

JO­SÉ AS­TE TONS­MANN DES­CU­BRIÓ TRE­CE PER­SO­NA­JES DIS­TIN­TOS EN LAS PU­PI­LAS DE LA FA­MO­SA TE­LA QUE MUES­TRA LA «IMA­GEN SO­BRE­NA­TU­RAL» DE LA VIR­GEN DE GUA­DA­LU­PE, HOY EX­HI­BI­DA EN SU BA­SÍ­LI­CA EN LA CIU­DAD DE MÉ­XI­CO. ¿CÓ­MO SE LAS EN­CON­TRÓ? ¿A QUIÉ­NES RE­PRE­SEN­TAN? ¿QUÉ MI­LA­GRO SE OBRÓ ALLÍ PA­RA QUE SE FOR­MA­RAN ES­TAS IMÁ­GE­NES MICROSCÓPICAS Y ES­PEC­TA­CU­LA­RES? ES LO QUE NOS CUEN­TA, EN PRI­ME­RA PER­SO­NA, EL CIEN­TÍ­FI­CO PE­RUANO.

El in­ves­ti­ga­dor Pa­co Do­mín­guez y yo tar­da­mos más de tres ho­ras en lle­gar al ba­rrio re­si­den­cial don­de re­si­de el pro­fe­sor Jo­sé As­te Tons­mann, en la pe­ri­fe­ria de la ca­pi­tal me­xi­ca­na.

De ado­les­cen­te ha­bía leí­do el li­bro del in­ves­ti­ga­dor J. J. Be­ní­tez en el que en­tre­vis­ta­ba a Tons­mann po­co des­pués de sus im­pac­tan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes: se­gún ase­gu­ra­ba, ha­bía en­con­tra­do si­lue­tas de per­so­nas en las pu­pi­las de la ima­gen su­pues­ta­men­te mi­la­gro­sa de la Vir­gen me­xi­ca­na, que hoy se en­cuen­tra en Te­pe­yac (D. F.). Es­tas imá­ge­nes eran, su­pues­ta­men­te, equi­va­len­tes a una «ins­tan­tá­nea» mi­cros­có­pi­ca de la es­ce­na que, se­gún la tra­di­ción, tu­vo lu­gar en 1531, cuan­do el in­dio Juan Die­go lle­vó su til­ma o aya­te (una es­pe­cie de man­to he­cho de tos­cas fi­bras de ma­guey) has­ta la ca­sa del obis­po Zu­má­rra­ga. Allí la ex­ten­dió y, an­te los ojos de los pre­sen­tes, la ima­gen de la Vir­gen se plas­mó mi­la­gro­sa­men­te en el man­to mien­tras caían flo­res.

Que­ría ave­ri­guar, más de 25 años des­pués, qué más ha­bía des­cu­bier­to y qué pen­sa­ba el cien­tí­fi­co pe­ruano so­bre los enig­mas gua­da­lu­pa­nos. Tons­mann ya no tra­ba­ja en el Cen­tro Cien­tí­fi­co de la IBM, don­de, con los pri­mi­ti­vos y len­tos es­cá­ne­res de aque­llos tiem­pos, reali­zó los pri­me­ros es­tu­dios de los ojos de la Vir­gen. En aque­lla épo­ca te­nía que in­ves­ti­gar en la ho­ra de la co­mi­da, pa­ra no te­ner pro­ble­mas, y lo­gró al­gu­nas im­pre­sio­nes muy tos­cas, de­bi­do a la ca­ren­cia de me­dios. Aun así, lo­gró ver lo que, su­pues­ta­men­te, eran per­so­na­jes que ro­dea­ban a la Vir­gen cuan­do és­ta im­preg­nó el man­to del in­dio Juan Die­go an­te Juan de Zu­má­rra­ga.

En el do­mi­ci­lio de Tons­mann com­par­ti­mos una ani­ma­da char­la so­bre los por­me­no­res de la in­ves­ti­ga­ción a la que ha de­di­ca­do su vi­da. Tons­mann ha­bía es­tu­dia­do in­ge­nie­ría de sis­te­mas en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (EE UU) y más tar­de tra­ba­jó en el cen­tro de IBM en Mé­xi­co D. F., don­de fi­nal­men­te se afin­có. «En fe­bre­ro de 1978 yo es­ta­ba tra­ba­jan­do con téc­ni­cas muy avan­za­das de di­gi­ti­la­za­ción de imá­ge­nes y no ha­bía el soft­wa­re que hay aho­ra –co­men­zó a ex­pli­car­nos–. Cuan­do lle­gué a Mé­xi­co em­pe­cé a es­ca­near, por cu­rio­si­dad, va­rias imá­ge­nes de sím­bo­los del país, en­tre ellas unas dia­po­si­ti­vas de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe. Mi in­ten­ción era la de di­gi­ta­li­zar las imá­ge­nes pa­ra ver có­mo que­da­ban im­pre­sas. Pe­ro por esas mis­mas fe­chas ca­yó en mis ma­nos una re­vis­ta, Vi­sión, don­de se de­cía que en 1951 un tal Car­los Sa­li­nas, fo­tó­gra­fo ofi­cial de la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe, -ha­bía des­cu­bier­to una fi­gu­ra hu­ma­na am­plian­do la ima­gen de una de las pu­pi­las de la Vir­gen. Eso me dio la idea de ha­cer lo mis­mo y, pa­ra mi sor­pre­sa, me en­con­tré con la ima­gen no de un es­pa­ñol, co­mo de­cía Sa­li­nas, sino de lo que pa­re­cía un in­dio sen­ta­do, con las ma­nos en po­si­ción de ora­ción, en el ojo iz­quier­do de la fi­gu­ra», nos ex­pli­có Tons­mann en el sa­lón de su ca­sa.

Más tar­de, en su­ce­si­vos es­ca­neos, Tons­mann des­cu­brió otras di­mi­nu­tas fi­gu­ras den­tro de las pu­pi­las: la ca­be­za del obis­po Juan de Zu­má­rra­ga y la de un hom­bre con bar­ba que el cien­tí­fi­co re­la­cio­nó, más tar­de, con un no­ble es­pa­ñol. J. J. Be­ní­tez fue uno de los pri­me­ros en in­ten­tar iden­ti­fi­car­lo, lle­gan­do a la con­clu­sión de que qui­zá se tra­ta­ra de Se­bas­tián Ra­mí­rez y Fuen­leal, hom­bre cer­cano a Zu­má­rra­ga.

DE­TA­LLES SOR­PREN­DEN­TES

En su li­bro El mis­te­rio de la Vir­gen

de Gua­da­lu­pe (Pla­ne­ta, 2003), Be­ní­tez de­di­ca va­rias pá­gi­nas a ex­pli­car el en­ton­ces no­ve­do­so fun­cio­na­mien­to de un es­cá­ner, que se lla­ma­ba «mi­cro­den­si­tó­me­tro», usa­do con un hoy ve­tus­to or­de­na­dor Per­kin-El­mer. Ca­da zo­na de la fo­to­gra­fía era con­ver­ti­da en nú­me­ros, y es­tos dí­gi­tos gra­ba­dos en una cin­ta mag­né­ti­ca de la compu­tado­ra don­de apa­re­cían 1.600 pun­tos o pí­xe­les por cen­tí­me­tro cua­dra­do.

«Las fo­to­gra­fías que es­ca­nea­ba las im­pri­mía más tar­de en gran­des ho­jas, con le­tras que, vis­tas de le­jos, for­ma­ban una ima­gen. En esa épo­ca no ha­bía im­pre­so­ras de in­yec­ción de tin­ta. Col­ga­ba las ho­jas en mi dor­mi­to­rio pa­ra ver­las an­tes de dor­mir o al des­per­tar­me. Fue en­ton­ces cuan­do vi a un va­rón sen­ta­do, con las pier­nas cru­za­das: el in­dio. Po­co a po­co fue­ron apa­re­cien­do de­ta­lles. Es­ta fue la pri­me­ra fi­gu­ra, lue­go en­con­tré la ca­ra de un hom­bre con bar­ba que ya ha­bían des­cu­bier­to

La til­ma de Juan Die­go con la Vir­gen de Gua­da­lu­pe es una de las imá­ge­nes más ve­ne­ra­das de to­do el mun­do.

El in­ves­ti­ga­dor Pa­co Do­mín­guez jun­to a Jo­sé As­te Tons­mann (aba­jo). Arri­ba, por­ta­da del li­bro de J. J. Be­ní­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.